Búsqueda de artículos

viernes, 7 de agosto de 2020

PERVIVENCIAS PAGANAS EN LA TARDOANTIGUEDAD. EL SACRIFICIO HUMANO DE PÉRGAMO (617)

En muchas ocasiones los libros de texto nos presentan la historia como una sucesión de periodos diferentes que se van alternando a lo largo del tiempo. Se equivocan. Un ejemplo evidente: tras la caída del Imperio Romano de Occidente los habitantes de Italia no se acostaron una noche siendo ciudadanos romanos para despertarse al día siguiente siendo "bárbaros".


Los cambios reales, sobre todo en los aspectos culturales,  sociales y religiosos se suceden despacio y muy gradualmente. El sentimiento de ser "romano" pervivió durante siglos no solo en el imaginario de los habitantes de ese Imperio que ya no existía en Occidente, sino también en los textos legales de esas zonas que diferenciaban claramente entre romanos , godos, francos, etc. La religión no fue una excepción y a pesar de los esfuerzos de la Iglesia por ir asimilando o borrando las huellas de la antigua religión romana esta permanecerá por siglos bien arraigada en las costumbres y en el corazón de la mayoría, en especial en el campo y en algunas regiones tanto en Oriente como en Occidente. Los materiales de los antiguos templos son ahora utilizados en los nuevos edificios cristianos y en reparar acueductos, calzadas, puentes, etc. Las rentas que antes les nutrían son ahora desviadas a otros usos como el pago de soldadas. No obstante muchos antiguos templos se salvarán, especialmente en Occidente, al ser reconvertidos en iglesias cristianas.

El senador Símaco ya denunciaba que la aristocracia y el funcionariado se adaptaron y aceptaron pronto el cristianismo, al suponer su nueva condición religiosa mayores posibilidades de promoción. No obstante, gran parte del pueblo y parte de esa aristocracia siguió aferrándose a las antiguas prácticas a pesar de los duros castigos que, según va pasando el tiempo, les imponen desde el poder. En el siglo V las leyes hacen alusión a reuniones de paganos en las propiedades imperiales (395), a la realización de sacrificios (423) y de connivencias por parte de las autoridades que hacen la "vista gorda" y se abstienen de su misión de reprimir y controlar las ceremonias paganas. Estas leyes respondían a  la pervivencia de las viejas tradiciones, que se mantenían más claramente en el mundo rural, pero también en el urbano Irán mezclándose con las cristianas que, poco a poco, las irán asimilando aunque en algunos casos la Iglesia recurrirá a su prohibición. Hay que señalar que las leyes que persiguen estas prácticas paganas son mucho más numerosas en el próspero Oriente que en Occidente, sumido ya en las guerras contra los bárbaros, en la descomposición de sus provincias, en una aguda crisis económica, etc.

Con respecto a las celebraciones lúdicas de carácter pagano, el poder siempre se tratará de evitar revueltas.

El magistrado presidente de la pompa circense cabalga en un carro llevado por dos caballos. Detrás de él están los nobles jóvenes que lideran la parada en caballos (opus sectile del siglo IV de la Basílica de Júnio Basso). Wikimedia commons.
Poco a poco se van suprimiendo o asfixiando por falta de presupuesto y ya en la primera mitad del siglo V podemos decir que se ha conseguido reducirlas a una mínima expresión, exceptuando las carreras de carros que perduraran en el tiempo en Oriente. en el 396 se priva a los sacerdotes paganos de todos los privilegios y exenciones que habían acumulado durante años y se les carga también con obligaciones fiscales para organizar entretenimientos en sus ciudades. En Roma o en Cartago se estableció la pena de muerte para aquellos que no abandonaran la ciudad. Un recurso muy utilizado es el de no reconocer como festivos las fechas señaladas para las celebraciones paganas y prohibir representaciones teatrales los domingos, en Navidad o Pascua.Otra herramienta muy útil en este proceso fue la persecución por parte de las autoridades de los colectivos que se ganaban la vida trabajando en estas actividad. A finales del siglo IV se impide a actores, venatores, aurigas  y a cualquier otro que trabajara en este tipo de actividades ocupar un lugar de honor en ceremonias públicas. También se establecían normas sobre su aspecto y atuendos; a los gladiadores se les impide trabajar como escoltas; se les prohíbe trabar amistad con miembros del gremio de panaderos; se les obliga a organizar a su costa, ya en pleno siglo V, diversiones y entretenimientos en sus municipios; los adivinos y portaestandartes deben pagar impuestos especiales, etc,convirtiéndolos en grupos marginales de la sociedad. Para la Iglesia era inconcebible que existieran personas que convirtieran la risa y el ocio en su modo de vida. Representaban un mal ejemplo demasiado llamativo para artesanos, obreros y curiales, atados ya por nacimiento, a una condición social sujeta a duras obligaciones económicas.

Vamos ahora a enumerar algunas de las manifestaciones más notables de esa pervivencia de la religión romana a lo largo de los siglos posteriores a la instauración del cristianismo como religión oficial.

Representación de las Lupercalia. Wikimedia commons
Las noticias que tenemos de ceremonias religiosas paganas, que habían conformado las sociedades romana o griega, llegan hasta fechas tan tardías como el siglo VIII pero si hablamos de  ritos religiosos aparentemente cristianos pero con origen pagano nos iríamos al siglo XII. En el siglo V, VI y aún en el VII el número de ciudadanos paganos en Oriente era importante. Juan de Éfeso nos lo indica en sus escritos donde nos indica que los paganos celebran su culto públicamente en Asia Menor a mediados del siglo VI. También conocemos la pervivencia del paganismo en las academias y escuelas filosóficas en lugares como Atenas o Alejandría. Es también muy curiosa la pervivencia del paganismo entre los descendientes de los espartanos todavía en el siglo VIII era básicamente una región pagana.

ASEDIO DE PÉRGAMO POR LAS FUERZAS DEL CALIFATO OMEYA. SACRIFICIO HUMANO. AÑO 716

Pérgamo no es el único ejemplo, aunque si el más impactante. Las ciudades en situaciones adversas recurrían con frecuencia a la realización de ritos paganos que a veces, eran anteriores a los dioses greco-romanos llegando incluso al sacrificio humano, poco frecuente pero muy documentado en todas las religiones de la Antigüedad. Recordemos el sacrificio humano de dos parejas de esclavos que se realizó en Roma cuando Aníbal se acercó a sus murallas. En la misma Roma en el 410 una parte del Senado presionó al Papa de Roma para que se realizara determinados sacrificios que los salvara del ejército de Alarico que, en ese momento, asediaba la ciudad. En el 494 el papa Liberio se vio obligado a autorizar la celebración de las Lupercales para poner fin a una hambruna provocada por una sequía que, en aquel momento hacía sufrir a la ciudad.

Aníbal. Pntado por Goya en 1770. Museos Capitolinos. Roma.
Preparando el camino para un gran ejército árabe destinado a asediar Constantinopla, Maslama in Abd al Malik, gobernador omeya de Armenia, Djazira y Azerbaiyán se dispuso a asediar la ciudad de Pérgamo que controlaba el acceso a los Dardanelos. Los defensores bizantinos aterrorizados ante la magnitud de las tropas que se les venían encima decidieron practicar un sacrificio humano, antiguo rito que siendo poco frecuente si que está documentado en la Antigüedad en muchas religiones. Según las fuentes cristianas, guiados por un "hechicero" eligieron a una joven que se disponía a tener en breve a su primer hijo, colocaron un gran caldero en las murallas y la sacrificaron abriéndole el vientre y extrayéndo el feto que arrojaron al caldero lleno de agua hirviendo. Después todos los defensores de la ciudad mojaron la manga de su brazo derecho en ese líquido en la creencia de que eso les daría la victoria y evitaría la entrada de las tropas omeyas en la ciudad.

Guerreros omeyas. Manuscrito musulman de la Magamat Al -Hariri 
El sacrificio fue en vano puesto que finalmente los árabes consiguieron entrar en la ciudad que fue destruida y posteriormente, tras el fracaso de los musulmanes en el asedio de Constantinopla, abandonada. Sus habitantes fueron pasados a cuchillo o reducidos a la esclavitud y de nada les sirvió ese sacrificio humano. Los cronistas cristianos, como el patriarca Nicéforo  o Teofanes el Confesor, que escriben sobre los hechos casi 100 años después pero que beben en fuentes contemporáneas al suceso, mostraron el hecho como ejemplo de como los defensores engañados por el diablo se condenaron inútilmente.

Otro ejemplo de la pervivencia y de la fuerza que el paganismo mantenía en ciertos lugares nos lo ofrece la ciudad de Gerasa, al norte del actual Jordania, allí aún en el siglo VIII y ya bajo dominio Omeya se seguía practicando el ancestral del baño de las jóvenes de la ciudad en una piscina rodeada de un bosque sagrado de abetos. Durante esas fiestas las mujeres eran libres de acostarse con el hombre que desearan.

La última mención que tenemos de un sacrificio humano nos lleva al siglo IX, en el Peloponeso en el Promontorio de Itume, donde se sacrificó un niño para atraer el favor de los dioses.

A modo de conclusión podemos dar por cierta la pervivencia de costumbres y ritos paganos en los siglos de la Tardonatiguedad y los primeros de la Alta Edad Media, pudiendo explicarlos desde la perspectiva de su poca "peligrosidad social" para el poder imperial, que si bien se mostró severo con su existencia, fundamentalmente para complacer a la Iglesia, no mostró nunca el grado de dureza que empleará con las diversas herejías cristianas que fueron surgiendo a lo largo de los siglos y que en muchos casos si que supusieron una amenaza real para el poder político y religioso establecido.

Biografía

Fuente principal

Este artículo esta basado en la charla daa por José Soto Chica en Diálogos de la Romanidad

Otras fuentes

Jordán Montes, J.F.-- La pervivencia del paganismo en el reinado de Honorio. Universidad de Murcia
Sánchez Andujar, Isabel María.-- Pervivéncias paganas en la Hispania Tardoantigua(ss IV-VII). Una aproximación desde la religiosidad popular. 2016.




No hay comentarios:

Publicar un comentario