Búsqueda de artículos

jueves, 24 de junio de 2021

LA DESCENDENCIA DE MARCO AURELIO Y FAUSTINA MENOR. UNA CUESTIÓN PARA RESOLVER

 

Escrito por Marcos Uyá Esteban

Una verdadera epidemia: la mortalidad infantil.

Como bien sabemos, en la Antigüedad, y hasta no hace tanto tiempo, era costumbre traer muchos hijos al mundo, la natalidad era muy alta y la fecundidad femenina podría tener perfectamente un índice de más de diez hijos por mujer. Tal cantidad correspondía a varias causas: ausencia de anticonceptivos, masculinidad por parte del padre a la hora de procrear, creencia de que una abultada prole era sinónimo de una familia con posibilidades de ascenso social si alguno de sus hijos, preferentemente hombres, llegaba a la cúspide con algún cargo de alto rango y, quizás lo más importante, se garantizaba la supervivencia del linaje, puesto que uno de los grandes miedos de la época, y hasta principios del siglo XX, era la gran mortalidad infantil y juvenil. En efecto, aproximadamente la mitad de los nacidos no llegaba a la edad adulta y morían por todo tipo de causas: déficit alimentario, enfermedades contagiosas, mala higiene, epidemias, debilidad del sistema inmunitario, guerra o, en ocasiones, al ser puestos a trabajar desde edad infantil, por explotación laboral. Además, en el caso de las mujeres, si llegaban a tener hijos, muchas de ellas morían dando a luz. 

En el caso que nos ocupa, he creído necesario hacer este pequeño artículo para despejar las dudas sobre la supervivencia de la descendencia del emperador romano Marco Aurelio y su esposa Faustina la Menor, no solo en lo que respecta a cuánto tiempo vivieron, sino sí pudieron sobrevivir a sus progenitores. No es plato de buen gusto enterrar a tus propios hijos, pero en época romana no era nada extraño. Las fuentes, en algunos casos, nos dan la respuesta, pero en otros, se cierne la sombra de la duda. Intentaremos aclarar ese vacío.

Dos de los hijos que sobrevivieron a Marco Aurelio y Faustina: Cómodo y Lucila, aunque no fueron los únicos( Fotograma de Gladiator, 2000)
En un principio, y si seguimos a las fuentes, Marco Aurelio y Faustina la Menor, que se casaron en el 145 d. C., tuvieron la nada desdeñable cantidad de trece hijos, o catorce, como ahora veremos. Se ve que en aquellos tiempos no había, como ahora, demasiados problemas de infertilidad y no tuvieron que hacer acopio de extraños sacrificios a los dioses, en especial a Libera o Venus. Vamos a ver cada uno de los casos.

Primeros hijos.

La primera hija que tuvieron fue Annia Aurelia Galeria Faustina, nacida parece ser en noviembre del 147 d. C., si bien Birley pone fecha en el 151, pero que moriría con tan solo  catorce o dieciocho años en el 165. Se llegó a casar con Cneo Claudio Severo Arabiano, en el 163, posible cónsul suffectus en el 167 d. C. y cónsul ordinario en el 146 y 173 d. C., y tener un niño que se llamó Tiberio Claudio Próculo Severo, también cónsul ordinario en el 200 d. C. Autores como Frank McLynn creen que en realidad en el 147 nació una niña llamada Domicia Faustina, que moriría a los cuatro años y en el 151 la citada Galeria Faustina.

En el 149 d. C, el matrimonio tuvo dos hijos gemelos, con los nombres de Tito Aurelio Antonino y Tito Elio Aurelio, pero ambos apenas sobrevivieron al año y fueron enterrados en el Mausoleo de Adriano. Sabemos que Marco y su esposa quedaron muy afligidos por la situación ante tal terrible pérdida.

Dinastía Aelio-Antonina
No obstante, esta situación de tristeza duró poco ya que en el 150 nació Annia Aurelia Galeria Lucila, popularmente conocida como Lucila, que años más tarde se casaría con Lucio Vero, que fue coemperador junto a Marco Aurelio entre el 161 y 169 d. C. Es la primera que sí sobrevivió a sus padres, concretamente hasta el 182 d. C., en donde tras intentar conspirar contra su hermano Cómodo, sucesor de Marco Aurelio, fue desterrada a la isla de Capri y allí asesinada poco después.

Entre el año 150 y 154 d. C., el tema de los embarazos de la futura emperatriz es incierto. Se sucedieron varios partos y prematuras muertes, entre ellas la de Tito Elio Antonino en el 152, según también Birley, e incluso se rumorea la posibilidad de que Lucila no venía sola sino con un gemelo, que murió al nacer, de ahí que algunos autores señalen que tuvieron catorce hijos en vez de trece. Si sabemos que en las acuñaciones monetarias del año 156 d. C. sólo aparecen dos chicas, Annia Aurelia Galeria Faustina y la propia Lucila.

Lucila, interpretada por Sofía Loren en La caida del Imperio Romano, 1964

Annia Cornificia Faustina y Vibia Aurelia Sabina, las que más duraron con vida. 

Marco Aurelio y Faustina la Menor siguieron trayendo más hijos. Parece ser que entre los años 158 al 160 d. C., tres nuevos miembros llegaron a la familia. El primero fue un niño que falleció apenas pocos días después de nacer, y ni siquiera se sabe el nombre que recibió. Las dos siguientes fueron niñas que recibieron el nombre de Aurelia Fadila, en honor a una hermana de Faustina la Menor, fallecida años atrás, y Annia Cornificia Faustina, en memoria de la hermana de Marco Aurelio, que había muerto hacia el 152-155 d. C. La primera se casaría con Marco Peduceo Plaucio Quintilo, cónsul ordinario en el 177 d. C. y potencial sucesor tras la muerte de Cómodo en el 192 d. C., mientras que la segunda, consumaría el matrimonio con Marco Petronio Sura Mamertino, cónsul ordinario en el 182 d. C. Estas dos niñas llegaron a la etapa adulta, si bien en el caso de Fadila no se puede asegurar la fecha exacta de su muerte, situada en todo caso a finales del reinado de Cómodo, es decir, hacia el 190 o 192 d. C. Mejor información tenemos de Cornificia, que, según Dión Casio en su Historia Romana (LXXVIII,16,6), fue mandada ejecutar en el 212 d. C., con cincuenta y dos años, por el emperador Caracalla, aunque ella misma se abrió las venas para evitar semejante trance. Ambas fueron supervivientes también de sus padres.

El 31 de agosto del 161 d. C, pocos meses después de que Marco Aurelio fuese coronado emperador, nacieron dos hijos más: Tito Aurelio Fulvo Antonino, que moriría a los cuatro años y Lucio Aurelio Cómodo, el futuro sucesor de su padre, que moriría víctima de una conspiración el último día del año 192 d. C., estrangulado por un gladiador llamado Narciso. Es el cuarto que en la lista de supervivencia.

Al año siguiente, nació Marco Annio Vero, nombre puesto en honor al padre del emperador, y a pesar de que fue nombrado César junto a su hermano Cómodo en el 166, moriría en el 169 d. C., probablemente a causa de un tumor detectado detrás de una de sus orejas.

Y la última descendencia del matrimonio fue Vibia Aurelia Sabina, nacida en el 170. Su nombre probablemente se deba a Vibia Sabina, la esposa del emperador Adriano. Su muerte cronológicamente es incierta, pero hacia el 180, cuando muere Marco Aurelio, se comprometió con Lucio Antistio Burro, según Pierre Grimal, senador romano y cónsul ordinario en el 181 que conspiraría contra Cómodo en el 188 y, al ser descubierto, fue ejecutado. Barbara Levick cree que podría haber fallecido en el reinado de Caracalla. 

Por tanto, en contra de autores como Kyle Harper, quien solamente cree que Cómodo y Lucila fueron los únicos supervivientes, parece no discutirse que, en realidad, y como yo también creo y acabamos de ver, fueron un hijo y cuatro hijas, lo cual puede explicar, en el caso de Cómodo, la elección como emperador, puesto que, al ser el único varón superviviente, Marco Aurelio no tuvo más remedio que nombrarlo sucesor con el fin de evitar una guerra civil.

Alec Guinness como Marco Aurelio en "La caida del Imperio Romano", 1964( Fotos.org)

Como veis, la mortalidad infantil y juvenil estaban a la orden del día y afectaba a ricos y a pobres por igual. Marco Aurelio y su esposa, a pesar de que contaron con uno de los más célebres médicos de la época, Galeno de Pérgamo, tuvieron el triste destino de tener que despedirse antes de tiempo de algunos de sus hijos y ser éstos acogidos por Plutón, el dios del inframundo.

Si quieres ampliar sobre Marco Aurelio pincha sobre la imagen



ARTÍCULOS RELACIONADOS

LOS MÁRTIRES DEL EMPERADOR FILÓSOFO. LAS PERSECUCIONES DE LYON Y VIENNE

PESTE EN ROMA. LAS PLAGAS ANTONINA Y CIPRIANA. ¿EL PRINCIPIO DEL FIN?


Bibliografía: 

Birley, Anthony R.: Marcus Aurelius: a biography. London: Routledge, 1966.

Harper, K.: El fatal destino de Roma: Cambio climático y enfermedad en el fin de un imperio. Barcelona: Crítica, 2019.

Levick, Barbara M.: Faustina I and II: Imperial Women of the Golden Age. New York: Oxford University Press, 2014.

McLynn, F.: Marcus Aurelius: A Life. New York: Da Capo Press, 2009.

McLynn, F.: Marcus Aurelius: Warrior, Philosopher, Emperor. London: Bodley Head, 2009.

Uyá Esteban, M.: Marco Aurelio: el último emperador de la Edad Dorada. Zaragoza: HRM Ediciones, 2019.


2 comentarios:

  1. Un artículo interesante, y sobretodo clarificador el linaje de Marco Aurelio con su esposa.

    Cómo bien marca el autor de este artículo, la mortandad infantil como la juvenil era normal en aquellos tiempos como el corto tiempo vital de las personas. Rara vez, se veía una persona envejecida o mayor como una edad de 70 años o menor. Siempre se veneraba a esa persona por su edad y experiencia (otro cambio actual generacional).

    Enhorabuena, por el trabajo investigativo como divulgativo minusiosamente realizado de los vástagos de esta figura emblemática de Marco Aurelio y su compañera de viaje Faustina la menor (una mujer interesante)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a tí, le trasmito tu comentario a Marcos Uyá el autor del artículo.

      Eliminar