Búsqueda de artículos

miércoles, 16 de noviembre de 2016

BOECIO, EL ULTIMO DESTELLO DEL SOL ROMANO.( Comentario sobre la novela “Rávena fue la tumba de Roma”).

BOECIO, EL ULTIMO DESTELLO DEL SOL ROMANO.( Comentario sobre la novela “Rávena fue la tumba de Roma”).

Texto de Federico Romero Díaz

He finalizado hace unos días la novela de Laszlo Passuth, “ Rávena fue la tumba de Roma”.



 Creo adivinar que el plan original del autor es hablarnos de la trayectoria del rey ostrogodo Teodorico que, desde las frías orillas del Danubio inició una carrera política y militar que le convirtió en una de las principales figuras en la corte de Constantinopla. Después, cuando su fuerza militar se convierte en una amenaza para el Imperio Romano de Oriente, es enviado como representante imperial, al frente de sus lanzas godas a Italia a derrocar al ya viejo Odoacro que, tras una serie de enfrentamientos muere a manos del propio Teodorico.
La novela es amena y refleja muy bien el funcionamiento de la corte de Constantinopla y un poco peor como eran las condiciones de vida del pueblo en la Roma postimperial. Describe perfectamente como a lo largo de casi veinticinco años se producen mejoras económicas concretas, no solo en Roma, que ve como sus infraestructuras urbanas se reconstruyen, sino en toda Italia que, tras una larga paz vuelve a vivir tranquila, en la relativa armonía entre los arrianos ostrogodos y los católicos itálicos. Es una novela, por su temática, similar a Halcón de Gary Jennings, aunque menos fantástica.



A pesar de lo dicho, el verdadero mérito de la novela está en descubrirnos con detalle y cariño a personajes como Anicio Manlio Torcuato Severino Boecio(conocido simplemente por Boecio) y a su mujer Rusticiana; al viejo Símaco; a Magnus Aurelius Cassiodorus Senator( conocido por nosotros como Cassiodoro); al influyente senador Albino, al ambicioso Cipriano “referendarius” que delata a los senadores), al Papa Juán obligado a viajar como embajador de Teodorico a Constantinopla, etc. No es mucho lo escrito sobre estos personajes en otras novelas y es de agradecer a Laszlo Passuth la atención que les presta. En especial a Casiodoro y sobre todo al gran Boecio. Fue un gran filósofo y científico romano que , además de llevar a una época ya obscura las luces de la ciencia antigua, desempeñó el cargo de magíster officiorum( especie de primer ministro de Teodorico el Grande) con brillantez durante muchos años. Acusado por el partido filogótico de conspirar a favor de Bizancio será encarcelado y ejecutado en Pavía, , por el propio Teodorico hacia el 524-525 D.C





En definitiva se trata de una amena novela que cuenta con una amplia galería de personajes muy bien descritos y en algunos casos olvidados no solo desde el punto de vista literario, sino incluso desde el histórico.

No hay comentarios:

Publicar un comentario