Búsqueda de artículos

domingo, 24 de marzo de 2019

SERVUS.LA ESCLAVITUD, LA VERDADERA FUERZA QUE DIO PODER A ROMA. BREVE RESEÑA A LA NOVELA "SERVUS" DE ANTONIO TERUEL FERNÁNDEZ.


La esclavitud, en todo el mundo antiguo, no solo en Roma, era algo habitual, raramente cuestionado por los pensadores, políticos y filósofos de esa época histórica. Los matices legales variaban bastante en función de la región y el momento en concreto pero en esencia mantenía unos rasgos comunes en todos los casos. El esclavo era una propiedad más de su amo que podía, como con sus otras cosas, venderlo, castigarle o incluso matarlo en determinados casos. Los caminos para llegar a esa condición eran muy variados, iban desde el nacimiento de padres esclavos, hasta la guerra.

Mercado de esclavos.

En muchos casos la llegada a esa condición se hacía por vías ilegales como la de ser apresado por piratas en un asalto en el mar o secuestrado por bandidos en un viaje de un lugar a otro. A veces los padres vendían a sus hijos como esclavos para aligerar el peso de sus deudas y a veces eran los propios adultos los que se vendían a si mismos a cambio del simple sustento. En cualquier caso era uno de los soportes básicos de la economía en la Antigüedad, basada en esencia en un capitalismo de carácter esclavista. Los esclavos eran la principal fuerza de trabajo en sectores claves de la economía como la minería o la agricultura o los talleres artesanos. Los más afortunados obtenían su libertad de sus propios amos en recompensa por toda una vida de sacrificio.

Escena cotidiana de las calles romanas.
La libertad les suponía pasar a una condición intermedia que era la de liberto, una persona libre pero carente de algunos derechos cívicos, ligada de por vida a sus antiguos amos, ahora patronos.El liberto a pesar de su condición legal será mal visto por el resto de las personas libres como inferiores.

La servidumbre de la esclavitud era una condición muy dura de soportar. La persona, carente de derechos que quedaba totalmente a merced de sus dueños, siendo las condiciones de vida a veces simplemente inaguantables. A pesar de los duros castigos previstos, hubo grandes rebeliones de esclavos que amenazaron el control territorial de Roma en algunos territorios como Sicilia, o en el Sur de Italia durante una de las más famosas:la rebelión encabezada por Espartaco.

La novela y el autor

El universo de la esclavitud es un mundo complejo y muy duro que afectaba a una parte enorme de la población, en especial en las grandes ciudades como Roma. Servus, la novela de Antonio Teruel, historiador y profesor en GSD International School cobra valor al dibujarnos la historia de Lubbo, un niño celtíbero que tiene que ver como su aldea es destruida, como muchos de los habitantes del lugar, sus vecinos y familiares son asesinados y el resto esclavizados. Tras un largo y duro viaje hasta Sagunto los prisioneros serán enviados en barco, como una mercancía más, a la gran Roma. En el mercado de esclavos es vendido a un poderoso senador y enviado a una de las granjas de la familia donde trata de sobrevivir hasta hacerse hombre.
Partes de aldea celta


Tras unos años y gracias a la fortuna consigue ser enviado a la casa del amo en Roma, donde pasará a servir como guardaespaldas para el senador. Allí comenzarán nuevas aventuras que tendrán un final inesperado.

En el trascurso de la historia se nos muestra un completo mosaico de la vida cotidiana en la capital.  El autor nos habla de las diferentes labores que los esclavos desempeñaban en la ciudad: sirvientes, camareros, prostitutas, mensajeros, guardaespaldas, cocineras, atrienses, etc. Eran, en definitiva, la sangre que corría por 
las venas de la ciudad.

Antonio Teruel, nos cuenta con gran habilidad narrativa la peripecia vital de Lubbo, el Hispano, un esclavo en la poderosa Roma que jamás se resignará a su condición servil. Es en definitiva una aventura que no podemos dejar de vivir.

PARA COMPRAR LA NOVELA
Pincha aquí

3 comentarios:

  1. Quiero felicitar al autor por haber sabido manejar con maestría el gancho de lo bélico , porque era una forma de vida, con las diferencias de clases en Roma, aunque existían escusas en sus relaciones ocultas, y los contrastes este sus ambientes. Una lectura amena, interesante y con la intriga necesaria. Gracias al autor y espero su próximo libro.

    ResponderEliminar
  2. Totalmente de acuerdo. Esta muy bien conseguida.

    ResponderEliminar