Búsqueda de artículos

domingo, 19 de septiembre de 2021

¿CÓMO ERA ROMA EN EL SIGLO VI D.C? ITALIA EN EL SIGLO VI Y PRIMERA MITAD DEL VII

Tendemos a pensar que el último momento del siglo V y el siglo siguiente, ya desaparecido el Imperio Romano de Occidente, son momentos de pobreza y destrucción . Al fin y al cabo es lógico imaginar que una vez desaparecido el emperador en Roma, también cayeron las estructuras administrativas y económicas que se sustentaban en él. Las cosas no fueron exactamente así, en muchos casos, los reinos que sustituyeron a Roma mantuvieron casi intacta la estructura administrativa y sobre todo la fiscal, limitándose a cambiar a las personas que ocupaban los puestos más elevados de esa organización pero manteniendo casi iguales los impuestos y el esquema administrativo imperial que habían heredado. Gracias a ello, las infraestructuras más importantes pudieron seguir funcionando y abasteciendo de agua las ciudades, las calzadas comunicaban unas poblaciones con otras, manteniéndose las instalaciones portuarias en buen estado para garantizar el continuo funcionamiento de las rutas comerciales, etc. Un buen ejemplo en el que podemos observar el mantenimiento de las estructuras romanas fue la Italia de los ostrogodos. 

El reino ostrogodo de Italia, desaparecido tras la invasión bizantina, fue un reino próspero capaz de levantar una armada potente y mantener grandes ejércitos que intervinieron en la Galia o en Hispania; de construir monumentos de la calidad del Mausoleo de Teodorico y de mantener el complicado sistema administrativo del Imperio, poniendo al frente de esa administración a algunos de los más destacados miembros de la nobleza senatorial romana. Su reino se convirtió en la primera potencia en Occidente a lo largo de casi 25 años. Sus ciudades eran prosperas y estaban densamente pobladas, por ejemplo Milán contaba con casi 100.000 habitantes, Rávena posiblemente superaba esta cantidad y otras como Nápoles superaban los 50.000. Si es cierto, son ciudades más pequeñas que las del siglo II y principios del III, pero seguían siendo lugares muy activos que estaban muy lejos de caer en el abandono y la despoblación. ¿Y Roma? ¿Cómo era la antigua capital del Imperio Romano en esa época?

Ostrogodos asedian las murallas de Roma. Autor José Daniel Cabrera Peña

Pues teniendo en cuenta las descripciones de algunas fuentes italianas y las noticias que de ella nos da Miguel el Sirio podemos hacernos una idea bastante aproximada de como era la ciudad justo antes de su asedio y conquista por el rey ostrogodo Totila(549-550). Tenía una población de 100.000 habitantes aproximadamente, una cantidad que si bien esta muy lejos del casi millón de habitantes que llegó a tener seguía siendo un número muy considerable.

El profesor José Soto Chica en "Bizancio y la Persia Sasánida: dos imperios frente a frente", nos ofrece una relación detallada del tamaño de la ciudad en el 546. Roma contaba con 46.000 casas comunes, 1797 canales o instalaciones hidráulicas, 56 casas de baños y 254 letrinas públicas, 274 hornos de pan, 2.300 locales donde repartir las entregas gratuitas de pan, aceite, la carne, etc. Tenía 324 calles principales( es decir de cierta anchura) 24 iglesias y dos basílicas destinadas al emperador y al senado. Casi 700 personas dirigidas por siete funcionarios se encargaban del orden público de la ciudad. El perímetro amurallado era de casi 20 millas y tenía 37 puertas. En cuanto a las estatuas y a pesar de los dos grandes saqueos que había sufrido en el siglo anterior la ciudad seguía contando con 22 estatuas ecuestres de gran tamaño, 3875 estatuas de bronce, y en el capitolio 80 estatuas de oro y 60 de marfil.  tres teatros y dos circos.

Tropas de Belisario defienden las murallas de Roma

Aceptando alguna exageración de las fuentes en esta descripción, es evidente que Roma era una ciudad grande y activa, a pesar de los duros golpes que supusieron el asedio de 536-537 y la toma del rey Totila en el 546. Justiniano en el 554 decidió restaurar gran parte de esos daños y devolver parte de su antiguo esplendor a la Urbs. Usando su propio tesoro personal restauró acueductos, monumentos, fuentes, etc, así como las entregas gratuitas de alimentos a sus ciudadanos( anona). Justiniano también se ocupó de abonar sus sueldos a profesores, filósofos, rétores, médicos, matemáticos, juristas etc que restauraron parte del esplendor cultural de una ciudad a la que acudían estudiantes francos, galos, anglosajones, eslavos, etc y del mundo romano en busca de sabiduría. Roma se convertirá en el siglo VI en un lugar cosmopolita en el que se refugiaban primero muchos de los huidos de las ciudades arrasadas por los persas en Oriente y ya en el VII un gran número de personas que escapaban del avance de los musulmanes en África y Oriente Próximo

Los dueños de las grandes explotaciones agrícolas del valle del Po, de Calabria, de la Apulia podían permitirse pagar fuertes cantidades al fisco de Constantinopla a cambio de verse libres de la obligación de vender parte de sus productos al ejército a precios tasados. La intención de estos latifundistas era la de vender sus productos en el circuito comercial orientado a la exportación que les producía mayores rendimientos.


Por Juan de Chipre sabemos que todos los años llegaban a Italia los barcos de la flota del Patriarca de Alejandría con unos 50.000 modios de mercancía tanto de alimentos como de productos de lujo, que encontraban buenos compradores en suelo italiano, sobre todo entre los grandes propietarios de Apulia, Emilia, Piceno o Rávena.

Los hallazgos arqueológicos de la cripta de los Balbi han demostrado que durante el sigo VI y VII el comercio mediterráneo siguió activo a una escala más que considerable y que nutría a la ciudad de Roma de alimentos básicos como el aceite africano. En la capital se siguió acuñando moneda de cobre y usando teja y ladrillo como elementos constructivos. Hasta la segunda mitad del siglo VII sabemos que Italia contaba con prósperos banqueros como Juliano, capaces de patrocinar la construcción de edificios como San Vital de Rávena, que supuso un gasto de 26.000 sólidos de oro. Italia seguía siendo un, lugar rentable y atractivo desde un punto de vista económico. Incluso el trigo de Sicilia y el sur de Italia era codiciado por los comerciantes egipcios que acudían a sus puertos a adquirirlo. Todos estos indicios demuestran la existencia de prósperos circuitos comerciales entre Oriente, Italia, Sicilia, África y Egipto durante la segunda mitad del siglo VI y la primera del VII, favorecido por la recuperación del control de los romanos de las orillas del Mediterráneo tras la recuperatio imperii llevada a cabo bajo el gobierno de Justiniano.

Tras la captura del tesoro real de Amalasunta en el 535 valorado en unos 2.880.000 sólidos de oro, Narsés en el 553 se hizo con el de Totila y el de su breve sucesor Teya. Ambos reyes se habían dedicado a confiscar la riqueza de buena parte de la nobleza italiana fiel a Justiniano y habían conseguido acumular en poco tiempo una cantidad similar a la de Amalasunta. Estas inmensas cantidades de dinero, las tierras y las rentas de la corona ostrogoda en Italia junto a lo aportado anualmente en concepto de impuestos supusieron al fisco y al tesoro de Justiniano unas enormes cantidades que hicieron más que rentable para Constantinopla la larga guerra en una Italia bastante más prospera de lo que hasta ahora nos han contado.

BIBLIOGRAFÏA

Este artículo esta basado en:

José Soto Chica, "Bizancio y la Persia Sasánida: dos imperios frente a frente". Universidad de Granada.


jueves, 16 de septiembre de 2021

LA VERDAD SOBRE LOS GLADIADORES. BREVE RESEÑA A "GLADIADORES. UNA BREVE INTRODUCCIÓN"

Aunque no superaron en publico asistente a las carreras del circo, las luchas gladiatorias gozaron en la antigua Roma de una gran popularidad. La gente esperaba con ansia a que llegara el día en el que poder asistir a las luchas del anfiteatro. Allí se entusiasmaban al contemplar la destreza de los gladiadores y siempre era posible descubrir alguna novedad con respecto a otros combates presenciados con anterioridad. San Agustín nos describe muy bien el enorme poder de atracción de este espectáculo al narrarnos lo sucedido a un joven que acudió por primera vez a presenciarlas:

".. cuando vio aquella sangre se empapó a la vez de la monstruosidad y no apartó su rostro, sino que fijó su mirada y se bebía las furias ¡y no lo sabía! Y se deleitaba en el crimen del combate, ¡ con cuanto placer se emborrachaba.  Y ya no era aquel que había venido, sino uno más de la multitud a la que había venido, y un auténtico compinche de aquellos por los que se había dejado llevar."

El este fragmento es solo un buen ejemplo del enorme poder que este espectáculo ejercía sobre las masas, un ejemplo de lo que debían sentir aquellas personas que llenaban las gradas de los  numerosos anfiteatros de las ciudades del mundo romano. Era una de las pocas cosas en las que los miembros de esa sociedad independiente de su condición, edad o sexo compartían. La afición a estos espectáculos era utilizada desde el poder como una poderosa herramienta de influencia en función de sus intereses personales y políticos para medrar en sus carreras. esto hizo posible que los juegos gladiatorios fueran aumentando el espacio que ocupaban en el calendario de las festividades públicas. Por ejemplo de los diez días al año que ocupaban en el siglo I a.C hasta el siglo III o IV cuando ocupaban uno de cada diez días del calendario.

A pesar de no contar con una obra monográfica escrita en la Antigüedad sobre este tema sabemos mucho sobre la materia gracias a las inscripciones de las tumbas de los gladiadores, a las representaciones que de ellas se hicieron en multitud de mosaicos y frescos que han llegado hasta nuestros días, testimonios literarios, críticas morales a su celebración, etc. Gracias a toda esta información sabemos mucho sobre sus edades, procedencias, estructura familiar, armas y vestimenta, emparejamientos en la arena y de otros personajes secundarios de este espectáculo como árbitros, los músicos, etc.


Para poner orden en este conocimiento tan fragmentado nada como la visión de una experta en historia antigua: la doctora en Historia Antigua Amparo Mateo Donet, que apoyada en las excelentes ilustraciones de Leire Blasco Guati ha publicado con la editorial Alianza un ensayo introductorio sobre los gladiadores y el mundo que les rodeaba titulado "Gladiadores una breve introducción". Una obra ideal al conjuntar el conocimiento más riguroso con un afán narrativo que hace accesible su lectura a cualquier público.

El libro desde un punto de vista material no es muy extenso, 256 páginas en las que se nota que se ha pensado en el lector,  ya que es muy sencillo de leer y la información viene siempre ilustrada con excelentes imágenes y acertadas notas explicativas. Es un libro de pequeño formato, cómodo por u escaso peso de llevar encima. A lo largo del ensayo la información se agrupa en tres grandes bloques:

-- En el primero la autora nos responde a preguntas sobre los gladiadores como individuos. ¿ Donde se les reclutaba?, ¿Qué tipo de vida llevaban una vez enrolados como gladiadores?, ¿Qué tipos de armas tenían? ¿Había mujeres gladiadoras?, etc.

-- En el segundo bloque nos explica el fenómeno en si mismo: cuales fueron los orígenes de este espectáculo que llegará a ser de masas; que tipos de gladiadores había; como se organizaban, en que espacios se ofrecían sus combates, etc.

-- Por último en el tercer bloque nos habla de como era su mundo: como se relacionaban con su público, como algunos acababan sirviendo de guardaespaldas de poderosos personajes, como era su mundo religioso y las prácticas mágicas que utilizaban para atraerse el favor de los dioses y un punto que me ha parecido de lo más interesante, las causas que llevaron a que dejaran de celebrarse las luchas de gladiadores.

Estamos en conclusión ante un ensayo imprescindible para todo aquel que pretenda iniciarse en el conocimiento de este espectáculo, que a pesar de dejar de celebrarse ha ya muchos siglos ha dejado una impronta muy presente en nuestra cultura . Os dejo unos enlaces para empezar a leerlo o para que si aún no lo habéis comprado os podáis hacer con un ejemplar.

Pincha aquí si quieres empezar a leerlo

Pincha aquí para comprarlo

viernes, 10 de septiembre de 2021

TORPEDOS HUMANOS ITALIANOS FRENTE A LA ROYAL NAVY EN EL PUERTO DE ALEJANDRÍA.

La Segunda Guerra Mundial es una fuente inagotable de historias curiosas, en este caso caso vamos a relatar una que recuerda a la lucha entre David y Goliat. Un suceso en el que  unos comandos italianos a bordo de unos sorprendentes torpedos tripulados van a poner en jaque a la poderosa Marina Real Británica en el Mediterráneo.

Un buzo italiano escapa tras conseguir volar un barco de la Royal Navy

Estamos a finales de 1941, en plena Segunda Guerra Mundial. Italia, alineada con las Potencias del Eje, ocupaba Libia y Abisinia, mientras que Reino Unido dominaba militarmente Egipto. Ambos bandos competían duramente por el dominio del Norte de África y por la supremacía en el Mediterráneo. En tierra las fuerzas combinadas de la Italia de Mussolini junto a los alemanes del Afrika Korps del general Erwin Rommel luchaban encarnizadamente contra las tropas británicas. El principal problema con el que se encontraban italianos y alemanes era la falta de suministros derivada del dominio británico del mar. La Royal Navy desde sus bases en Malta y Gibraltar dominaban la navegación mediterránea e impedían el normal abastecimiento de alemanes e italianos. En 1940 habían atacado en Tarento a la flota italiana que había perdido un acorazado y había visto seriamente dañado otros dos. Los italianos, a pesar del rearme de su flota tras la llegada al poder de Mussolini,  ni siquiera contaban con un portaviones y se habían visto obligados a adoptar una táctica defensiva manteniendo a sus buques en puerto, con el fin de tenerlos a salvo de la superioridad del enemigo en combate. Para las potencias del Eje era importante mantener el control del Norte de África para prevenir una posible invasión de Italia que será lo que acabe pasando.


Campañas africanas 1941/1942

Las maneras que tenía la Regia Marina de contrarrestar la ventaja de la Royal Navy no eran muchas aunque tenían en su historia reciente ejemplos en los que inspirarse. Durante la Primera Guerra Mundial, usando por sorpresa lanchas rápidas y mediante acciones de comando habían conseguido hundir varios acorazados austrohúngaros mientras estaban en puerto. El plan de los italianos era sencillo pero tenía posibilidades de éxito: tratarían de dejar fuera de combate el mayor número de barcos del Reino Unido mientras estos estuvieran en puerto. Era un momento perfecto porque en noviembre de 1941 un submarino alemán había conseguido hundir el acorazado HMS Barham cerca de las costas de Creta. Algunos de los buques más importantes de la flota británica como el Valiant o el Queen Elizabeth estaban además en el puerto egipcio de Alejandría. Si conseguían su objetivo, la flota italiana tendría una seria posibilidad de acabar plantar cara con garantías de éxito a la Royal Navy en el Mediterráneo.

Mapa de la acción contra el puerto de Alejandría en 1941( Bellumartis)

Los encargados de afrontar tan arriesgada misión serán los integrantes de la Décima Flotilla Ligera conocida también como la Décima Mas. Se seleccionaron a seis buzos voluntarios. Debían ser solteros y dejar testamento antes de iniciar una misión en la que tenían muchas posibilidades de perder la vida. El instrumento para conseguirlo eran los SLS más conocidos como "maiali" que significa "carne de cerdo", tal vez llamados así por sus formas redondeadas. Eran básicamente torpedos tripulados, modificados con la incorporación de un motor eléctrico y acondicionados para transportar a dos buzos cada uno. La cabeza del torpedo era la ojiva, que se podía desprender para colocarla en el casco elegido como objetivo. Para conseguirlo debían superar las redes metálicas que protegían la entrada a los puertos y la vigilancia en superficie de la Royal Navy. Una vez colocado el explosivo, el buzo que disponía de un sistema de retardo podía escapar de nuevo hacia el submarino nodriza que previamente les había acercado todo lo posible al objetivo. Los SLS tenían 6 metros de largo, unos 300 kilos de explosivos y unos 15 kilómetros de capacidad operativa.

Dos buzos italianos a bordo de un SLS cortan la red metálica que protege el puerto para entrar en la rada.

El submarino Sirah dejó a los buzos a una distancia cercana a su objetivo en Alejandría. Pero el puerto  estaba protegido por redes metálicas y posiblemente explosivos, por lo que los seis buzos italianos debieron esperar una oportunidad para penetrar en el interior. Un golpe de suerte se lo permitió, porque mientras decidían que hacer las redes se abrieron para permitir el paso de tres grandes buques de la Royal Navy. Los buzos italianos no lo dudaron y sumergidos a bordo de sus SLS entraron en las aguas del puerto. Una vez dentro se separaron en busca de los objetivos que cada pareja se le habían marcado. El líder del grupo: Luigi Durand de La Penne y su compañero Bianci buscaron el casco del Valiant y se sumergieron en busca del mejor lugar para colocar el explosivo. La pareja debió enfrentarse a varios problemas. Bianci se quedó sin oxigeno y se vio obligado a subir a la superficie medio asfixiado. Para colmo de males a su SLS se le averió el motor y cayó al fondo marino. De La Penne se vio obligado a arrastrar como pudo la ojiva explosiva hasta colocarla a 1.5 metros debajo del casco. Ya sin fuerzas subió a la superficie donde encontró a su compañero Bianci agarrado a una boya seminconsciente. Allí fueron descubiertos por los vigilantes del puerto y arrestados llevándolos paradójicamente como prisioneros al barco que pretendían volar.

Los seis buzos italianos: Luigi Durand de la Penne, Emilio Bianchi, Antonio Marceglia, Spartaco Schergat, Vincenzo Martellotta y Mario Marino(De izquierda a derecha y de arriba a abajo) Wikimedia commons

Las explosiones estaban sincronizadas: el Vailant debía explosionar a las 5:55 de la mañana; el Queen Elizabeth  a las 6:05 y el petrolero a las 6:15. Diez minutos antes de la primera explosión De La Penne, que no deseaba muertes innecesarias, la suya y la de su compañero incluidas, informó al capitán del Vaillant, Chales Morgan de la inminente explosión de su barco y de la necesidad de evacuarlo, pero ante la negativa del italiano a decir exactamente donde se había colocado la carga explosiva los dejó prisioneros en la sala de máquinas. Gracias a un golpe de suerte, los italianos sobrevivieron a la explosión del Valiant, logrando ser puestos a salvo con algunas heridas, fuera del barco. Tal y como estaba planeado los otros dos barcos estallaron a la hora planeada.

Los tres grandes buques habían sufrido graves daños. La poca profundidad del puerto favorecerá su recuperación.  El Valiant que se hundió, estará en dique seco cerca de seis meses; el Queen Elizabeth, escorado sobre un costado 17 meses, el acorazado Jervis que estaba repostando al lado del petrolero ya estaba operativo en enero. Estas importantes pérdidas unidas al hundimiento del HMS Barham por el submarino alemán mermaban considerablemente la capacidad naval de Reino Unido en el Mediterráneo. Los buzos de la Decima Mas con esta acción dieron la oportunidad a los italianos de hacerse con el control del Marenostrum y retomar así la posibilidad de abastecer adecuadamente a sus exhaustas tropas en África, pero Mussolini, a pesar de conocer el éxito de sus soldados no explotó la ventaja que se le ofrecía para cambiar el curso de la guerra al no sacar a su flota de sus puertos.

Un SLC del Museo Sacrario delle Bandiere delle Forze Armate, en Roma

De La Penne se vio libre de su cautiverio cuando Italia en 1943 se pasa al bando aliado, alistándose para servir contra Alemania. Conseguirá en el puerto de La Specia que los alemanes no bloqueen el puerto con unos navíos que él se encargó de hundir previamente. El príncipe Humberto, le premió con la medalla de Oro, máxima condecoración al valor en Italia, que curiosamente le fue impuesta por el antiguo comandante del barco que había hundido, Charles Morgan, ahora jefe de la flota británica en el Mediterráneo.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

PRIMERA GUERRA MUNDIAL PARA PRINCIPIANTES. TODO LO QUE DEBES CONOCER SOBRE LA "GRAN GUERRA"


lunes, 30 de agosto de 2021

MUJERES PODEROSAS EN LA TARDO-ANTIGUEDAD. DINASTÍA VALENTINIANA-TEODOSIANA

Escrito por Federico Romero Díaz

¿Teodosio, Honorio, Alarico, Estilicón, Arcadio, Aecio, Genserico, etc? ¿Fueron estos hombres los únicos protagonistas de la Tardo-Antigüedad.? En un mundo dominado por hombres, algunas mujeres romanas pertenecientes al estrato más elevado de la sociedad no se resignaron a ejercer solo el papel de madres o esposas que la moral y costumbres de la época les había asignado. Fueron mucho más allá logrando disfrutar, normalmente desde la sombra de un segundo plano, de altas cotas de poder e influencia sobre la política romana. Eso no evitó que sus parientes varones las utilizaran en muchos casos como moneda de cambio casándolas según la conveniencia política del momento.

Gala Placidia visita el mausoleo. Recreación pictórica del pintor ruso Vasiliy Smirnov, 1880.

En el sistema político romano, ya desde Augusto, el Emperador gozaba de la capacidad de nombrar un heredero en vida, ya fuera de su propia sangre o de fuera a través de la formula de la adopción con la finalidad de mantener el poder siempre dentro de la familia. Esta decisión debía hacerse con la aceptación, más o menos formal, del Senado, del ejército y del pueblo. En la Tardo-antigüedad el sistema sigue siendo básicamente el mismo. Las mujeres tenían un papel muy importante como trasmisoras de la legitimidad dinástica en algunos casos y en otras ocasiones como fuente de "nueva sangre" en la "vieja dinastía valentiniana-teodosiana". En caso de falta de heredero varón, las mujeres de la familia imperial actuarán como fuente de trasmisión del poder a sus hijos o de la legitimidad  a sus esposos. En el caso de que el heredero sea muy joven aún para ejercer de una manera efectiva el cargo de Emperador, podrán gobernar directamente en nombre de su hijo garantizando así la trasmisión sin traumas del poder, a la mayoría de edad de éste.

El Emperador Honorio, Jean-Paul Laurens (1880)

 A diferencia de los hombres de la dinastía valentiniano-teodosiana, que no destacaron precisamente por sus grandes dotes de gobierno, las mujeres de esta familia si que manifestarán con frecuencia una fuerte personalidad y capacidad de iniciativa política, en especial en las relaciones con los pueblos bárbaros que van ocupando el territorio del Imperio  Romano de Occidente.

Conozcamos algunos de los ejemplos más importantes de mujeres de esta dinastía que tuvieron un papel clave en la política de su tiempo.

Justa Justina.(¿?-388)

Era una dama perteneciente a la nobleza romana. Su padre, Justo, había sido gobernador de Piceno en tiempos de Constancio II. Sabemos que fue desposada por el usurpador Magnencio, siendo aún muy joven. El matrimonio no tuvo hijos y tras la derrota y el suicidio de su marido en el 353 permanecerá viuda hasta el 368, año en el que se casó por segunda vez con Valentiniano I, que fallecerá en el 375. No fueron muchos años pero de este matrimonio nacerán tres niñas( Gala, Grata y Justa) y un varón, el futuro Valentiniano II. El heredero, a la muerte de su padre solo tenía, 4 años. Quedó bajo la autoridad de su madre y de su hermanastro Graciano que gobernaban en Occidente, mientras que de Oriente se encargaba, Valente.

Estatua de Valentiniano II

Graciano es asesinado por el usurpador Magno Máximo en el 383, convirtiéndose Valentiniano II en emperador de la parte occidental con su madre Justina como regente. Valentiniano II y Justina, en la práctica deberá conformarse con el gobierno de Italia y el Illyricum, mientras que el resto de Occidente queda en manos del usurpador y Oriente en manos del nuevo emperador Teodosio. Justa Justina intervendrá activamente en la política del momento participando en la promulgación de numerosas leyes, algunas en defensa del arrianismo que ella misma profesaba. Se enfrentó, por el uso de una basílica, al poderoso obispo de Milán San Ambrosio, aunque tuvo que ceder ante la firme oposición del obispo a las tropas imperiales que cercaban el edificio. En el 387 Magno Máximo ocupa Italia y Justina y sus hijos deben buscar refugio en Tesalónica, donde Teodosio se queda prendado de su hija Gala con la que se acaba casando, consumándose de esta forma la unión entre la dinastía valentiniana y la teodosiana. La condición de Justina para acceder al matrimonio de su hija Gala era que Teodosio marchará contra el usurpador, Magno Máximo.

Zósimo nos cuenta:

"Pero como la pasión que sentía(Teodosio) por la muchacha( Gala la hija de Justina) lo consumía cada vez mas, llamo a Justina para pedirle a su hija en matrimonio, ya que sus anterior esposa, Flacila, había fallecido. Aquella declaro que no se la entregaría al menos que, emprendiendo la guerra contra Máximo, castigase el asesinato de Graciano y restituyese a Valentiniano el imperio de su padre. Tras conseguir desposarla bajo estas condiciones, se entrego por completo a los preparativos de guerra...."

En el 388 tras las batallas de Siscia (Sisak) y Poetovio (Ptuj), Teodosio ocupa Emona (Liubliana) y obliga a Máximo a refugiarse en Aquilea, donde fue asesinado por sus soldados el 28 de agosto de 388. No sabemos con certeza si Justina pudo disfrutar de la victoria contra Magno Máximo y de la reposición en el trono de Occidente de su hijo Valentiniano II ya que murió en ese mismo año. 

Justina fue una mujer de fuerte personalidad, firme en sus ideas, en especial en su fe arriana que supo gobernar a la sombra de su hijo.

Gala Placida (¿392?-450)

Fue una emperatriz romana del Imperio Romano de Occidente nieta, hermanastra, prima, sobrina, madre y esposa de varios emperadores. Fue el único fruto del matrimonio entre Gala( una de las hijas de Justa Justina) y Teodosio. Le tocó protagonizar una época muy tormentosa para la historia del Imperio Romano de Occidente. No llegó a disfrutar mucho de su madre, ya que cuando solo tenía dos años falleció en el parto de un hermano que también murió. Al año siguiente, en el 395 le llegó el turno a su padre Teodosio, que tras la muerte de Valentiniano II se había convertido en Emperador de las dos partes del Imperio , Oriente y Occidente. Del primero se hará cargo su hermanastro Arcadio de 17 años y del segundo Honorio de tan solo 11. El gobierno será llevado en realidad por generales y altos dignatarios. En el caso de Occidente será Estilicón y en Oriente gobernará primero Rufino y después el eunuco Eutropio.

Imagen que representa a Gala Placidia extraída de la portada de la novela "La emperatriz goda" de M. Lasala.

Gala Placidia, de tan solo tres años, crecerá en la casa del magister militun de Occidente. Estilicón y su esposa Serena prometieron a la princesa-niña con su hijo Euquerio de tan solo diez años de edad. Las tensiones políticas con Oriente, la guerra con los bárbaros que penetraron en el imperio y las luchas políticas en la corte de Rávena le costaron la vida a Estilicón y a su familia en el 408. Algunos expertos sitúan el cautiverio de Gala Placidia en el 408 o en el 409, antes del saqueo de Roma por los godos de Alarico en el 410. Lo que si sabemos es que acompañaba a los visigodos como parte del botín.

Zósimo nos confirma que en ese año de 410

"Permanecía también junto a él( Alarico) la hermana del Emperador, Placidia, quien de alguna manera estaba en calidad de rehén, si bien disfrutaba de toda suerte de pleitesías y prerrogativas reales."

Muerto Alarico, Ataulfo es nombrado rey. Él y Gala Placidia se casaron en una ceremonia que tenía mucho más de romana que de tradición goda y llegaron a tener un hijo, al que llamaron Teodosio, toda una declaración de intenciones. Sin embargo el niño murió, siendo apenas un bebe, impidiendo los planes de sus padres de unir ambos mundos a través de este vástago. Honorio nunca reconoció este enlace y presionó a los visigodos para que devolvieran a su hermana. Gala era ahora viuda de Ataulfo, que había caído en un complot palaciego orquestado por Sigerico, un noble que humilló a la romana haciendo que esta caminara durante doce millas delante de su caballo en una especie de paseo triunfal. Tras el  rápido asesinato de Sigerico, Gala es entregada al general romano Constancio, la nueva figura emergente en la corte de Rávena por decisión de Honorio que, tras la muerte de Estilicón, necesitaba un buen general al frente de lo que quedaba de las legiones romanas, Este hombre, mucho mayor que ella, será su próximo esposo y fruto de este matrimonio llegarán dos hijos: Valentiniano III y Justa Grata Honoria, de la que hablaremos un poco más adelante. En el 421 Constancio en nombrado Augusto y su esposa, Gala Placidia, por lo tanto es elevada también a la misma categoría. A los siete meses el veterano militar fallece y Gala queda viuda de nuevo. En el 423 debe huir a Constantinopla, junto a su familia, y hacer frente a Juan, un alto funcionario de la corte que se había hecho con el poder y había levantado falsas acusaciones contra ella.

Hasta el 425 su hijo Valentiniano III, de seis años de edad, no será nombrado emperador, siendo ella la designada para actuar como regente durante la minoría de edad. El usurpador Juan había sido ejecutado públicamente y Gala Placidia contaba con el apoyo de una extensa clientela y el respaldo armado de una guardia goda que le acompañaba desde la vuelta de su cautiverio. Gracias al acuerdo con Aecio, que será nombrado nuevo magister militum podrá gobernar hasta la mayoría de edad de su hijo en el 437. Impulsó una extensa obra legislativa favoreciendo a la iglesia católica, persiguiendo la herejía arriana. Se apoyó alternativamente en los grandes militares de su tiempo: Felix, Bonifacio y Aecio que estuvieron en continuo enfrentamiento entre ellos, aunque será el último el que salga victorioso en la disputa por el poder. Las luchas internas debilitaron las fuerzas del imperio que fue perdiendo gradualmente sus territorios a manos de pueblos bárbaros. Finalmente Bonifacio el máximo representante de Rávena en África, llegó a proclamarse emperador tratando de anticiparse a su supuesta destitución. Su enfrentamiento con las tropas de Aecio facilitó en gran medida la invasión y ocupación de África por los vándalos que fundaron sobre ese antiguo territorio romano un nuevo reino que planteará a Rávena numerosos problemas en forma de falta de recursos económicos y de expediciones piráticas contra Sicilia, Córcega y la propia Italia. A partir de ese momento será Aecio el verdadero gobernante de Occidente, llegando a una convivencia, más o menos aparente con Gala Placidia.

ValentinianoIII

 Gala Placidia morirá en el 450. Era una cristiana devota que en sus últimos años construyó o enriqueció varias iglesias. Mandó edificar las basílicas e San Juan Bautista y de la Santa Cruz en Rávena. De la segunda solamente queda el oratorio de San Lorenzo, conocido como mausoleo de Gala Placidia. En Roma finalizó   la basílica de San Juan Laterano, hoy Letrán.

  Justa Grata Honoria

 Era la primogénita de Constancio y Gala Placidia que además habían tenido   al que será el emperador Valentiniano III, su hermano.  Creció en una corte   en la que su madre, como regente, detentaba el poder. Era una mujer muy   consciente de su dignidad y rango y para nada acostumbrada a adoptar un   papel pasivo y sumiso a los dictados de sus  parientes varones.

 Según algunas fuentes, tenía una relación amorosa con su administrador,   Eugenio, y que estaba embarazada de él. Cuando se hizo público el asunto   estalló el escándalo. Su hermano ya adulto, decidió poner fin al asunto y al   peligro que suponía la ambición de su hermana, que, en caso de tener un   hijo podría vertebrar la oposición política a su hermano. Mandó ejecutar a   Eugenio y puso bajo tutela a  Honoria, caída en desgracia públicamente. Para desarticular la amenaza que Honoria representaba a su poder optó por casarla con un hombre de su total confianza, el viejo senador Baso Herculano, evitando así su enlace con alguien que pudiera usar su parentesco con la familia imperial como plataforma para atacar su posición en el trono.

Todo esto suponía la anulación total de los planes de Honoria que decidió oponerse a los  designios de su hermano con todas sus fuerzas. Envió a uno de sus eunucos llamado Jacinto, ante Atila, rey de los hunos. Llevaba ante él una importante cantidad de dinero, y una carta con un anillo que simbolizaba su mutua alianza. En la carta rogaba a Atila que le ayudara a librarse de un matrimonio que no deseaba, impuesto por su hermano el Emperador. 

Nos lo cuenta Jordanes:

"Se contaba que esta Honoria, estando obligada a permanecer encerrada por orden de su hermano para guardar la castidad que exigía el decoro de la corte, había enviado en secreto un eunuco a Atila para comunicarle que se ponía a su disposición para enfrentarse a su hermano"

Sofía Loren en el papel de Honoria ( Atila, rey de los hunos, 1954)

Atila interpretó todo el asunto a su favor. Se tomó la carta como una oferta de matrimonio y decidió apoyar la causa de Honoria a cambio de una dote enorme: la mitad del Imperio Romano de Occidente. Como ya sabía que sus planes serían rechazados por Rávena comenzó a preparar sus fuerzas para la invasión de la Galia. En la corte estalló el pánico cuando se tuvo noticia de lo que había hecho Honoria. Valentiniano III se planteó acabar con su vida por el delito de alta traición. Pero se libró de la muerte gracias a los ruegos de la madre de ambos, Gala Placidia.  Tanto Gala como Valentiniano III escribieron al huno para tratar de hacerle entender que la petición de Honoria no había sido de matrimonio y que por lo tanto no tenía derecho a invadir la Galia, aunque de nada sirvió. Atila tenía la escusa perfecta y no iba a dejar escapar la ocasión. A pesar de ser derrotado en la batalla de los Campos Cataláunicos en el 451 y de tener a sus pies a Italia en el 452 Atila no podrá culminar sus planes de conquista, ya que fallece en el 453 en su campamento tras la celebración de su boda con una princesa ostrogoda.

A partir de este momento Honoria desaparece de la historia. No sabemos cuando ni como murió. Sabemos con certeza que para el 455, fecha del asesinato de su hermano Valentiniano III y del saqueo de Roma por los vándalos de Genserico, Honoria ya debía estar muerta pues no es mencionada en relación con la muerte de su hermano ni en la lista de personajes destacados que los vándalos se llevaron a Cartago desde Roma, listado en el que si constan su cuñada Licina Eudoxia junto a sus dos sobrinas Eudoxia y Placidia.

Incomprensiblemente, la figura de Honoria no ha recibido demasiada atención por parte de la historiografía, la literatura o el cine ¿Fue eliminada discretamente por su vida licenciosa y por la petición que realizó a Atila?¿ Es posible que en ese caso este asunto, vergonzoso para la familia imperial se silenciase evitándose mencionar su ajusticiamiento? No lo sabemos con certeza, aunque entraría dentro de lo lógico.

AELIA EUDOXIA( ESPOSA DE ARCADIO)(¿?-404)

Era la hija de una romana y de Flavio Bauto, un franco romanizado que llegó con Graciano al cargo de magister militum en los años 80 del siglo IV en Occidente y a cónsul en el 385. Sabemos que en el 388 su padre ya había fallecido y que Aelia Eudoxia es enviada a Constantinopla a educarse junto a los hijos de Promoto, curiosamente magister militum de Oriente. Es posible que entre ambas familias existiera una alianza que explique que nuestra protagonista se eduque ahora en la Corte de Constantinopla, junto a los hijos del emperador Teodosio, teniendo acceso a una formación excelente. Promoto, rival del prefecto del pretorio Rufino, fallece en el 391. Cuatro años después fallece Teodosio y su hijo Arcadio recibe, como emperador, el gobierno de Oriente. En contra del criterio de Rufino que quería casar a Arcadio con su hija, y con el apoyo del eunuco de palacio Eutropio Aelia Eudoxia es elegida para ser la esposa del nuevo emperador. Rufino, posiblemente con complicidad de Estilicón y Eutropio, es asesinado por los mercenarios godos al mando de Gainas en el 395. Es posible que las caídas de Rufino y después la del propio Eutropio(ejecutado en el 399) favorecieran la posición de poder de Aelia Eudoxia en Constantinopla, en especial tras demostrar su fecundidad. La emperatriz dio a Arcadio cuatro hijas( Flacila, Pulqueria, Arcadia y Marina) y un hijo varón que será el futuro Teodosio II y eso le valdrá en el 400, tras su tercer parto, el título de Augusta, apareciendo representada en las monedas de la época como tal. En el 403 el prefecto de Constantinopla erigió una estatua a Eudoxia y la ciudad de Selimbria(Silivri) fue rebautizada como Eudoxópolis En el aspecto religioso, destacará por su defensa del cristianismo niceno y por su enfrentamiento con Juan Crisóstomo, obispo de Constantinopla.

Moneda que representa a Aelia Eudoxia( Wikimedia commons).

En las fuentes recibió juicios muy duros. Zósimo que escribió casi 100 años después de su muerte afirma que su hijo  y futuro emperador Teodosio II, era en realidad el hijo de un cortesano. Que era "anormalmente obstinada" y que en realidad estaba controlada por los eunucos y mujeres que la rodeaban. Filostorgio, un contemporáneo de la pareja imperial escribió que " la mujer no era tan tonta como el marido" y que " poseía un grado no pequeño de arrogancia bárbara" denostando así a la Augusta por su sangre franca.

Hay división entre los historiadores modernos sobre su grado real de influencia sobre Arcadio y mientras que unos afirman que lo dominó, en especial entre el 400 y el 404, otros defienden que se  sobrestima su capacidad real de influir en las decisiones de gobierno. Murió a causa de una hemorragia o de una infección tras un nuevo parto, en el 404.

Aelia Pulqueria(hija de Aelia Eudoxia y Arcadio)( 399-453 )

Nacida en Constantinopla, era la hija del emperador Arcadio y de Eudoxia. Criada en una familia en la que las mujeres ostentaban mucho poder dio pronto muestras de su inteligencia de un carácter que le permitió, a la muerte de su padre en el 408, dejar en segundo plano a su hermano, dos años menor que ella. El poder había quedado en manos del prefecto del pretorio, Antemio, que actuará como regente hasta su muerte en el 414. Teodosio II de tan solo 13 años y débil carácter no tenía capacidad para hacerse con las riendas del gobierno imperial que acabaron en manos de su hermana que, con tan solo 15 años, fue elevada a la categoría de Augusta y pasó a ser la gobernante del Imperio, en nombre de su hermano. Su busto fue colocado en el Senado junto al del resto de los emperadores.

Emperatriz Aelia Pulqueria
(Winimedia Commons)
Se retiró a un palacio cercano a Constantinopla donde llevaba una vida monacal pero siempre pendiente de los asuntos políticos. Gobernó con inteligencia rodeándose de eficaces colaboradores como el nuevo prefecto del pretorio  Aureliano y del Patriarca Attikos. No solo se encargó de supervisar la educación de su hermano, también eligió para él una esposa seis años mayor que él, muy culta de gran personalidad Aelia Licinia Eudocia. Los enfrentamientos por el poder con el eunuco Chrysaphius y con su nueva cuñada, que dominaba el carácter de Teodosio II, acabaron relegándola del poder, debiendo retirarse a un convento en Jerusalén en el 442. Sin embargo, ocho años después, la muerte de su hermano, la devolvió a un primer plano gracias al apoyo de los ortodoxos y del magister militum Aspar.

Los grupos de poder en el Imperio, civiles, militares y eclesiásticos apoyaron el gobierno de facto de la Augusta, aunque no de Iure. Reconocían la capacidad de gobierno de esta mujer que llevó tantos años las riendas del Imperio Romano de Oriente, primero como regente de su hermano Teodosio II, menor de edad, después como una especie de primer ministro con plenos poderes y por último como Augusta. Se la obligó a elegir esposo y el elegido fue el jefe de la guardia de los Bucelarios, el senador Marciano, que será proclamado emperador el 450. Pulqueria curiosamente puso como condición para aceptar este matrimonio que legitimaba a su marido en el trono, que se respetara su voto de castidad. Aseguró la continuidad del Imperio bizantino en una época de enormes convulsiones garantizando, a través de su matrimonio, la sucesión pacífica de la corona imperial.

Destacó por su lucha contra la herejía del monofisismo. Tuvo un importante papel en el Concilio de Calcedonia (451) junto a su marido Marciano, siendo aclamada como la nueva Santa Elena, defensora de la ortodoxia católica. Edificó varias iglesias en Constantinopla, gozando por su personalidad y fuerte religiosidad de la veneración del pueblo.

Aelia Licinia Eudocia(Atenas 401- Jerusalén 460) 

Esposa de Teodosio II, emperador romano de Oriente. Era la hija del sofista Leoncio que al morir, dejó todas sus posesiones a sus dos hermanos varones, dejándola a ella en la indigencia. Ante la negativa de sus hermanos a compartir la herencia, se refugió en Constantinopla en casa de sus tíos que según Juan Malalas la pusieron en contacto con la corte donde llamó la atención de la influyente Pulqueria, la hermana de Teodosio II, por su belleza, personalidad y formación cultural. Según Juan Malalas Pulqueria le contó a su hermano que:

""He encontrado una joven muy hermosa, refinada, de buena figura, elocuente, de Hellas, es una virgen e hija de un filósofo ".

El joven Teodosio:

"Envió por su compañero de estudios y amigo Paulino, y le pidió a su hermana que le trajera a Athenais-Eudokia a su habitación con algún otro pretexto, de modo que él, junto con Paulinus, podría observarla desde detrás de una cortina. Entonces la trajeron. Cuando la vio, se enamoró de ella, y Paulino también quedó impresionado por ella.

Para poder casarse con el Emperador abandonó su paganismo y tras el bautizo renunció a su verdadero nombre, Atenaida o Atenais por el de Aelia Licinia Eudoxia. En el 421, con 26 años se casó con Teodosio II , seis años menor que ella. 

Elia Eudocia,
Museo Arqueológico de 
Estambul
(Wikimedia commons).

Con él tuvo a su hija Licinia Eudoxia, futura esposa de Valentiniano III, a Arcadio que murió antes que sus padres y a Flacila fallecida en el 439

Como Augusta favoreció a sus hermanos, a pesar de su anterior comportamiento. Pprotegió a judíos y paganos, sobre todos a los más destacados en el ámbito de la gramática y la filosofía. Viajó a Jerusalén, de donde volvió con varias reliquias. En Antioquía destinó fondos a la restauración de numerosos edificios de la ciudad. A su regreso a Constantinopla entrará en conflicto con Pulqueria, celosa del aumento de su poder. Se verá implicada en varios asuntos turbios como una conspiración junto a su protegido Paulino, el señor de los oficios, que será ejecutado en el 440; el asesinato de un oficial enviado por la Corte a Jerusalén donde debía ejecutar a dos de sus seguidores o la rebelión de los monofisistas sirios en el 453. De todos estos asuntos no sale bien librada y sus poderes son recortados y su círculo de seguidores limitado. Al final llegó a un acuerdo con Pulqueria y fue admitida de nuevo en el seno de la iglesia ortodoxa dedicándose en sus últimos años más a la literatura que a la política. 


Licinia Eudoxia (422-462) y sus hijas Eudoxia(438-439-Jerusalén, 471/472) y Placidia(441-después del 472)

La vida de esta madre y sus dos hijas son otro claro ejemplo de la importancia de las mujeres de esta dinastía como trasmisoras de legitimidad en el trono y como activas participantes en los acontecimientos de su época.

Licinia Eudoxia era hija de Teodosio II y Elia Eudoxia. se casó a los 15 años con el emperador de Occidente, Valentiniano III en la ciudad de Tesalónica, naciendo de este matrimonio Eudoxia y Placidia. Tras el nacimiento de su primera hija en el 439, recibirá el título de Augusta. En el 454 los acontecimientos se precipitan. Aecio, el magister militum de Occidente es asesinado por el Emperador tras una fuerte discusión y al año siguiente dos de los oficiales del fallecido, posiblemente instigados por el poderoso senador romano Petronio Máximo, acaban con la vida de su esposo.

Licinia Eudoxia

 El conspirador, convertido ahora en nuevo emperador, decide   ignorar los tratados de amistad de Valentiniano III y el rey   vándalo Genserico y fuerza a Eudoxia a casarse con él,   asegurándose así un mayor grado de legitimidad en el trono.   Eudoxia la hija mayor de la pareja imperial, comprometida con   el hijo y heredero del rey vándalo es ahora destinada a casarse   con el hijo de Petronio Máximo, llamado Paladio. 

 En su crónica, Juan Malalas nos cuenta cual fue la reacción de   Eudoxia:

".... Se disgustó con Máximo el rebelde, que había asesinado a su marido y se había convertido en emperador, y entonces urgió al vándalo Genserico, el rey de África a oponerse a Máximo, emperador de Roma. Genserico pronto llegó a la ciudad de Roma con una gran fuerza y capturó Roma. El mató a Máximo, asesinó a muchos y saqueó las estatuas de bronce del palacio y se llevó a los senadores supervivientes junto a sus esposas. También se llevó prisioneras a Eudoxia, que le había animado al ataque y a su hija Placidia, mujer del patricio Olibrio, que estaba en Constantinopla y a la virgen Eudoxia. Los llevó a todos a Cartago, en África."

Como vemos las fuentes atribuyen a nuestra protagonista la responsabilidad de la llamada de socorro a Genserico, que esgrimiendo su condición de amigo y aliado de Valentiniano III no dudó en armar una expedición de castigo contra el nuevo Emperador que, no solo había obligado a la esposa de su aliado a casarse con él, sino que además le negaba la mano de la hija mayor de Valentiniano III Eudoxia, prometida con anterioridad a su hijo y heredero Hunerico. Petronio perece a manos de los propios romanos cuando intenta huir de Roma que es saqueada, siendo muchos de los senadores y sus familias trasladados como prisioneros a Cartago.

La emperatriz Eudoxia y sus dos hijas también son trasladadas a la capital africana donde serán tratadas con todos los honores debidos a su rango. Al poco del traslado, la mayor de las hijas se casará con el heredero vándalo Hunerico. Permanecieron en Cartago siete años. Tras la firma de los acuerdos del 462, Genserico permitirá la marcha a Oriente de la Emperatriz y de su hija menor Placidia, esposa del poderoso patricio romano Olibrio, que gracias a sus buenas relaciones con los vándalos y con la corte de Constantinopla llegará a ser emperador de Occidente por un tiempo breve, en el 472.

Eudoxia (hija) tuvo un niño Hilderico que reinará en África entre los años 523 y 530. Tras permanecer 16 años en África podrá por fin trasladarse a Jerusalén donde falleció después de visitar el sepulcro de su abuela Elia Eudoxia. Su hermana Placidia, casada con Olibrio llegará a ser emperatriz de Occidente. La pareja tuvo una hija llamada Anicia Juliana, que se convertirá en una poderosa dama de la nobleza romana de Oriente.

Denario de Hilderico, hijo de Eudocia y Hunerico


CONCLUSIÓN

Durante la Tardo-Antigüedad las mujeres de la dinastía valentiniano teodosiana fueron capaces en numerosas ocasiones de influir como regentes o desde un segundo plano en las decisiones de gobierno, al más alto nivel aprovechando en ocasiones su papel de trasmisoras de la legitimidad dinástica y en otras la debilidad del emperador por su falta de personalidad o por su excesiva juventud.

BIBLIOGRAFÍA

JORDANES.-- GETICA

ZÓSIMO.-- NUEVA HISTORIA

MALALAS, J.-- THE CHONICLE OF JHON MALALAS

MARTÍN MARTINEZ, M.L.--Modelos culturales y personajes femeninos en los Getica de Jordanes. 

SALISBURY, J.-- Encyclopedia of the Women in the Ancient World.

SOTO CHICA, J.-- Imperios y Bárbaros. La guerra en la Edad Oscura.--Madrid: Desperta Ferro Ediciones, 2019

ALVAREZ JIMENEZ, D.-- El reino pirata de los vándalos.-- Universidad de Sevilla, 2017.



lunes, 2 de agosto de 2021

CALÍGULA. EL EMPERADOR LOCO DE ROMA. BREVE RESEÑA.

 Hay numerosos personajes el los que separar mito y realidad es muy complicado, por ejemplo Rodrigo Díaz de Vivar o el Conde Don Julián o el personaje que ahora nos ocupa: Cayo Julio Cesar Germánico, conocido por todos como Calígula.

Nuestra visión sobre este emperador esta marcada por la locura, el desenfreno sexual, y la crueldad más absoluta. De hacernos llegar este retrato se encargaron dos historiadores pro-senatoriales que tenían una opinión tremendamente negativa de su gobierno: Suetonio y Dión Casio. Séneca, que estuvo condenado a muerte por Calígula tampoco tiene nada positivo que aportar sobre el personaje. Para colmo la parte de la obra que Tácito escribió sobre Calígula se ha perdido. Debemos conformarnos con los testimonios de Flavio Josefo, Filón de Alejandría que se entrevistó varias veces con él o con Plinio en Viejo -que era un adolescente cuando Calígula fue emperador- para tratar de separar el mito de la verdad histórica. 

Más recientemente todos tenemos en mente al Calígula creado en Yo Claudio por el novelista Robert Graves, que sirvió de base a la serie de la BBC del mismo título o al depravado e insaciable personaje de la película de Malcolm McDowell de 1979.


Con estas pocas cartas a su favor Stephen Dando Collins, autor de numerosas obras de divulgación histórica, y muy conocido en España por "Legiones de Roma. La historia definitiva de todas las legiones imperiales romanas", afronta el reto de descubrir cuanto de verdad hay en esa imagen. A lo largo de los capítulos de su ensayo va desgranando su vida, contándonos su más temprana niñez junto a sus enamorados y populares padres: Germánico y Agripina y sus numerosos hermanos. Una familia feliz sobre la que pronto se abatirá la desgracia. A lo largo de esa niñez irá viendo como su padre muere -posiblemente envenenado- su madre y hermanos mayores son desterrados primero y hechos desaparecer después, víctimas del poderoso prefecto del pretorio Sejano y del emperador Tiberio. Calígula se salva de esta masacre familiar, gracias a su temprana edad e inteligencia que le recomienda mostrarse totalmente indiferente a la desgracia de sus seres queridos. Mientras los años pasan junto a Tiberio de villa en villa, muchas de ellas en Capri. No faltará quien con maliciosos comentarios trate de provocar comprometedoras respuestas en el joven que siempre será lo suficientemente listo como para no caer en la trampa de decir lo que realmente siente o piensa.

Fotograma de la serie Yo Claudio, inspirada en la novela de Robert Graves

Es una obra llena de pequeños detalles interesantes, con la que se aprende mucho, por ejemplo que Calígula solo era uno de los muchos jóvenes de buena cuna que se "unieron" a Tiberio en sus últimos años. Vitelio o Marco Lépido o Enobarbo estaban en ese club de nobles jóvenes encargados de "distraer" sexualmente a Tiberio, entregados por sus padres a cambio de cargos, influencia y riqueza.

A pesar de tenerlo todo en contra, Calígula logra sobrevivir y ser nombrado nuevo emperador. Demostrará, en sus primeros meses de gobierno, generosidad hacia los condenados por su antecesor, equilibrio en sus medidas políticas y económicas, y respeto por el Senado. Tal vez el influjo del nuevo prefecto del pretorio, Macrón y el sentido común de su amigo, el influyente Herodes Agripa, tuvieran algo que ver. Parece ser que a pesar de este buen comienzo en el 37 d. C sufre una terrible enfermedad que casi le mata. Después de semanas de convalecencia logra sobrevivir, pero según varias fuentes el Calígula que emerge de la enfermedad ya no es el mismo, algo ha afectado a su equilibrio mental volviéndole voluble, caprichoso y cruel. La peor versión de nuestro protagonista comienza a forjar su leyenda a base de asesinatos, abusos sexuales y locura.

Dando-Collins se atreve incluso a tratar de descubrir cual era el trastorno mental que podía sufrir Calígula optando por descarte por el trastorno bipolar. Para el gran publico estamos ante un ensayo sencillo de leer, no demasiado largo con sus menos de 300 páginas que ayuda a conocer mejor una época y unos personajes que se merecen ser divulgadas y que evita las profundas discusiones académicas sobre pequeños detalles que solo a unos pocos pueden interesar. Al historiador, a pesar de sus continuas referencias a las fuentes y al descubrimiento de numerosos detalles le van a "chocar" algunos aspectos de la obra como  comparar a Germánico y Agripina con John y Jackie Kennedy o con Meghan Markle y el príncipe Harry. Sobre todo no se entiende el sentido que en esta obra puede tener el último artículo en el que se compara a Calígula y Trump. El simple hecho de que esta comparación se haya hecho en prensa y televisión con relativa frecuencia no justifica esas páginas en una obra que en otros aspectos trata de ser seria y rigurosa desde un punto de vista histórico.

Estamos en conjunto ante una obra interesante que nos ayuda a comprender mejor a este Emperador y nos ofrece una visión alternativa de Calígula. Trata de explicar el sentido de algunas de sus decisiones más criticadas y hace hincapié en los aspectos positivos de su gobierno como administrador y planificador de unas reformas, campañas militares y obras públicas que luego presentarán como propias sus sucesores: Claudio y el propio Nerón.

Os dejamos el enlace de compra, solo debéis pinchar sobre la imagen.



domingo, 25 de julio de 2021

TEUTOBURGO, AÑO 9 D.C. CRÓNICA DE UN DESASTRE

 LA BATALLA DE TEUTOBURGO(9 d.C). CRÓNICA DE UN DESASTRE.

La Batalla de Teutoburgo, no fue un simple revés militar. Fue un desastre desde varios puntos de vista. No solo supuso la desaparición casi completa de tres legiones romanas, fue la primera gran derrota a la que el jovencísimo Imperio romano, dirigido por Augusto debía enfrentarse.

Estado del campo de batalla cuando Germánico años después consiguió llegar a allí.

¿Qué fuerzas del bando romano y de los germanos se enfrentaron en los bosques de Teutoburgo? Por un lado lucharon tres legiones romanas (la XVII con su campamento en Novaesium, actual Neuss; la XVIII con sede en Castra Vetera (Xantem), la XIX en Colonia. A estas tres legiones hay que añadir seis cohortes auxiliares y tres alas de caballería. Se calcula en unos 15.000 efectivos, teniendo en cuenta que las legiones habían dejado a una parte de sus componentes como guarnición en sus cuarteles de invierno y en algunos fuertes diseminados por el territorio como guarniciones de control y vigilancia. A la cifra de combatientes, hay que sumar varios miles de civiles romanos: mercaderes, prostitutas, familias de los legionarios, taberneros, etc que inevitablemente acompañaban a las legiones en sus desplazamientos.

Las fuerzas romanas se enfrentaron a una confederación de pueblos germanos formada por unos 15 o 20.000 guerreros, fundamentalmente queruscos, bructeros y angrivarios aunque había presencia de otras tribus germanas. Iban mal armados con escudos de madera o mimbre, jabalinas, hachas y lanzas y solo en el caso de los nobles y de los guerreros profesionales de las bandas leales a los caudillos encontraremos cotas de maya, cascos de bronce y espadas.

Vistas las fuerzas que se van a encontrar mirar hacia atrás, a los antecedentes del conflicto. Los romanos, gracias a las campañas de hombres como Lucio Domicio Enobardo (3 d.C), Marco Vinicio y sobre todo el futuro emperador Tiberio(4 al 7 d.C) habían ido extendiendo su dominio desde la orilla oeste del Rin hacia las tierras occidentales de los germanos llegando a las orillas del Elba y del Weser. Las victorias se sucedían sobre los desorganizados y divididos germanos y ya solo el rey de los marcomanos Marbod al sureste de Germania parecía una seria amenaza. Fue Tiberio el encargado de someterle, sin embargo una gran rebelión en Iliria obligó a Augusto a retirarle de Germania para sofocar ese alzamiento. A pesar de Marbod y sus marcomanos, para los romanos y su emperador Augusto Germania era ya una tierra sometida. Tal vez por eso envió a un hombre como Publio Quintilio Varo, emparentado con la familia imperial, que hasta ese momento había tenido un brillante desempeño en el gobierno de África y de Siria, a la nueva provincia como legatus Augusti pro praetore para un periodo de unos 3 años( del 7 al 10). Tenía  la misión de integrar a la pacificada Germania en la administración imperial, suprimir las luchas entre tribus, el establecimiento de un sistema de justicia romana, el aumento de la actividad económica, la construcción de calzadas, etc. Sin embargo los germanos seguían muy apegados a sus tradiciones y se resistían a ser romanizados. Habían sido derrotados en repetidas ocasiones pero como veremos, no habían sido sometidos.

Situación en Germania del 7 al 9 d.C

Varo tenía más el perfil de un político o el de un funcionario que el de un militar. Puede que por eso Augusto decidiera mandarle como asesor de confianza en temas militares a Arminio. Era un joven príncipe querusco, hijo del noble Seguimer, que fue entregado a los romanos como rehén. Allí había recibido la misma educación que cualquier noble romano y obtenido la ciudadanía y el rango ecuestre entre otras cosas por su brillante desempeño como jefe de la caballería auxiliar romana en Iliria. Una vez en Germania, se ganó rápidamente la confianza de Varo, que en realidad le necesitaba para atraerse a otros nobles germanos y hacer frente con el apoyo de los queruscos a otras tribus más hostiles como los suevos, los sicambros, etc. A espaldas del gobernador romano conspiraba con los jefes de las principales tribus germanas. ¿Por qué Arminio traicionó a los romanos? Hay diversas teorías aunque la mayoría de los autores coinciden en que fue pura y simple ambición personal y que el papel de gobernante supremo de los germanos al que aspiraba era incompatible con una fuerte presencia romana al este del Rin.

Vamos con el desarrollo de la batalla, ¿Cómo fue posible que los germanos acabaran con casi tres legiones? Varo reunió el ejército en Castra Vetera, cruzó el Rin con rumbo hacia el río Lipe y después se aprestaron para penetrar en lo que ellos llamaban el barbaricum, es decir en territorio no dominado permanentemente por Roma. Antes se preocupó de ir dejando guarniciones en diferentes fuertes a lo largo de su ruta. Se pasó el verano administrando justicia y mediando en los diferentes conflictos de las tribus. A la llegada del otoño todo parecía en orden por lo que dio orden a sus legiones de que se preparasen para volver a sus cuarteles de invierno, en torno a la orilla del Rin.

Las legiones romanas avanzan por los bosques germanos( Serie Bárbaros)

La columna de las tres legiones con sus auxiliares y los miles de civiles que las seguían era enorme y su avance muy lento, 15 o 20 kilómetros diarios como máximo. Se puso en marcha el 7 de septiembre. Arminio informó a Varo de una falsa rebelión tribal en una zona cercana al camino de las legiones, que tan solo debían desviarse un par de días de su ruta. Le pidió permiso para adelantarse con su caballería auxiliar a reconocer el terreno, lo que aprovechó para ir acabando a traición con todos los fuertes y destacamentos que los romanos tenían.

El día 8 en medio de la marcha por terreno boscoso y pantanos la columna fue sorprendida por una fuerte tormenta que fraccionó aún más el paso de la columna. A su alrededor comenzaron a concentrarse miles de germanos. Los brúcteros fueron los primeros en atacar la vanguardia de la larga columna. A continuación fue el centro de la columna el que sufrió la carga de los germanos que  habían escogido cuidadosamente el escenario muy cerca del actual Kalkriese, atrapando a los legionarios entre una zona pantanosa y una fuerte pendiente fortificada. A costa de muchas bajas causadas por los proyectiles de los germanos, los legionarios pudieron por fin llegar a terreno abierto y formar, rechazaron a sus enemigos y construyeron un campamento donde los supervivientes pudieron refugiarse y pasar la noche.

Esquema de la batalla( Wikimedia commons) 

El día 9, nada más amanecer enviaron mensajeros en busca de Arminio y a reconocer el terreno. Varo aún no se creía que el querusco le había traicionado. Pero el día pasó y ninguno de los mensajeros volvió. Era hora de asumir la traición y pensar en cómo salir de aquel infierno. Para tener más posibilidades de escapar, decidieron deshacerse de los carromatos. Todo aquello que no fuera esencial para la marcha fue quemado en una enorme pira para que el enemigo no lo aprovechara. Por último se armó a los civiles, dándoles de esta manera una oportunidad de defenderse y de luchar por su vida y por último se tomó la más difícil de todas las decisiones, dejar atrás a los heridos.

Justo antes de la madrugada del 10 de septiembre se pusieron en marcha hacia el oeste de nuevo con el objetivo de alcanzar la frontera del Rin lo antes posible. Ante los ataques germanos la columna se fragmentó y desorganizó con rapidez. Los germanos, conocedores del terreno y armados a la ligera, se movían con agilidad en el frío y húmedo bosque. Ante la perspectiva de botín fácil el número de los atacantes no dejaba de aumentar (se unieron otras tribus reacias inicialmente a unirse a los planes de Arminio como los catos, caucos, marsos, usipetes, etc) las bajas fueron muchas esa jornada y los heridos abandonados en el campamento del día anterior fueron masacrados sin ninguna piedad. Cuando la diezmada columna pudo por fin llegar a un nuevo claro, formó y rechazó como el día anterior a los germanos, pudiendo construir un nuevo campamento en la actual colina de Felsenfeld (al este de Kalkriese).

Al amanecer del día 11 de septiembre los romanos supervivientes mandaron exploradores desde el campamento. Comprobaron que los germanos les habían bloqueado los caminos al norte y al sur más abiertos, obligándoles a continuar por el terreno boscoso, hacia el oeste, donde estaban en desventaja. Aprovechando una terrible tormenta salieron del campamento agrupados en dos grandes formaciones de unos 4.000 supervivientes cada uno. El primer grupo pronto se encontró con el camino defendido por numerosos germanos guerreros que les lanzaban proyectiles desde una empalizada. Mientras que el segundo grupo fue atacado por  la caballería querusca. Muchos mandos viéndose rodeados optaron por el suicidio, otros simplemente se dejaron matar. Uno de los grupos estaba liderado por un tal Lucio Egio y el segundo por otro oficial llamado Cejonio. El primero trató de negociar con los germanos pero murió tras ser traicionado por estos. El segundo murió defendiendo el campamento al que se había retirado de nuevo. Pequeños grupos trataron de escabullirse por el bosque donde fueron en su mayoría capturados y muertos. Solo algunos supervivientes llegaron a Castra Vetera, junto al Rin y comunicaron lo sucedido a los oficiales que allí quedaban.

Los romanos tratan de asaltar las posiciones de los germanos que protegidos les lanzan proyectiles

Hay debate sobre el número de víctimas romanas totales entre civiles y militares, Adrian Goldswothy deja la cifra entre 15.000 y 20.000. Los romanos hechos prisioneros fueron torturados, sacrificados en altares en el mismo bosque y dejados sobre el campo de batalla. El cuerpo de Varo que había sido enterrado por sus soldados fue sacado de su tumba, quemado y decapitado. Su cabeza fue enviada por orden de Arminio al rey Marbod, tal vez para intimidarlo. Este se la envió a Augusto para que tuviera un entierro digno de su cargo. Varo se convirtió en chivo expiatorio. No debemos olvidar que, a pesar de sus errores en Germania, en sus anteriores puestos de responsabilidad se había mostrado como un soldado y sobre todo como un político competente. Tal vez para Augusto era más fácil responsabilizarle, al fin y al cabo ya estaba muerto y no podía defenderse, que asumir que su política de expansión fronteriza a cualquier precio era errónea. Augusto prohibió todo tipo de festejos y temiendo que los germanos desbordasen el Rin y que incluso amenazaran Italia. Decretó la expulsión de los germanos de Roma y una movilización forzosa enviando a los nuevos reclutas a Tiberio que de nuevo fue puesto al frente de la situación en Germania. Nos cuenta Suetonio y Dion Casio que durante meses se negó a afeitarse y a cortarse el pelo y que a veces se golpeaba la cabeza contra las puertas gritando “Quintilio Varo, devuélveme mis legiones”

Roma perdió todos sus fuertes y puestos avanzados al este del Rin, ahora territorio hostil. Solo el fuerte de Aliso resistió. El oficial al mando Lucio Cedicio, alertado por algunos supervivientes de la masacre, al mando de dos cohortes y un par de unidades auxiliares plantó cara a los germanos durante semanas. Al comprender que desde la frontera no iba a recibir provisiones ni refuerzos evacuó el fuerte, llegando a salvo a la frontera gracias a la ayuda enviada por Lucio Nonio Asprenas, sobrino de Varo.

Estabilizada la frontera con los germanos, y tras asegurarse de que no iban a atravesar el Rin Tiberio se dedicó a lanzar expediciones de castigo contra las tribus germanas, que, divididas de nuevo fueron derrotadas repetidamente. Los romanos renunciaron a las tierras más al oeste del Rin pero no a la venganza.

Expediciones de Tiberio tras el desastre" Wikimedia commons)

A partir del año 14 es puesto al frente de las tropas el popular Tiberio Druso Cesar Germánico, que adoptó una política más agresiva. Arrasó todos los asentamientos que encontró a su paso y logró llegar al campo de batalla, que había sido dejado tal cual por los germanos. Nos cuenta Tácito que:

“Había huesos blanquecinos al aire libre, desparramados donde los hombres habían huido y amontonados donde habían resistido y luchado. Se veían fragmentos de lanzas, miembros de caballos, además de calaveras humanas atadas a los troncos de los árboles. Cerca de allí, en una arboleda se encontraron los extraños altares en los que los germanos habían masacrado a los oficiales romanos”

El general romano dio sepultura a los cadáveres de los legionarios caídos y retiró los despojos de aquellos cuyos cráneos habían sido clavados en los troncos de los árboles, o esparcidos por los altares donde habían sido sacrificados.

Germánico llega al campo de batalla y contempla los restos de los legionarios caidos.

Rescatará dos de las tres águilas pérdidas, un gran logro para el pisoteado orgullo romano. También capturó a Tusnelda, la esposa embarazada de Arminio, que será enviada a Italia. Su padre Seguestes, un noble querusco, había advertido a Varo de la traición de su yerno, pero este pensando que simplemente estaba resentido por el rapto de su hija Tusnelda, no quiso creerle. Arminio no conseguirá su sueño de unificar a las diferentes tribus germanas bajo su mando. Fue derrotado en dos batallas por las tropas de Germánico y sus últimos años los dedicó a huir de los romanos hasta que en el 21, traicionado por los suyos es asesinado. Su hermano Flavus, por el contrario siempre se mostrará fiel a Roma y a su condición de ciudadano romano. Acompañará a Germánico en sus campañas contra Arminio.

En el año 19, muerto Augusto y siendo ya emperador Tiberio se renuncia al control territorial directo de Germania por el enorme coste que le suponía al erario romano. Las tropas romanas se retiran definitivamente al Rin, se olvida llegar al límite del río Elba y se comienza a fortificar el Limes.

Arminio fracaso en su intento de gobernar a las tribus de Germania. No obstante 15 siglos después ya será usado por Lutero como símbolo de la oposición germana contra los dictados de Roma. Será, no obstante en la segunda mitad del siglo XIX cuando el reino de Prusia, que lideraba el proceso de reunificación alemana, enarbolando la bandera del nacionalismo alemán enaltezca la figura del caudillo germano como símbolo alemán opuesto a lo latino, en este caso en referencia a su rival Francia, hacia donde curiosamente apunta la espada de la gran estatua que en su honor se levantó en Teutoburgo.

Estatua de Arminio, Bosque de Teutoburgo.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Desmontando a los 'Bárbaros' de Netflix: una 'barbaridad' histórica tremendamente entretenida

LA INFANCIA DE AUGUSTO. EL NIÑO QUE CAMBIARÁ EL MUNDO.

OCTAVIO AUGUSTO. PROBLEMAS EN LA FAMILIA IMPERIAL

¿TRAIDORES O VÍCTIMAS DE AUGUSTO? HISTORIA DE AQUELLOS QUE SE INTERPUSIERON EN EL CAMINO DEL PRINCEPS

BIBLIOGRAFÍA

Goldsworthy, A.--En el nombre de Roma.—Booket

Bertolini, F.—Historia de Roma.—Edimat, 1992

Everitt, A.—Augusto, el primer Emperador.—Ariel, 2008

Tácito.—Anales.

Suetonio.—Vidas de los doce césares.