Búsqueda de artículos

lunes, 2 de agosto de 2021

CALÍGULA. EL EMPERADOR LOCO DE ROMA. BREVE RESEÑA.

 Hay numerosos personajes el los que separar mito y realidad es muy complicado, por ejemplo Rodrigo Díaz de Vivar o el Conde Don Julián o el personaje que ahora nos ocupa: Cayo Julio Cesar Germánico, conocido por todos como Calígula.

Nuestra visión sobre este emperador esta marcada por la locura, el desenfreno sexual, y la crueldad más absoluta. De hacernos llegar este retrato se encargaron dos historiadores pro-senatoriales que tenían una opinión tremendamente negativa de su gobierno: Suetonio y Dión Casio. Séneca, que estuvo condenado a muerte por Calígula tampoco tiene nada positivo que aportar sobre el personaje. Para colmo la parte de la obra que Tácito escribió sobre Calígula se ha perdido. Debemos conformarnos con los testimonios de Flavio Josefo, Filón de Alejandría que se entrevistó varias veces con él o con Plinio en Viejo -que era un adolescente cuando Calígula fue emperador- para tratar de separar el mito de la verdad histórica. 

Más recientemente todos tenemos en mente al Calígula creado en Yo Claudio por el novelista Robert Graves, que sirvió de base a la serie de la BBC del mismo título o al depravado e insaciable personaje de la película de Malcolm McDowell de 1979.


Con estas pocas cartas a su favor Stephen Dando Collins, autor de numerosas obras de divulgación histórica, y muy conocido en España por "Legiones de Roma. La historia definitiva de todas las legiones imperiales romanas", afronta el reto de descubrir cuanto de verdad hay en esa imagen. A lo largo de los capítulos de su ensayo va desgranando su vida, contándonos su más temprana niñez junto a sus enamorados y populares padres: Germánico y Agripina y sus numerosos hermanos. Una familia feliz sobre la que pronto se abatirá la desgracia. A lo largo de esa niñez irá viendo como su padre muere -posiblemente envenenado- su madre y hermanos mayores son desterrados primero y hechos desaparecer después, víctimas del poderoso prefecto del pretorio Sejano y del emperador Tiberio. Calígula se salva de esta masacre familiar, gracias a su temprana edad e inteligencia que le recomienda mostrarse totalmente indiferente a la desgracia de sus seres queridos. Mientras los años pasan junto a Tiberio de villa en villa, muchas de ellas en Capri. No faltará quien con maliciosos comentarios trate de provocar comprometedoras respuestas en el joven que siempre será lo suficientemente listo como para no caer en la trampa de decir lo que realmente siente o piensa.

Fotograma de la serie Yo Claudio, inspirada en la novela de Robert Graves

Es una obra llena de pequeños detalles interesantes, con la que se aprende mucho, por ejemplo que Calígula solo era uno de los muchos jóvenes de buena cuna que se "unieron" a Tiberio en sus últimos años. Vitelio o Marco Lépido o Enobarbo estaban en ese club de nobles jóvenes encargados de "distraer" sexualmente a Tiberio, entregados por sus padres a cambio de cargos, influencia y riqueza.

A pesar de tenerlo todo en contra, Calígula logra sobrevivir y ser nombrado nuevo emperador. Demostrará, en sus primeros meses de gobierno, generosidad hacia los condenados por su antecesor, equilibrio en sus medidas políticas y económicas, y respeto por el Senado. Tal vez el influjo del nuevo prefecto del pretorio, Macrón y el sentido común de su amigo, el influyente Herodes Agripa, tuvieran algo que ver. Parece ser que a pesar de este buen comienzo en el 37 d. C sufre una terrible enfermedad que casi le mata. Después de semanas de convalecencia logra sobrevivir, pero según varias fuentes el Calígula que emerge de la enfermedad ya no es el mismo, algo ha afectado a su equilibrio mental volviéndole voluble, caprichoso y cruel. La peor versión de nuestro protagonista comienza a forjar su leyenda a base de asesinatos, abusos sexuales y locura.

Dando-Collins se atreve incluso a tratar de descubrir cual era el trastorno mental que podía sufrir Calígula optando por descarte por el trastorno bipolar. Para el gran publico estamos ante un ensayo sencillo de leer, no demasiado largo con sus menos de 300 páginas que ayuda a conocer mejor una época y unos personajes que se merecen ser divulgadas y que evita las profundas discusiones académicas sobre pequeños detalles que solo a unos pocos pueden interesar. Al historiador, a pesar de sus continuas referencias a las fuentes y al descubrimiento de numerosos detalles le van a "chocar" algunos aspectos de la obra como  comparar a Germánico y Agripina con John y Jackie Kennedy o con Meghan Markle y el príncipe Harry. Sobre todo no se entiende el sentido que en esta obra puede tener el último artículo en el que se compara a Calígula y Trump. El simple hecho de que esta comparación se haya hecho en prensa y televisión con relativa frecuencia no justifica esas páginas en una obra que en otros aspectos trata de ser seria y rigurosa desde un punto de vista histórico.

Estamos en conjunto ante una obra interesante que nos ayuda a comprender mejor a este Emperador y nos ofrece una visión alternativa de Calígula. Trata de explicar el sentido de algunas de sus decisiones más criticadas y hace hincapié en los aspectos positivos de su gobierno como administrador y planificador de unas reformas, campañas militares y obras públicas que luego presentarán como propias sus sucesores: Claudio y el propio Nerón.

Os dejamos el enlace de compra, solo debéis pinchar sobre la imagen.



domingo, 25 de julio de 2021

TEUTOBURGO, AÑO 9 D.C. CRÓNICA DE UN DESASTRE

 LA BATALLA DE TEUTOBURGO(9 d.C). CRÓNICA DE UN DESASTRE.

La Batalla de Teutoburgo, no fue un simple revés militar. Fue un desastre desde varios puntos de vista. No solo supuso la desaparición casi completa de tres legiones romanas, fue la primera gran derrota a la que el jovencísimo Imperio romano, dirigido por Augusto debía enfrentarse.

Estado del campo de batalla cuando Germánico años después consiguió llegar a allí.

¿Qué fuerzas del bando romano y de los germanos se enfrentaron en los bosques de Teutoburgo? Por un lado lucharon tres legiones romanas (la XVII con su campamento en Novaesium, actual Neuss; la XVIII con sede en Castra Vetera (Xantem), la XIX en Colonia. A estas tres legiones hay que añadir seis cohortes auxiliares y tres alas de caballería. Se calcula en unos 15.000 efectivos, teniendo en cuenta que las legiones habían dejado a una parte de sus componentes como guarnición en sus cuarteles de invierno y en algunos fuertes diseminados por el territorio como guarniciones de control y vigilancia. A la cifra de combatientes, hay que sumar varios miles de civiles romanos: mercaderes, prostitutas, familias de los legionarios, taberneros, etc que inevitablemente acompañaban a las legiones en sus desplazamientos.

Las fuerzas romanas se enfrentaron a una confederación de pueblos germanos formada por unos 15 o 20.000 guerreros, fundamentalmente queruscos, bructeros y angrivarios aunque había presencia de otras tribus germanas. Iban mal armados con escudos de madera o mimbre, jabalinas, hachas y lanzas y solo en el caso de los nobles y de los guerreros profesionales de las bandas leales a los caudillos encontraremos cotas de maya, cascos de bronce y espadas.

Vistas las fuerzas que se van a encontrar mirar hacia atrás, a los antecedentes del conflicto. Los romanos, gracias a las campañas de hombres como Lucio Domicio Enobardo (3 d.C), Marco Vinicio y sobre todo el futuro emperador Tiberio(4 al 7 d.C) habían ido extendiendo su dominio desde la orilla oeste del Rin hacia las tierras occidentales de los germanos llegando a las orillas del Elba y del Weser. Las victorias se sucedían sobre los desorganizados y divididos germanos y ya solo el rey de los marcomanos Marbod al sureste de Germania parecía una seria amenaza. Fue Tiberio el encargado de someterle, sin embargo una gran rebelión en Iliria obligó a Augusto a retirarle de Germania para sofocar ese alzamiento. A pesar de Marbod y sus marcomanos, para los romanos y su emperador Augusto Germania era ya una tierra sometida. Tal vez por eso envió a un hombre como Publio Quintilio Varo, emparentado con la familia imperial, que hasta ese momento había tenido un brillante desempeño en el gobierno de África y de Siria, a la nueva provincia como legatus Augusti pro praetore para un periodo de unos 3 años( del 7 al 10). Tenía  la misión de integrar a la pacificada Germania en la administración imperial, suprimir las luchas entre tribus, el establecimiento de un sistema de justicia romana, el aumento de la actividad económica, la construcción de calzadas, etc. Sin embargo los germanos seguían muy apegados a sus tradiciones y se resistían a ser romanizados. Habían sido derrotados en repetidas ocasiones pero como veremos, no habían sido sometidos.

Situación en Germania del 7 al 9 d.C

Varo tenía más el perfil de un político o el de un funcionario que el de un militar. Puede que por eso Augusto decidiera mandarle como asesor de confianza en temas militares a Arminio. Era un joven príncipe querusco, hijo del noble Seguimer, que fue entregado a los romanos como rehén. Allí había recibido la misma educación que cualquier noble romano y obtenido la ciudadanía y el rango ecuestre entre otras cosas por su brillante desempeño como jefe de la caballería auxiliar romana en Iliria. Una vez en Germania, se ganó rápidamente la confianza de Varo, que en realidad le necesitaba para atraerse a otros nobles germanos y hacer frente con el apoyo de los queruscos a otras tribus más hostiles como los suevos, los sicambros, etc. A espaldas del gobernador romano conspiraba con los jefes de las principales tribus germanas. ¿Por qué Arminio traicionó a los romanos? Hay diversas teorías aunque la mayoría de los autores coinciden en que fue pura y simple ambición personal y que el papel de gobernante supremo de los germanos al que aspiraba era incompatible con una fuerte presencia romana al este del Rin.

Vamos con el desarrollo de la batalla, ¿Cómo fue posible que los germanos acabaran con casi tres legiones? Varo reunió el ejército en Castra Vetera, cruzó el Rin con rumbo hacia el río Lipe y después se aprestaron para penetrar en lo que ellos llamaban el barbaricum, es decir en territorio no dominado permanentemente por Roma. Antes se preocupó de ir dejando guarniciones en diferentes fuertes a lo largo de su ruta. Se pasó el verano administrando justicia y mediando en los diferentes conflictos de las tribus. A la llegada del otoño todo parecía en orden por lo que dio orden a sus legiones de que se preparasen para volver a sus cuarteles de invierno, en torno a la orilla del Rin.

Las legiones romanas avanzan por los bosques germanos( Serie Bárbaros)

La columna de las tres legiones con sus auxiliares y los miles de civiles que las seguían era enorme y su avance muy lento, 15 o 20 kilómetros diarios como máximo. Se puso en marcha el 7 de septiembre. Arminio informó a Varo de una falsa rebelión tribal en una zona cercana al camino de las legiones, que tan solo debían desviarse un par de días de su ruta. Le pidió permiso para adelantarse con su caballería auxiliar a reconocer el terreno, lo que aprovechó para ir acabando a traición con todos los fuertes y destacamentos que los romanos tenían.

El día 8 en medio de la marcha por terreno boscoso y pantanos la columna fue sorprendida por una fuerte tormenta que fraccionó aún más el paso de la columna. A su alrededor comenzaron a concentrarse miles de germanos. Los brúcteros fueron los primeros en atacar la vanguardia de la larga columna. A continuación fue el centro de la columna el que sufrió la carga de los germanos que  habían escogido cuidadosamente el escenario muy cerca del actual Kalkriese, atrapando a los legionarios entre una zona pantanosa y una fuerte pendiente fortificada. A costa de muchas bajas causadas por los proyectiles de los germanos, los legionarios pudieron por fin llegar a terreno abierto y formar, rechazaron a sus enemigos y construyeron un campamento donde los supervivientes pudieron refugiarse y pasar la noche.

Esquema de la batalla( Wikimedia commons) 

El día 9, nada más amanecer enviaron mensajeros en busca de Arminio y a reconocer el terreno. Varo aún no se creía que el querusco le había traicionado. Pero el día pasó y ninguno de los mensajeros volvió. Era hora de asumir la traición y pensar en cómo salir de aquel infierno. Para tener más posibilidades de escapar, decidieron deshacerse de los carromatos. Todo aquello que no fuera esencial para la marcha fue quemado en una enorme pira para que el enemigo no lo aprovechara. Por último se armó a los civiles, dándoles de esta manera una oportunidad de defenderse y de luchar por su vida y por último se tomó la más difícil de todas las decisiones, dejar atrás a los heridos.

Justo antes de la madrugada del 10 de septiembre se pusieron en marcha hacia el oeste de nuevo con el objetivo de alcanzar la frontera del Rin lo antes posible. Ante los ataques germanos la columna se fragmentó y desorganizó con rapidez. Los germanos, conocedores del terreno y armados a la ligera, se movían con agilidad en el frío y húmedo bosque. Ante la perspectiva de botín fácil el número de los atacantes no dejaba de aumentar (se unieron otras tribus reacias inicialmente a unirse a los planes de Arminio como los catos, caucos, marsos, usipetes, etc) las bajas fueron muchas esa jornada y los heridos abandonados en el campamento del día anterior fueron masacrados sin ninguna piedad. Cuando la diezmada columna pudo por fin llegar a un nuevo claro, formó y rechazó como el día anterior a los germanos, pudiendo construir un nuevo campamento en la actual colina de Felsenfeld (al este de Kalkriese).

Al amanecer del día 11 de septiembre los romanos supervivientes mandaron exploradores desde el campamento. Comprobaron que los germanos les habían bloqueado los caminos al norte y al sur más abiertos, obligándoles a continuar por el terreno boscoso, hacia el oeste, donde estaban en desventaja. Aprovechando una terrible tormenta salieron del campamento agrupados en dos grandes formaciones de unos 4.000 supervivientes cada uno. El primer grupo pronto se encontró con el camino defendido por numerosos germanos guerreros que les lanzaban proyectiles desde una empalizada. Mientras que el segundo grupo fue atacado por  la caballería querusca. Muchos mandos viéndose rodeados optaron por el suicidio, otros simplemente se dejaron matar. Uno de los grupos estaba liderado por un tal Lucio Egio y el segundo por otro oficial llamado Cejonio. El primero trató de negociar con los germanos pero murió tras ser traicionado por estos. El segundo murió defendiendo el campamento al que se había retirado de nuevo. Pequeños grupos trataron de escabullirse por el bosque donde fueron en su mayoría capturados y muertos. Solo algunos supervivientes llegaron a Castra Vetera, junto al Rin y comunicaron lo sucedido a los oficiales que allí quedaban.

Los romanos tratan de asaltar las posiciones de los germanos que protegidos les lanzan proyectiles

Hay debate sobre el número de víctimas romanas totales entre civiles y militares, Adrian Goldswothy deja la cifra entre 15.000 y 20.000. Los romanos hechos prisioneros fueron torturados, sacrificados en altares en el mismo bosque y dejados sobre el campo de batalla. El cuerpo de Varo que había sido enterrado por sus soldados fue sacado de su tumba, quemado y decapitado. Su cabeza fue enviada por orden de Arminio al rey Marbod, tal vez para intimidarlo. Este se la envió a Augusto para que tuviera un entierro digno de su cargo. Varo se convirtió en chivo expiatorio. No debemos olvidar que, a pesar de sus errores en Germania, en sus anteriores puestos de responsabilidad se había mostrado como un soldado y sobre todo como un político competente. Tal vez para Augusto era más fácil responsabilizarle, al fin y al cabo ya estaba muerto y no podía defenderse, que asumir que su política de expansión fronteriza a cualquier precio era errónea. Augusto prohibió todo tipo de festejos y temiendo que los germanos desbordasen el Rin y que incluso amenazaran Italia. Decretó la expulsión de los germanos de Roma y una movilización forzosa enviando a los nuevos reclutas a Tiberio que de nuevo fue puesto al frente de la situación en Germania. Nos cuenta Suetonio y Dion Casio que durante meses se negó a afeitarse y a cortarse el pelo y que a veces se golpeaba la cabeza contra las puertas gritando “Quintilio Varo, devuélveme mis legiones”

Roma perdió todos sus fuertes y puestos avanzados al este del Rin, ahora territorio hostil. Solo el fuerte de Aliso resistió. El oficial al mando Lucio Cedicio, alertado por algunos supervivientes de la masacre, al mando de dos cohortes y un par de unidades auxiliares plantó cara a los germanos durante semanas. Al comprender que desde la frontera no iba a recibir provisiones ni refuerzos evacuó el fuerte, llegando a salvo a la frontera gracias a la ayuda enviada por Lucio Nonio Asprenas, sobrino de Varo.

Estabilizada la frontera con los germanos, y tras asegurarse de que no iban a atravesar el Rin Tiberio se dedicó a lanzar expediciones de castigo contra las tribus germanas, que, divididas de nuevo fueron derrotadas repetidamente. Los romanos renunciaron a las tierras más al oeste del Rin pero no a la venganza.

Expediciones de Tiberio tras el desastre" Wikimedia commons)

A partir del año 14 es puesto al frente de las tropas el popular Tiberio Druso Cesar Germánico, que adoptó una política más agresiva. Arrasó todos los asentamientos que encontró a su paso y logró llegar al campo de batalla, que había sido dejado tal cual por los germanos. Nos cuenta Tácito que:

“Había huesos blanquecinos al aire libre, desparramados donde los hombres habían huido y amontonados donde habían resistido y luchado. Se veían fragmentos de lanzas, miembros de caballos, además de calaveras humanas atadas a los troncos de los árboles. Cerca de allí, en una arboleda se encontraron los extraños altares en los que los germanos habían masacrado a los oficiales romanos”

El general romano dio sepultura a los cadáveres de los legionarios caídos y retiró los despojos de aquellos cuyos cráneos habían sido clavados en los troncos de los árboles, o esparcidos por los altares donde habían sido sacrificados.

Germánico llega al campo de batalla y contempla los restos de los legionarios caidos.

Rescatará dos de las tres águilas pérdidas, un gran logro para el pisoteado orgullo romano. También capturó a Tusnelda, la esposa embarazada de Arminio, que será enviada a Italia. Su padre Seguestes, un noble querusco, había advertido a Varo de la traición de su yerno, pero este pensando que simplemente estaba resentido por el rapto de su hija Tusnelda, no quiso creerle. Arminio no conseguirá su sueño de unificar a las diferentes tribus germanas bajo su mando. Fue derrotado en dos batallas por las tropas de Germánico y sus últimos años los dedicó a huir de los romanos hasta que en el 21, traicionado por los suyos es asesinado. Su hermano Flavus, por el contrario siempre se mostrará fiel a Roma y a su condición de ciudadano romano. Acompañará a Germánico en sus campañas contra Arminio.

En el año 19, muerto Augusto y siendo ya emperador Tiberio se renuncia al control territorial directo de Germania por el enorme coste que le suponía al erario romano. Las tropas romanas se retiran definitivamente al Rin, se olvida llegar al límite del río Elba y se comienza a fortificar el Limes.

Arminio fracaso en su intento de gobernar a las tribus de Germania. No obstante 15 siglos después ya será usado por Lutero como símbolo de la oposición germana contra los dictados de Roma. Será, no obstante en la segunda mitad del siglo XIX cuando el reino de Prusia, que lideraba el proceso de reunificación alemana, enarbolando la bandera del nacionalismo alemán enaltezca la figura del caudillo germano como símbolo alemán opuesto a lo latino, en este caso en referencia a su rival Francia, hacia donde curiosamente apunta la espada de la gran estatua que en su honor se levantó en Teutoburgo.

Estatua de Arminio, Bosque de Teutoburgo.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Desmontando a los 'Bárbaros' de Netflix: una 'barbaridad' histórica tremendamente entretenida

LA INFANCIA DE AUGUSTO. EL NIÑO QUE CAMBIARÁ EL MUNDO.

OCTAVIO AUGUSTO. PROBLEMAS EN LA FAMILIA IMPERIAL

¿TRAIDORES O VÍCTIMAS DE AUGUSTO? HISTORIA DE AQUELLOS QUE SE INTERPUSIERON EN EL CAMINO DEL PRINCEPS

BIBLIOGRAFÍA

Goldsworthy, A.--En el nombre de Roma.—Booket

Bertolini, F.—Historia de Roma.—Edimat, 1992

Everitt, A.—Augusto, el primer Emperador.—Ariel, 2008

Tácito.—Anales.

Suetonio.—Vidas de los doce césares.


sábado, 3 de julio de 2021

VÁNDALOS Y OSTROGODOS. LA HISTORIA DE DOS RIVALES CONDENADOS A ENTENDERSE

 Escrito por Federico Romero

La relación entre vándalos y godos( ya fueran ostrogodos o visigodos) ha sido una historia de rivalidad jalonada por algunos acontecimientos de especial relieve que dejan claro que su vecindad siempre fue fuente de problemas para ambos pueblos. Por ejemplo cuando en torno al 415 los vándalos silingos, asentados en la Bética se aprovecharon de la desesperada situación de los visigodos para venderles trigo a precios astronómicos o en el 418 cuando un ejército de godos en época del rey Walia a las órdenes de Rávena acabó con la existencia de los alanos y de los vándalos silingos, en varias batallas, debiendo los supervivientes integrarse con los vándalos asdingos asentados entonces en la Galaecia, el enfrentamiento en Sicilia entre ostrogodos y vándalos por el control de la isla tras tomar Teodorico l control de Italia, la posterior ejecución de Amalafrida, la hermana de este y su séquito, en la corte vándala, en el 523, etc

Teodorico acaba con Odoacro en Rávena.

Como podemos apreciar en estos ejemplos, la relación entre estos pueblos nunca fue sencilla. El advenimiento en Italia, en el 489, de los ostrogodos de Teodorico alteró el equilibrio que el anterior rey de Italia, Odoacro, mantenía con los vándalos que, controlaban militarmente una parte de la estratégica Sicilia y recibían un tributo desde Italia a cambio de la continuación de los envíos de cereal africano y del cese de los ataques piráticos vándalos al sur de Italia. Teodorico cortó el tributo que se pagaba a los vándalos e intentó la conquista de la totalidad de la isla de Sicilia.

Los problemas se agravaron tras la derrota de Vouillé, en el 507. Allí los visigodos son derrotados por francos y burgundios, Alarico II, el rey godo, muere en combate y surge la disputa entre Gesaleico, hijo ilegítimo del fallecido, que es elegido nuevo rey en el campo de batalla y el legítimo pero aún niño Amalarico II, apoyado por su abuelo el poderoso rey ostrogodo de Italia, Teodorico el Amalo, que enviará una expedición a la Galia para frenar el desastre visigodo y hacerse cargo, como regente  y tutor de su nieto, del destino de los visigodos. Gesaleico, refugiado en Aquitania, buscará apoyos y los encontrará en el rey vándalo. Desde Cartago se veía con preocupación el aumento del poder y la influencia de los ostrogodos que acabaron haciéndose con el control militar de Sicilia, de gran importancia estratégica en la ruta hacia sus posesiones marítimas en Córcega y Cerdeña. Teodorico también canceló el pago del tributo anual que hasta ese momento la Italia de Odoacro había pagado al reino africano de los vándalos que finalmente debieron conformarse con el reconocimiento de su dominio en una pequeña zona en el extremo occidental de la isla, en torno a Lylibaeum(Marsala), aportada como dote por Amalafrida, hermana del rey ostrogodo Teodorico que, tras el pacto entre ambos pueblos, será la nueva esposa del rey vándalo Trasamundo.


La política exterior de Teodorico fue muy activa. Por un lado consiguió su reconocimiento y legitimación por el Imperio Romano de Oriente y la aceptación del Senado y el Pueblo de Roma en el 497. En el 500 celebró en la ciudad su tercer aniversario o tricenalia con desfiles, reparto de donativos, celebración de juegos al modo de los antiguos emperadores. Visitó junto al Papa la tumba del Apóstol Pedro. Su reino ya no era territorio gobernado por un bárbaro, ahora era parte del Imperio Romano. Además amplió su dominio a Dalmacia y el Iliríco aprovechando que Constantinopla estaba volcada en su enfrentamiento con los persas en el 504. Al año siguiente los romanos de Oriente trataron de recuperar estos territorios, pero fueron derrotados generándose una considerable tensión diplomática entre Roma y Constantinopla que envió una flota imperial de 100 dromones a saquear el sur de Italia, ante la pasividad de la flota de sus supuestos aliados vándalos que pretendían evitar enfrentarse a  la Constantinopla del emperador Anastasio. Por otro lado en el 506 los ostrogodos se enfrentaron a los francos por el control de Retia, que Teodorico reivindicaba en la órbita del reino de Italia.

Por otro lado el rey ostrogodo desarrolló una política matrimonial que le llevo a establecer firmes lazos dinásticos con las casas reales de los visigodos, burgundios, turingios y como no, vándalos. En este último caso, la alianza consistió en la boda de Amalafrida, hermana de Teodorico con Trasamundo, rey vándalo. La princesa gozaba de la confianza de Teodorico que respetaba mucho sus opiniones y llegó a Cartago acompañada de por un importante séquito de más de mil nobles y cinco mil guerreros. 

Amalafrida


La pasividad vándala ante el ataque de los bizantinos contra la Italia ostrogoda y el apoyo con recursos materiales al visigodo Gesaleico, destronado por Teodorico, que puso en su lugar a su nieto Amalarico, fue fuente de nuevos problemas y tensiones entre Roma y Cartago. Gesaleico gracias a la ayuda vándala pudo levantar un nuevo ejército y se enfrentó a las fuerzas ostrogodas en Barcelona donde fue derrotado y posteriormente capturado por las tropas ostrogodas que lo ejecutan. Teodorico estaba muy molesto y así se lo hace ver en sus cartas a su ahora cuñado, el rey vándalo Trasamundo, que además parece ignorar el consejo de su esposa Amalafrida, hermana de Teodorico.

Teodorico, tras la desaparición de Gesaleico y la derrota de francos y burgundios se ha hecho con el control de Provenza y la Narbonense que quedan incorporados a su reino como parte de la prefectura de la Galia con capital en Arles. Nombrará al patricio Liberio para dirigirla. También controlará el destino del reino visigodo, como tutor de su rey niño, su nieto Amalarico, esforzándose en estrechar lazos entre ambos pueblos. Su poder había alcanzado la cota más alta, ya solo podía considerarse amenazado por la alianza entre los francos de Clodoveo y los bizantinos del emperador Anastasio, interesados en frenar el empuje de los ostrogodos en Occidente. Hay pruebas de esta colaboración, por ejemplo el nombramiento como cónsul y posiblemente también como patricio de franco Clodoveo tras la victoria de Vouillé sobre los  visigodos en el 507, reconociéndole así la legitimidad de sus conquistas y como gobernante de los galorromanos. Sin embargo la muerte de Clodoveo en el 511, la división de su reino entre sus hijos y la firma de un acuerdo en el 510 con el Imperio Romano de Oriente que reconocía el dominio ostrogodo de Panonia asentaba más el poder de Teodorico que ahora aparecía como defensor de la Romanitas en Occidente.

Teodorico

Con Clodoveo fallecido, Gesaleico ejecutado, con la firma de acuerdos de paz entre ostrogodos y Constantinopla y entre ostrogodos y burgundios poco podía hacer el vándalo Trasamundo para oponerse a su cuñado Teodorico. Además el reino vándalo pasaba ciertas dificultades derivadas del acoso de los pueblos moros del sur de la Bizacena. Las relaciones entre ambos reinos entrarán en un periodo de estabilidad roto con el asesinato de Amalafrida y de su sequito, acusados de conspiración, por el nuevo rey vándalo Hilderico en el 523. Los ostrogodos siempre mantendrán cierta desconfianza hacia sus vecinos del sur manteniendo guarniciones y fortalezas en puntos estratégicos del litoral meridional italiano y en Sicilia. Consciente de su inferioridad naval, Teodorico también mandó construir unos 1000 dromones que aseguraran el abastecimiento de grano a Italia por mar y que pudieran hacer frente al poderío naval vándalo y a las ocasionales depredaciones marítimas ordenadas desde Constantinopla, ,como la que ordenó en el 508 Anastasio contra determinadas ciudades del sur de Italia.

Finalmente los ostrogodos no pondrán ningún impedimento, incluso colaborarán con Justiniano en la invasión romana del Norte de África que supondrá el fin del regnum Vandalorum et Alanorum. Una mala decisión que no tuvo en cuenta que los siguientes en ser invadidos por los romanos de Oriente serían ellos, aunque esa es ya otra historia.


ARTÍCULOS Y RESEÑAS RELACIONADAS

EL DIOS QUE HABITA LA ESPADA. UN SORPRENDENTE VIAJE A LA HISPANIA VISIGODA DEL SIGLO VI. BREVE RESEÑA

VISIGODOS, PROTAGONISTAS DE LA TARDOANTIGUEDAD HISPANA. BREVE RESEÑA A "VISIGODOS. LA VERDADERA HISTORIA DE LA PRIMERA ESPAÑA" DE JOSÉ JAVIER ESPARZA

SUEVOS, VÁNDALOS Y ALANOS EN LUCHA CONTRA ROMA. BREVE RESEÑA A BÁRBAROS EN HISPANIA DE DANIEL GÓMEZ ARAGONÉS.


BIBLIOGRAFIA

Álvarez Jiménez, D.--El reino pirata de los vándalos.-- Sevilla: Universidad, 2016

María Elvira Gil Egea.-- Un asunto de familia. Las relaciones entre los reinos ostrogodo y vándalo por el conflicto de la sucesión al trono de los vándalos. POLIS. Revista de ideas y formas políticas de la Antigüedad Clásica 15, 2003, pp. 63- 75.


jueves, 24 de junio de 2021

LA DESCENDENCIA DE MARCO AURELIO Y FAUSTINA MENOR. UNA CUESTIÓN PARA RESOLVER

 

Escrito por Marcos Uyá Esteban

Una verdadera epidemia: la mortalidad infantil.

Como bien sabemos, en la Antigüedad, y hasta no hace tanto tiempo, era costumbre traer muchos hijos al mundo, la natalidad era muy alta y la fecundidad femenina podría tener perfectamente un índice de más de diez hijos por mujer. Tal cantidad correspondía a varias causas: ausencia de anticonceptivos, masculinidad por parte del padre a la hora de procrear, creencia de que una abultada prole era sinónimo de una familia con posibilidades de ascenso social si alguno de sus hijos, preferentemente hombres, llegaba a la cúspide con algún cargo de alto rango y, quizás lo más importante, se garantizaba la supervivencia del linaje, puesto que uno de los grandes miedos de la época, y hasta principios del siglo XX, era la gran mortalidad infantil y juvenil. En efecto, aproximadamente la mitad de los nacidos no llegaba a la edad adulta y morían por todo tipo de causas: déficit alimentario, enfermedades contagiosas, mala higiene, epidemias, debilidad del sistema inmunitario, guerra o, en ocasiones, al ser puestos a trabajar desde edad infantil, por explotación laboral. Además, en el caso de las mujeres, si llegaban a tener hijos, muchas de ellas morían dando a luz. 

En el caso que nos ocupa, he creído necesario hacer este pequeño artículo para despejar las dudas sobre la supervivencia de la descendencia del emperador romano Marco Aurelio y su esposa Faustina la Menor, no solo en lo que respecta a cuánto tiempo vivieron, sino sí pudieron sobrevivir a sus progenitores. No es plato de buen gusto enterrar a tus propios hijos, pero en época romana no era nada extraño. Las fuentes, en algunos casos, nos dan la respuesta, pero en otros, se cierne la sombra de la duda. Intentaremos aclarar ese vacío.

Dos de los hijos que sobrevivieron a Marco Aurelio y Faustina: Cómodo y Lucila, aunque no fueron los únicos( Fotograma de Gladiator, 2000)
En un principio, y si seguimos a las fuentes, Marco Aurelio y Faustina la Menor, que se casaron en el 145 d. C., tuvieron la nada desdeñable cantidad de trece hijos, o catorce, como ahora veremos. Se ve que en aquellos tiempos no había, como ahora, demasiados problemas de infertilidad y no tuvieron que hacer acopio de extraños sacrificios a los dioses, en especial a Libera o Venus. Vamos a ver cada uno de los casos.

Primeros hijos.

La primera hija que tuvieron fue Annia Aurelia Galeria Faustina, nacida parece ser en noviembre del 147 d. C., si bien Birley pone fecha en el 151, pero que moriría con tan solo  catorce o dieciocho años en el 165. Se llegó a casar con Cneo Claudio Severo Arabiano, en el 163, posible cónsul suffectus en el 167 d. C. y cónsul ordinario en el 146 y 173 d. C., y tener un niño que se llamó Tiberio Claudio Próculo Severo, también cónsul ordinario en el 200 d. C. Autores como Frank McLynn creen que en realidad en el 147 nació una niña llamada Domicia Faustina, que moriría a los cuatro años y en el 151 la citada Galeria Faustina.

En el 149 d. C, el matrimonio tuvo dos hijos gemelos, con los nombres de Tito Aurelio Antonino y Tito Elio Aurelio, pero ambos apenas sobrevivieron al año y fueron enterrados en el Mausoleo de Adriano. Sabemos que Marco y su esposa quedaron muy afligidos por la situación ante tal terrible pérdida.

Dinastía Aelio-Antonina
No obstante, esta situación de tristeza duró poco ya que en el 150 nació Annia Aurelia Galeria Lucila, popularmente conocida como Lucila, que años más tarde se casaría con Lucio Vero, que fue coemperador junto a Marco Aurelio entre el 161 y 169 d. C. Es la primera que sí sobrevivió a sus padres, concretamente hasta el 182 d. C., en donde tras intentar conspirar contra su hermano Cómodo, sucesor de Marco Aurelio, fue desterrada a la isla de Capri y allí asesinada poco después.

Entre el año 150 y 154 d. C., el tema de los embarazos de la futura emperatriz es incierto. Se sucedieron varios partos y prematuras muertes, entre ellas la de Tito Elio Antonino en el 152, según también Birley, e incluso se rumorea la posibilidad de que Lucila no venía sola sino con un gemelo, que murió al nacer, de ahí que algunos autores señalen que tuvieron catorce hijos en vez de trece. Si sabemos que en las acuñaciones monetarias del año 156 d. C. sólo aparecen dos chicas, Annia Aurelia Galeria Faustina y la propia Lucila.

Lucila, interpretada por Sofía Loren en La caida del Imperio Romano, 1964

Annia Cornificia Faustina y Vibia Aurelia Sabina, las que más duraron con vida. 

Marco Aurelio y Faustina la Menor siguieron trayendo más hijos. Parece ser que entre los años 158 al 160 d. C., tres nuevos miembros llegaron a la familia. El primero fue un niño que falleció apenas pocos días después de nacer, y ni siquiera se sabe el nombre que recibió. Las dos siguientes fueron niñas que recibieron el nombre de Aurelia Fadila, en honor a una hermana de Faustina la Menor, fallecida años atrás, y Annia Cornificia Faustina, en memoria de la hermana de Marco Aurelio, que había muerto hacia el 152-155 d. C. La primera se casaría con Marco Peduceo Plaucio Quintilo, cónsul ordinario en el 177 d. C. y potencial sucesor tras la muerte de Cómodo en el 192 d. C., mientras que la segunda, consumaría el matrimonio con Marco Petronio Sura Mamertino, cónsul ordinario en el 182 d. C. Estas dos niñas llegaron a la etapa adulta, si bien en el caso de Fadila no se puede asegurar la fecha exacta de su muerte, situada en todo caso a finales del reinado de Cómodo, es decir, hacia el 190 o 192 d. C. Mejor información tenemos de Cornificia, que, según Dión Casio en su Historia Romana (LXXVIII,16,6), fue mandada ejecutar en el 212 d. C., con cincuenta y dos años, por el emperador Caracalla, aunque ella misma se abrió las venas para evitar semejante trance. Ambas fueron supervivientes también de sus padres.

El 31 de agosto del 161 d. C, pocos meses después de que Marco Aurelio fuese coronado emperador, nacieron dos hijos más: Tito Aurelio Fulvo Antonino, que moriría a los cuatro años y Lucio Aurelio Cómodo, el futuro sucesor de su padre, que moriría víctima de una conspiración el último día del año 192 d. C., estrangulado por un gladiador llamado Narciso. Es el cuarto que en la lista de supervivencia.

Al año siguiente, nació Marco Annio Vero, nombre puesto en honor al padre del emperador, y a pesar de que fue nombrado César junto a su hermano Cómodo en el 166, moriría en el 169 d. C., probablemente a causa de un tumor detectado detrás de una de sus orejas.

Y la última descendencia del matrimonio fue Vibia Aurelia Sabina, nacida en el 170. Su nombre probablemente se deba a Vibia Sabina, la esposa del emperador Adriano. Su muerte cronológicamente es incierta, pero hacia el 180, cuando muere Marco Aurelio, se comprometió con Lucio Antistio Burro, según Pierre Grimal, senador romano y cónsul ordinario en el 181 que conspiraría contra Cómodo en el 188 y, al ser descubierto, fue ejecutado. Barbara Levick cree que podría haber fallecido en el reinado de Caracalla. 

Por tanto, en contra de autores como Kyle Harper, quien solamente cree que Cómodo y Lucila fueron los únicos supervivientes, parece no discutirse que, en realidad, y como yo también creo y acabamos de ver, fueron un hijo y cuatro hijas, lo cual puede explicar, en el caso de Cómodo, la elección como emperador, puesto que, al ser el único varón superviviente, Marco Aurelio no tuvo más remedio que nombrarlo sucesor con el fin de evitar una guerra civil.

Alec Guinness como Marco Aurelio en "La caida del Imperio Romano", 1964( Fotos.org)

Como veis, la mortalidad infantil y juvenil estaban a la orden del día y afectaba a ricos y a pobres por igual. Marco Aurelio y su esposa, a pesar de que contaron con uno de los más célebres médicos de la época, Galeno de Pérgamo, tuvieron el triste destino de tener que despedirse antes de tiempo de algunos de sus hijos y ser éstos acogidos por Plutón, el dios del inframundo.

Si quieres ampliar sobre Marco Aurelio pincha sobre la imagen



ARTÍCULOS RELACIONADOS

LOS MÁRTIRES DEL EMPERADOR FILÓSOFO. LAS PERSECUCIONES DE LYON Y VIENNE

PESTE EN ROMA. LAS PLAGAS ANTONINA Y CIPRIANA. ¿EL PRINCIPIO DEL FIN?


Bibliografía: 

Birley, Anthony R.: Marcus Aurelius: a biography. London: Routledge, 1966.

Harper, K.: El fatal destino de Roma: Cambio climático y enfermedad en el fin de un imperio. Barcelona: Crítica, 2019.

Levick, Barbara M.: Faustina I and II: Imperial Women of the Golden Age. New York: Oxford University Press, 2014.

McLynn, F.: Marcus Aurelius: A Life. New York: Da Capo Press, 2009.

McLynn, F.: Marcus Aurelius: Warrior, Philosopher, Emperor. London: Bodley Head, 2009.

Uyá Esteban, M.: Marco Aurelio: el último emperador de la Edad Dorada. Zaragoza: HRM Ediciones, 2019.


martes, 22 de junio de 2021

EL FATAL DESTINO DE ROMA. CAMBIO CLIMÁTICO Y LAS EPIDEMIAS EN EL FIN DEL IMPERIO ROMANO. BREVE RESEÑA A LA OBRA DE KYLE HARPER.

 

Escrito por Federico Romero Díaz

¿Qué fue más dañino para el futuro del Imperio Romano? los más de 7 millones de muertos que provocó la peste antonina o los 20.000 legionarios que perecieron a manos de los godos en Andrinópolis en el 378? 

La situación higiénica en la Antigüedad no era demasiado buena: grandes ciudades como Roma, estaban infectadas de ratas y moscas. Había alcantarillas y desagües pero no las suficientes como para frenar las numerosas enfermedades de origen bacteriano, vírico o parasitario.

Sistema de alcantarillado en una calle romana

La gente casi no se lavaba las manos. Eran frecuentes las diarreas y enfermedades infecciosas y los alimentos con frecuencia estaban contaminados. En el campo, la invasión de espacios naturales favoreció el desarrollo de los mosquitos y la expansión de la malaria. La propia Roma era una ciudad malarica. Durante la expansión de Roma el clima fue benigno y solo hubo epidemias locales y no pandémicas que, solo empezaran en el gobierno de Marco Aurelio, que deberá hacer frente a la primera de ellas, la peste antonina. Aunque es obvio, es bueno remarcar que la globalización que supuso el asentamiento de las estructuras militares, comerciales, y de comunicación no hicieron mas que facilitar la expansión de diferentes enfermedades a través de la tupida red de calzadas que interconectaban las numerosas ciudades, densamente pobladas y caldo de cultivo perfecto para el desarrollo de bacterias y virus como el de la peste negra, la viruela, etc en un mundo que no sabía como luchar eficazmente contra ellas. 

Partiendo de la época de Marco Aurelio en la segunda mitad del siglo II d,C y combinando el conocimiento histórico y el método científico, el autor nos lleva hasta finales del siglo VI y principios del VII cuando el Imperio Romano de Oriente deberá hacer frente a la amenaza conjunta de una «pequeña edad glacial» y de la peste bubónica.

Fotograma de la película 'La caída del Imperio romano'.

Kyle Harper es profesor, vicepresidente y rector del departamento Classics and Letters de la Universidad de Oklahoma. Es autor de Slavery in the Late Roman World, AD 275 – 425 (2011), y de From Shame to Sin: The Christian Transformation of Sexual Morality in Late Antiquity (2013) y del "El fatal destino de Roma. Cambio climático y enfermedad en el fin de un imperio" aborda una cuestión muy específica tratando de identificar, en la medida de lo posible, cual fue exactamente el papel que el cambio climático y la sucesión de diferentes pandemias jugaron en el devenir histórico de Roma. No es por lo tanto una obra que trate de narrarnos la historia a nivel general del Imperio. Al contrario, Kyle Harper sigue el camino de otros ensayos de mérito como "El siglo maldito: clima, guerras y catástrofes en el siglo XVII" de Geoffrey Parker " La Pequeña Edad del Hielo" de Brian M.Fagán en los que se deja claro la importancia del clima y los desastres naturales en los procesos históricos y su relación con otras calamidades como las pandemias.

Kyle Harper

En cuanto al clima el autor establece tres periodos claramente diferenciados en la historia de Roma:

1-Óptimo Climático Romano( OCR)(200 a.C al 150 d.C) que fue un periodo cálido y húmedo. Bueno para el desarrollo de un imperio agrícola.

2-Periodo de Transición(150 al 450) en el que el clima se va enfriando y las precipitaciones se van haciendo más escasas.

3- Pequeña Edad de Hielo Tardía(450 al 700) en el que se manifiesta un enfriamiento generalizado con episodios de actividad volcánica en la década de 530 a 540)

El autor nos deja claro con numerosos datos como la evolución del clima cambió los cimientos agrícolas en los que se basaban las estructuras de la sociedad y el estado romano. También nos demuestra con datos científicos como cambio climático y pandemias se retroalimentaron en una especie de sinergia de efectos terribles en la Antigüedad.

En cuanto al aspecto meramente físico de la obra, he de resaltar que tiene casi 512 páginas con cubiertas de pasta dura ilustradas de una manera sobresaliente con el detalle de una corona romana a la que se le caen las hojas poco a poco, una clara metáfora de la decadencia que comienza, a mí me gusta mas llamarle transformación, en el inicio del gobierno de Marco Aurelio. Otros aspectos a remarcar es el mérito que esta obra tiene al cuidar al lector. Esta repleta de gráficos, ilustraciones, 26 mapas, etc que ayudan mucho en su lectura y comprensión al lector que además cuenta con una cronología climática, notas muy elaboradas al contenido, extensa bibliografía y un excelente índice analítico. Es importante cuidar al lector y la editorial Crítica lo ha tenido claro en esta obra.

Es un texto denso, muy cargado de datos y que hay que leer sin prisa, con atención. Tiene gráficos que son auténticos tesoros para el historiador. La obra, independientemente del tema principal, toca también muchísimos temas curiosos que enriquecen el texto y lo hacen más ameno. Por ejemplo, la historia de Galeno, o la de Arístides el famoso orador, o nos compara la población de la China de los Han con la del Imperio romano del siglo II. En definitiva se aprende mucho en sus páginas y es una lectura de lo más recomendable para entender mejor " el cambio de tendencia" que supuso el siglo III y la trayectoria posterior en el que, cambio climático y las pandemias tuvieron su peso, aunque no fueron, ni mucho menos, los únicos factores que influyeron en este complejo y prolongado proceso más de cambio que de decadencia.

Si aún no has leído la obra pincha aquí 


TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

TERREMOTOS MÁS IMPORTANTES DE LA ANTIGUEDAD. LOS SEISMOS EN POMPEYA DURANTE EL SIGLO I.

HAMBRE, PESTE Y GUERRA. LA CONSECUENCIAS DE LA PEQUEÑA EDAD DE HIELO DE LA ANTIGUEDAD TARDÍA

https://www.ivoox.com/en/020-8212-pandemias-pestes-o-plagas-la-audios-mp3_rf_57672723_1.html



martes, 8 de junio de 2021

PRIMERA GUERRA MUNDIAL PARA PRINCIPIANTES. TODO LO QUE DEBES CONOCER SOBRE LA "GRAN GUERRA"

Escrito por Federico Romero Díaz

Vamos a afrontar un auténtico reto, vamos a tratar de explicar de una forma sencilla y breve uno de los conflictos armados más terribles de nuestra historia. Hablamos de la Primera Guerra Mundial, o de la Gran Guerra que era como se la llamó antes de que hubiera una segunda.

La Primera Guerra Mundial fue uno de los más terribles conflictos de la historia. Se desarrolló por mar, tierra y aire y tuvo un coste enorme en vidas humanas. Las cifras varían en función de los historiadores aunque los cálculos más conservadores dan una cifra de unos 8 millones de militares fallecidos, a los que, no nos olvidemos, debemos sumar otros 7 millones de civiles. Duró de julio de 1914 a noviembre de 1918 y cambió la guerra en todos sus aspectos para siempre. Pero, ¿Cómo se llegó a este desastre?

Miembros de los Arditi( unidad del ejército italiano en 1918)
Bueno, hay que decir que, antes de 1914, el mundo vivía una situación que podemos denominar como “paz armada”, en la que las grandes potencias mundiales, inmersas en la Segunda Revolución Industrial, competían para desarrollar sus imperios coloniales y tener así un mayor acceso a los recursos naturales. El alto nivel de desarrollo económico y tecnológico que ya existía en esa época, fue utilizado por los gobiernos en mejorar su armamento y ejército. Durante este conflicto se introducirán los avances mortíferos como: el uso del gas mostaza; grandes cañones que permitían el bombardeo de una posición desde muchos kilómetros de distancia; se comienzan a usar los tanques contra las trincheras enemigas; se abandonan las cargas de la caballería (ya obsoleta) ante armas tan efectivas como las ametralladoras; se introduce la guerra submarina y el uso de los dirigibles y los aviones de combate, etc. La guerra ahora se libra en tierra, mar y aire.


El mundo, justo antes de este desastre, se encontraba dividido en dos grandes grupos de naciones, nada nuevo en el horizonte, por un lado estaba la Triple Alianza, que muchos denominan como “potencias centrales” formada por Alemania, el Imperio austro-húngaro e Italia(que pronto cambió de bando) y a la que luego se unieron otras potencias como el Imperio turco o Bulgaria. Por otro lado estaba la Triple Entente, que otros denominan “aliados” compuesta originalmente por Rusia, Francia y Reino Unido a la que se les unirán otros países como Japón, la mencionada Italia, o los EEUU. Afortunadamente España, dividida políticamente entre los dos bandos, optará por la neutralidad durante todo el conflicto. 

Sistema de alianzas de la Primera Guerra Mundial
¿Cuál fue la chispa que provocó la explosión? el asesinato, por parte de un nacionalista serbio-bosnio, del heredero al trono austriaco Francisco Fernando de Austria y su esposa, el 28 de junio de 1914 en Sarajevo. Austria-Hungría culpó a Serbia y un mes después le declaró la guerra. Serbia fue apoyada por su aliada, Rusia. Esto disparó todo el engranaje de alianzas y provocó que Europa entrara en guerra, extendiéndose desde allí al resto del mundo, en especial a Asia y África.

Asesinatos de Francisco Fernando y su esposa.
Los frentes serán numerosos. Habrá lucha en los Balcanes, en Grecia, en los Alpes, en el Atlántico y en el Pacífico, los turcos aguantaron bien en Galípoli, donde murieron 250.000 combatientes de cada bando, pero fracasaron en su intento de tomar el Canal de Suez. También llega la guerra al Cáucaso y al Sur de Irak donde se desarrolló la labor del famoso y cinematográfico Laurence de Arabia. De todas maneras los combates más duros se librarán en Europa, tanto en el frente oriental como en el occidental.

Lawrence de Arabia(segundo por la derecha) en la comitiva de Faisal I, Versalles.

Los alemanes planificaban conseguir una rápida victoria en el frente occidental. Al principio los franceses demostraron vivir militarmente en el siglo XIX. Por ejemplo usaban uniformes coloridos que convertían a sus soldados en blancos fáciles, no llevaban casco, cargaban a la bayoneta o con su caballería, etc. Parecía que los alemanes lo iban a conseguir. Ya estaban a pocos kilómetros de París cuando surgió el problema en el frente oriental, donde los austriacos se mostraron incapaces frente a los rusos. Hubo que destinar parte de las fuerzas germanas del frente occidental al frente oriental, lo que dio un respiro a franceses y británicos para recomponerse y resistir, ganado la primera batalla del Marne. Los frentes se estabilizan y el conflicto se convierte en una terrible guerra de trincheras en las que centenares de miles de soldados morirán en batallas como las de Verdún o la del Somme a cambio de unos pocos metros de terreno. Se calcula que ambas batallas sumaron más de  dos millones de muertos, las más sangrientas de la historia, al menos hasta ese momento.

Soldados alemanes al asalto en la Batalla de Verdún

A las bajas causadas en batalla hay que añadir las causadas por la vida en las trincheras que, en el frente occidental, se extendían desde el Mar del Norte hasta Suiza. La línea de trincheras estaba separada del enemigo por una tierra de nadie sembrada de cadáveres de ambos bandos, alambradas, cráteres causados por las bombas, etc . Detrás de la primera línea se situaba el emplazamiento de la artillería. Los soldados vivían sometidos a bombardeos y asaltos continuos por parte del enemigo y en unas condiciones de vida lamentable( trincheras inundadas, ratas e insectos conviviendo con las personas, cuerpos en descomposición mezclados en el barro, etc). Los militares caían víctimas de numerosas enfermedades, tanto físicas, como el famoso “pie de trinchera” como mentales “fatiga de combate”.

Soldados atendidos de "pie de trinchera"

La táctica de combate en ambos bandos era similar y consistía básicamente era lanzar una oleadas de asalto contra la línea de trincheras enemigas atravesando la mortal “tierra de nadie”. Los soldados debían evitar los disparos de las ametralladoras y la artillería de los defensores, atravesar las alambradas de espino para poder, por fin, entablar el cuerpo a cuerpo contra su enemigo. ¿El resultado? Decenas, a veces centenares de miles de víctimas en ataques suicidas y sin sentido.

¿Y en el mar?, pues la guerra cambió. Los alemanes conscientes de que eran inferiores a los británicos se volcaron en la guerra submarina, desarrollando sus U-Boots que se dedicaron a atacar con saña a cualquier barco, militar o no, que tratara de abastecer a Francia o a Reino Unido. Así mandaron al fondo del mar numerosos barcos, aunque su éxito, marcará el inicio de su fracaso al hundir en 1915 el buque de línea Lusitania, donde murieron1198 personas, 128 estadounidenses. La muerte de estas personas caldeó el ánimo del pueblo norteamericano  a favor de entrar en la guerra. Esto, unido a un telegrama, que se hizo público,  del Ministro de Asuntos Exteriores Alemán en él que se trataba de empujar a México la guerra contra Estados Unidos, hizo que EEUU entrara en la guerra en 1917 a favor de la Triple Entente.

Submarino U-Boot de la Primera uerra Mundial
Ese mismo año la revolución rusa da un respiro a las potencias centrales al decidir los dirigentes bolcheviques abandonar el conflicto. Esto les permitirá desplazar la mayor parte de sus tropas al frente occidental e intentar un último golpe, antes de que el enorme aporte norteamericano decante el conflicto definitivamente a favor de los aliados. Se acercan a 120 kilómetros de París pero la intervención norteamericana ya ha inclinado la balanza de la guerra definitivamente en contra de Austria y Alemania. Los italianos han vencido también en los Alpes a los austriacos. En Berlín se produce una revolución obrera y el Káiser abdica y huye a Holanda. Las potencias centrales ante la perspectiva de ver como sus ciudades y su territorio se convierten ahora en los nuevos frentes de batalla optan por la rendición, que será oficial el 11 de noviembre de 1918 a las 11:11.

Firma del Tratado de Versalles, 1919.
El tratado de Versalles(28 de junio de 1919) fue humillante para los derrotados, se establecieron unas fortísimas indemnizaciones que llevarán a la quiebra a Alemania, se imponen pérdidas territoriales a los vencidos por ejemplo: Alsacia y Lorena pasan a Francia, el corredor de Danzig dividirá el territorio alemán en dos y dará acceso a Polonia al Báltico, las posesiones alemanas en el Pacífico( Guinea-Nueva Papua) pasan a Australia, en África las posesiones alemanas pasan a manos británicas, grandes zonas de los Balcanes se independizan de los turcos que en Armenia masacraron a 1.5 millones de personas acusadas de colaborar con Rusia), reducción al mínimo de sus ejércitos, se disuelven los imperios austro-húngaro y el turco. El resentimiento que estas condiciones crean en Alemania y Austria pondrán las bases para una nueva gran masacre que años después conoceremos como la Segunda Guerra Mundial.

A esos 15 millones de muertos que citábamos al principio habrá que sumar otros 50 millones de víctimas de la pandemia mal llamada “gripe española” que se cebó en una población debilitada por las escaseces que los cuatro años de guerra habían producido, aunque esa, es ya otra triste historia.




miércoles, 2 de junio de 2021

EL ÚNICO Y VERDADERO AMOR DE CÉSAR. BREVE RESEÑA A SERVILIA, "LA MUJER QUE CAMBIÓ EL DESTINO DE ROMA"

Se han escrito ríos de tinta sobre la historia de Roma en el siglo I a.C. Es normal, ya que es un momento apasionante, de transformación y cambio, son las décadas en las que la vieja República oligárquica de los senadores da sus últimos coletazos antes de dejar paso al gobierno de una sola persona que se materializará en el Principado primero y en el Imperio después. Como todas las épocas apasionantes, este siglo esta plagado de "gigantes" de la historia romana que la hacen más interesante aún. Es el momento histórico de grandes hombres como Mario y su rival Sila, de Pompeyo, de Cayo Julio Cesar,  de Cicerón de Octavio, Marco Antonio, Sertorio, y otros jóvenes descendientes de las grandes familias senatoriales como Bruto, Catón, Casio o Escipión. Aunque no nos engañemos no solo había hombres, también es una época de grandes mujeres como Livia, Terencia, Cleopatra, Fulvia y por supuesto Servilia. De ellas y de su vida pública sabemos menos, y siempre a través de fuentes masculinas, pero conocemos lo suficiente como para adivinar las grandes mujeres que fueron. Va siendo hora de sacarlas a la luz, de ser capaces de ver el mundo con el velo de su mirada.

Imagen del personaje de Servilia en la serie Rome (HBO)

La novela de Mireia Gallego Verdejo nos va desgranando los acontecimientos desde la perspectiva de una domina de clase senatorial que, desde muy niña ve como los hombres más importantes de su vida van siendo devorados por Roma, esa madre ingrata que devora a algunos de sus mejores hijos. Su padre, su marido, su hijo y el amor de su vida irán siendo presa de los juegos de poder y prestigio de la Urbs. Para hacerlo utiliza la evocación del recuerdo y la forma epistolar. Servilia recuerda como ha sido su vida desde muy niña y se la va narrando en cartas a su gran amigo Tito Pomponio Ático, famoso editor  que se relacionó con las figuras más importantes de su tiempo.

Así descubrimos como Servilia padece, al igual que el resto de mujeres romanas, su limitado rol de hija, esposa y madre. De ella se esperará obediencia a los varones que dirigen su familia, primero a su padre y a sus tíos y después a los maridos que se eligen para ella. El primero matrimonio, cuando ella tenía apenas 14 años, lo hará con Marco Junio Bruto, con quien tiene a su hijo del mismo nombre y uno de los cesaricidas más conocidos. Tras la muerte de su primer esposo, sus hermanos la vuelven a casar con un hombre mucho mayor que ella, casi un anciano, Marco Junio Silano al que le dará tres hijas. Su vida parece destinada a ser como la de las demás mujeres, obediente hija y esposa y devota madre cuya única función es la de dar hijos, si puede ser varones, a sus esposos, servir como peones en las complicadas políticas de alianzas entre las familias senatoriales y encargarse de la administración de la casa. Sin embargo Servilia se rebela contra su destino, espoleada por un autentico amor a César y consigue la independencia de un marido que la tiranizaba y poder vivir su vida con mucha más libertad e independencia de lo que nunca habría pensado.

La novela tiene grandes virtudes: La primera es el estilo de la autora que no se queda en lo meramente narrativo. El lenguaje que utiliza sorprende por su calidad en una autora que presenta su primera novela, aunque los que la conocemos ya sabemos que lleva años escribiendo y divulgando historia romana en su excelente blog ateneaniké.com. La segunda es que la novela aporta la visión de una mujer independiente y culta, contradictoria a veces entre sus sentimientos y sus ideas políticas ya que se debate entre el amor al todo poderoso Cesar y las ideas republicanas de combatir a los tiranos que representa la familia de los Bruto, encabezada ahora por su hijo. Es una mujer rica y noble con criterio propio, protagonista de una época turbulenta y apasionante a la vez. En sus cartas a Ático vemos pasar ante sus ojos a todos esos grandes personajes artífices de la última fase de la República romana. La tercera, y que me ha gustado mucho, es que describe a Cayo Julio César, en lo que yo pienso que es su verdadera dimensión. Lo describe como a un hombre generoso, capaz de las mayores bondades pero a la vez dominado por una ambición tan desmedida que sacrifica a ella a quién haga falta, Servilia, su único y gran amor incluido. La cuarta es lo bien que están construidos los personajes, todos muy bien definidos y creibles desde el punto de vista psicológico. Me han encantado dos de las mujeres que aparecen en ellas: la mejor amiga de Servilia, su compañera de fatigas y penas, la descarada Terencia, esposa de Cicerón y en el otro extremo de la escala socialvVivia la fiel esclava de Servilia, aquella que le limpia las lágrimas tras los disgustos que César da a su ama o la que le cura los golpes de su último marido Silano. Dos grandes personajes de los que se podrían escribir sendas novelas.

Estamos en definitiva ante la sorprendente y más que prometedora "opera prima" de nuestra compañera en Divulgadores de la Historia, Mireia Gallego Verdejo, una gran narradora de historias a la que deseamos mucho ánimo para que pronto nos regale otra nueva historia que nos acerque un poco más a la Antigüedad, a esa Roma que nos define en tantos aspectos en nuestro presente. 

Si aún no os habéis hecho con un ejemplar podéis hacer clic aquí




lunes, 31 de mayo de 2021

LOS VIAJES DE CAYO JULIO CESAR.

Escrito por Federico Romero Díaz

Se han gastado ríos de tinta en escribir sobre la vida de Cayo Julio César que puede ser considerado el romano más famoso de toda la historia. No es nuestra intención aquí la de repetir mil veces lo ya escrito sobre la trayectoria política que le llevó a las más altas cotas de poder ni sobre sus hazañas militares. Vamos a centrarnos en un aspecto de su vida que extrañamente apenas ha sido tratado, al menos a nivel divulgativo. Hablaremos de los numerosos viajes que, a lo largo de su vida, realizó este gigante de la historia romana. Así conoceremos aunque sea de pasada como era ese mundo clásico contemporáneo al conquistador de la Galia.

Rex Harrison interpretando a Julio César, en Cleopatra.

No tenemos constancia de que durante su infancia y adolescencia el joven César realizara viajes significativos. Sabemos que nació en el seno de la familia senatorial de los Julios, muy ilustre y antigua, aunque andaban algo escasos de dinero. Su padre que también se llamaba Cayo Julio César se casó con la influyente Aurelia Cotta que se quedó viuda cuando su joven hijo tenía tan solo 16 años. En una Roma dividida por la política, su familia estaba vinculada a la facción de los populares ya que Julio César era sobrino del poderoso Mario y emparentó políticamente con Cinna, lugarteniente de este, al casarse el joven Julio con, Cornelia Cinna. El matrimonio fue feliz, César fue nombrado flamen dialis, un cargo sacerdotal muy importante en Roma y tuvieron a su hija Julia. Tras la derrota de Cinna por las tropas de Sila, nos cuenta Suetonio lo siguiente:

" César se resistió tenazmente contra Sila, que entonces era dictador y quería obligarle a divorciarse de su mujer, y no pudiendo conseguir su intento le privó de su sacerdocio, de los bienes de algunas herencias de su familia y le consideró consagrado al partido del pueblo"

Es decir, le incluyó en la lista de proscritos obligándole a huir a la región de la Sabina, al norte de Roma para salvar su vida. En este primer viaje nuestro joven protagonista luchará por sobrevivir. Evitaba dormir más de dos noches seguidas en el mismo lugar, vistiéndose y comportándose como un granjero. Trataba pasar desapercibido a los caza-recompensas que se dedicaban a capturar y ejecutar a los proscritos por Sila y su ambicioso liberto Crisógono, que hizo una auténtica fortuna con las confiscaciones de las propiedades de los proscritos. Al parecer en su huida acabó contrayendo una enfermedad y fue capturado, consiguiendo escapar, antes de ser conducido a Roma, gracias al soborno a sus captores. La situación, después de casi un año de huida era insostenible, los familiares maternos de Julio César presionaron con sus peticiones a Sila para que perdonara al joven rebelde, que a regañadientes fue admitido de nuevo en Roma, pudiendo así dar por finalizado ese viaje, más bien huida a través de la Sabina de casi un año.

Ubicación de la Sabina dentro de Italia

Poco le durará la tranquilidad a César, Sila veía en él a la encarnación de su rival Mario. Suetonio nos cuenta que llegó a decir de él:

" enemigo más fatal del partido que conmigo defendeis..."

Sila no le quería en Roma así que le envió como tribuno a las ordenes de Minucio Termo a la isla de Lesbos. Allí la ciudad de Mitilene se resistía a la conquista romana. Para llegar hasta el Helesponto, que es la zona que separa Asia de Europa, César viajó hasta el puerto italiano de Brundisium y desde allí a atravesó el Adriático. Aprovechó para conocer mundo, cosa que hasta ahora, por las restricciones de su cargo sacerdotal, no había podido hacer. Posiblemente atravesaría las Termópilas, donde los 300 espartanos del rey Leónidas  auxiliados por un par de miles de otros griegos de diferentes ciudades bloquearon el paso durante tres días a las decenas de miles de guerreros persas. Posiblemente disfrutaría de otros lugares de Grecia desde cuya costa tomó otro barco que le trasladaría a la isla de Lesbos, donde se encontraba la ciudad rebelde. Se le encargó reclutar una flota en el vecino reino de Bitinia gobernado por el viejo rey Nicomedes, para bloquear el puerto de la ciudad. Cumplió su misión con éxito y llegó a tiempo para participar en el asalto final a sus murallas consiguiendo en esa acción la preciada corona cívica.

Vista satélite de Lesbos. Mitilene aparece marcada en la costa oriental

Volvería a Roma a principios del 79, aunque allí permaneció muy poco tiempo porque en marzo del 78 le podemos encontrar en Atenas donde se relacionará con intelectuales romanos como el famoso editor Tito Pomponio Ático o el gran Cicerón, disfrutando de la vida intelectual de la ciudad. Iba de camino a Cilicia para ponerse a las órdenes de Publio Servilio Vatia que había recibido el encargo de acabar con la piratería de esa región famosa por su gran actividad pirática sobre el comercio en el Mediterráneo Oriental. Cilicia, en la actual Turquía es una zona de gran belleza natural, con una costa accidentada llena de escondites, perfecta para esconderse de la flota romana. César recibió de Vatia de nuevo el encargo de reunir una poderosa flota para Roma con la que poder acabar con estos depredadores de los mares de la Antigüedad. Para reunirla viajó a Rodas, Creta y Chipre islas muy afectadas por sus ataques que con mucho gusto aportaron sus barcos en esta tarea. César llegó a reunir unos 150 barcos para Vatia aunque poco más pudo hacer ya que debía volver a Roma, su esposa Cornelia Cinna, había fallecido al igual que Sila, estamos ya en el 78 a. C

César permanecerá en Roma tres años que dedicará a su carrera política y al brillante ejercicio de la abogacía. En el 75 a. C decidirá de nuevo viajar a Rodas con el objetivo de mejorar su formación con el erudito Apolonio Molón. Atravesó el mar Jónico y llegó a Mileto tomó un nuevo barco para llegar a la ya cercana isla de Rodas, pero en el camino fueron abordados por piratas que a la espera de un rescate se lo llevaron a una isla del Mar Egeo, más al norte donde permanecerá casi un mes y medio a la espera de su rescate. Nos cuentan las fuentes que tras ser liberado y llegar a Rodas armó una flota y volvió a la isla donde había estado cautivo. Saqueó a fondo los tesoros que los piratas habían acumulado allí durante años, y ejecutó o vendió como esclavos a sus antiguos captores. Tras acabar con esta tarea pudo por fin asistir a las clases de Apolonio Molón.

César advierte a los piratas de su venganza, aunque ellos no se lo toman muy en serio

CÉSAR EN HISPANIA

En el 73 ya está de vuelta en la Urbs, donde continua con su carrera política durante tres años más. En el 70 es destinado a Hispania ulterior para servir como cuestor(encargándose de las finanzas de la provincia, de las relaciones con los gobernantes locales, de la seguridad del comercio, y de administrar justicia) En el desarrollo de esta labor conocerá las ciudades más importantes de la zona como Híspalis,  Córduba o Gades importante enclave comercial enclavado entre el Mare Nostrum y el Mar infinito. Allí visitará el Templo de Hércules, que se piensa que estaba en la isla de Sancti Petri, donde ante una estatua de Alejandro se lamentará de, que a pesar de sus 37 años, no haber conseguido apenas nada cuando el gran macedonio a sus 33 años ya había conquistado el mundo.

Cesar ante la estatua de Alejandro. Pintura de Federico Godoy(1869-1939)

Tras un año en Hispania regresa a Roma para casarse con Pompeya Sila, paradójicamente era la nieta de su gran rival. Hasta el 61 a. C no regresará César a Hispania. Esta vez lo hará como gobernador. Permanecerá en nuestra tierra durante dos años en los que prohibirá los sacrificios humanos que aún se realizaban en determinadas  zonas de la Hispania romana como la región al norte de Híspalis(Sevilla) y al sur de Cartago Nova (Cartagena), reorganizó las milicias de las ciudades, creó escuelas gratuitas, mejoró carreteras, el abastecimiento de agua, etc. Aunque lo que aquí nos interesa son sus movimientos por Hispania. Con el pretexto de una incursión de los lusitanos contra la Bética organizó una campaña contra ellos cuyo objetivo era además de someter Lusitania llegar hasta los ricos yacimientos de metales del noroeste peninsular. Para ello reclutó una legión que sumada a las dos que ya tenía, le dieron la fuerza necesaria para lanzarse a la conquista. Embarcó a una de ellas y la dirigió al norte, mientras que con las otras dos se dispuso a atravesar la Lusitania. Obligó a sus enemigos a abandonar la Sierra de la Estela(actual Portugal) incursionó en la cuenca del Duero contra los Vetones y en el limite de los lusitanos y los galaicos se enfrentó a un ejército formado por ambos pueblos a los que venció sin demasiada dificultad. Volvió a su provincia victorioso con un enorme botín compuesto por esclavos, ganado, cereales y muchos metales, sobre todo estaño y más de 300 talentos de oro, teniendo en cuenta que un talento romano eran 32 kilos estamos hablando de más de 9600 kilos de oro. Volverá apresuradamente a Roma y aprovechando la popularidad y riqueza adquirida seguirá con su brillante carrera política siendo elegido cónsul .

Lusitanos se lanzan contra un ejército romano

CÉSAR EN LA GALIA, BRITANIA Y GERMANIA

César es nombrado en el 58 a. C gobernador de la Galia Cisalpina y del Iliricum iniciando una campaña que acabará por someter esa extensa región que se corresponde con las actuales Francia y Bélgica fijando el territorio controlado efectivamente por los romanos en la frontera del río Rin. César justificará esta campaña como una acción defensiva, aunque la mayoría de los historiadores coinciden en afirmar que el principal motivo de su campaña fue el de potenciar su carrera política y la obtención de un inmenso botín con el que pagar sus cuantiosas deudas. Esta campaña nos aparece descrita al detalle por el propio César en su obra Comentarios a la guerra de las Galias, considerada como una obra maestra de propaganda política orientada a influir en lectores romanos. La guerra supuso un enorme coste en vidas humanas. Plutarco nos cuenta que se conquistaron unas 800 poblaciones, 300 tribus fueron sometidas, un millón de galos fueron esclavizados y otros tres millones muertos. Una cifra inmensa si tenemos en cuenta que los cálculos más optimistas cifran en 15 millones la población de las Galias antes de la guerra. Las tropas empleadas en esta conquista fieles a su general victorioso serán empleadas en su marcha contra Roma para hacerse con un poder casi total sobre la ya agonizante República romana.

Mapa de la conquista de la Galia.

Durante el desarrollo de estas campañas en la Galia invadirá Britania en dos ocasiones, alegando que los britanos habían apoyado a los belgas en su lucha contra Roma. Sus acciones se limitarán al sur de la  isla de Gran Bretaña, en el 55 y el 54 a.C. En la primera ocasión desembarca con sus tropas en la actual Kent y parece más una misión de reconocimiento que servirá para que al año siguiente repita su incursión y reponga en el trono de la tribu de los trinovantes a su aliado Mandubracio imponiendo los primeros tributos romanos a algunas de las tribus britanas. César escribió acerca de los elementos geográficos, meteorológicos y etnográficos de la isla aunque no sabemos a ciencia cierta si son muy fiables o más bien estaban basados en rumores y fuentes indirectas más que en un conocimiento directo de una isla en la que no penetró lo suficiente para hacerse una idea global de como era. Su estancia se limitó al oeste de Kent y el Valle del Támesis). Tendremos que esperar a Claudio en el 43 para que, casi 100 años después de la visita de César, Britania se una de una manera efectiva al Imperio romano.

Campaña de César en Britania en le 54 a.C

CÉSAR EN GERMANIA

Estaba César preparando su segundo viaje a Britania, entre el 56 y el 55 cuando recibió noticias inquietantes del Norte. Dos tribus germanas los usípetes y los tencteros, empujados por el avance de los suevos habían cruzado el gran río Rin primero y el Mosa después y habían atacado a tribus galas aliadas de los romanos instalándose en sus tierras y aldeas. A los romanos no les quedaba más remedio que acudir a esa zona a poner orden. Los germanos trataron de establecer una negociación para ganar tiempo con César pero este, enojado por algunas escaramuzas que durante las conversaciones se produjeron, no atendió a sus ruegos apresó a los embajadores y derrotó a los germanos con relativa facilidad. Muchos fueron hechos cautivos y el resto se dispersó volviendo a Germania. Tampoco allí estarían a salvo, César quería ser el primer general romano en pasar a Germania con un ejército. Para hacerlo posible construyó un puente de madera de más de 500 metros de longitud para que sus legiones atravesaran el río y enfrentarse así con garantías a la causa del problema: los suevos.
Maqueta del puente en construcción sobre el Rin

Estos temerosos de la fama del romano no se le enfrentaron directamente retirándose hacia el interior de la región. César después de 18 días sin haber obtenido botín ni victoria decidió retirarse a su orilla del río desmontando en puente para evitar que los germanos entraran con facilidad a la Galia.

NUEVOS VIAJES POR HISPANIA Y GRECIA

Tras su victoria sobre el jefe galo Veringetorix y el nombramiento de Pompeyo como cónsul único, en el 50 a.C César recibe la orden de Roma de licenciar sus legiones y presentarse en Roma, cosa que equivalía a firmar su propia sentencia de muerte, así que decide hacer caso de la primera, ir a Roma, pero ignorando la segunda la de licenciar sus tropas que, fieles a su general, le acompañan Italia. Sus rivales sorprendidos, se retiran de la capital y le dejan el control de Italia retirándose hacia Grecia  para reunir un gran ejército con él que, bajo el liderato de Pompeyo, tener garantías de poder derrotar allí al conquistador de la Galia. En el 49 a.C César en vez de perseguir a sus rivales en Grecia acudió primero a Hispania a enfrentarse a las legiones pompeyanas. Viajó por mar a Marsella y desde allí por tierra a Hispania donde derrotó a las legiones enemigas en la Batalla de Ilerda primero y en Gades después. Es decir César atravesó en menos de un año Hispania y derrotó a las 7 legiones pompeyanas que se le oponían en la península ibérica.



En el 48 a.C ya estaba en Roma preparándose para dar el salto a Grecia y acabar con Pompeyo. Tras una primera derrota cesariana en Dirraquio, ambos ejércitos se enfrentarán en ese mismo año en Farsalia. La victoria de César es total y Pompeyo huye hacia Egipto donde será asesinado por el joven faraón Tolomeo. Atraviesa el Helesponto y bordeando la actual costa turca desembarca en Alejandría. Ya está en Egipto, una tierra que era muy exótica para los romanos y donde tras derrotar en la batalla del Nilo a las fuerzas del Faraón pone en el trono a la que será su amante, la joven Cleopatra. Poco le dura la tranquilidad, porque en el verano del 47 le encontramos en Asia Menor en Zela derrotando al rey Farnaces II, hijo de uno de los grandes enemigos de Roma, el rey Mitrídates del Ponto. Desde allí envía una carta al Senado resumiendo su campaña de cinco días con el famoso "Veni, vidi vinci". El Ponto dejó para siempre de ser una amenaza para Roma.

Tras volver a Roma y poner orden en la capital marcha al Norte de África desembarcando en la ciudad de Hadrumetum( actual Susa, en Túnez) a derrotar a las fuerzas senatoriales que al mando de Catón y Metelo Escipión y Tito Labieno se le oponían. Tras las batallas de Ruspina y Tapso se hizo con el control de toda el África romana huyendo algunos de los optimates como Labieno o los hijos de Pompeyo a Hispania para plantar cara de nuevo a César.


Escipión y Catón contemplan la derrota en Tapso (Serie Rome, HBO)

Durante el 46 y el 45 a.C. César viajará de nuevo a Hispania, la última zona en manos de sus enemigos que aún se le resistía, en especial en la Bética. Allí, en Munda, en la zona de Córduba tendrá lugar una durísima batalla que finalmente se saldó con la victoria de César. Los hijos de Pompeyo, a excepción de Sexto, Varo y Labieno morirán en la sangrienta batalla. Córdoba será arrasada por las furiosas tropas de César, incapaz de controlarlas y Carteya, Híspalis y Gades fueron sometidas por la fuerza.

Estamos en el año 45 a. C y César vuelve a Roma como vencedor celebrando nada más y nada menos que cuatro triunfos consecutivos. César, nombrado dictador por diez años, se ha convertido en el dueño absoluto de la república romana, emprende numerosas reformas internas destinadas a reparar los daños de tres años de guerra civil y a planear sus próximos viajes que, en su caso es lo mismo que decir campañas. Los objetivos eran ahora el reino de los dacios que se corresponde con la actual Rumanía y el Imperio Persa. Su asesinato en los idus de marzo en el año 44 impedirán al romano más famoso de todos los tiempos continuar con unas campañas que le llevaron por el mundo mediterráneo, aunque su recuerdo permanecerá a través de los siglos en nuestro presente.

ARTÍCULOS RELACIONADOS