Búsqueda de artículos

jueves, 28 de junio de 2018

HARALD HARDRADA:"HARALD EL DESPIADADO". LA VIDA DE UNO DE LOS REYES VIKINGOS MÁS LEGENDARIOS. BREVE RESEÑA AL CÓMIC "HARALD. EL ÚLTIMO VIKINGO"



Escrita por Federico Romero Díaz



Estamos ante un estupendo cómic que ilustra la vida de Harald, Hardrada (Harald el Despiadado) conocido también como el último vikingo.

He de agradecer a Desperteferro Ediciones el acierto que han demostrado al elegir a Juan de Aragón, muy conocido en las redes como "Fisgón Histórico". Es un excelente ilustrador que acaba de lanzar junto con este cómic una nueva obra :"Heroínas secretas de la historia de España" con la editorial Plan B. No nos extraña dada la calidad de sus ilustraciones que, 
tienen la extraña cualidad de ser muy agradables y atractivas tanto para jóvenes como para adultos. Hay otro rasgo característico que me gustaría resaltar de su obra y es el fino humor que impregna sus viñetas, incluso en los momentos más trágicos. En este cómic en concreto hay algunos momentos en los que parece que su talento brilla más intensamente. Por ejemplo en la representación de la Batalla en Stiklestad (pags. 6-9) o la escena en la que sostiene la cabeza del jefe de los pechenegos (pag 17), el fantástico plano de Constantinopla (pags. 17 y 19) o el uso del fuego riego en los dromones romanos para repeler a los piratas musulmanes (pag.25). Hay momentos de lo más curioso como la anécdota de los gorriones utilizados para incendiar una ciudad que asediaba (pag. 29) o la simulación de su propia muerte para acceder dentro de otra ciudad que estaba cercando infructuosamente (pag. 31), o la batalla del río Nisa contra la flota del rey de Dinamarca (pags. 42 al 43), y por supuesto la imagen de su fuga de Constantinopla cargado de riquezas (pag. 37)



En cuanto al texto de Alberto Pérez Rubio, debemos destacar que ha conseguido mantener el difícil equilibrio entre la fidelidad al rigor histórico y el afán divulgativo. La verdad es que la vida de Harald Hardrada parece una auténtica novela de aventuras llena de batallas, intrigas, botín, amistad y amor. El guionista ha construido una narración perfecta para enganchar al público más joven a la Historia, aunque, como adulto que soy, puedo afirmar que he disfrutado de cada página  de este cómic que parece ser el primero de una larga lista que Despertaferro Ediciones irá lanzando al mercado. Los siguientes personajes a tratar serán Aníbal y Alonso de Contreras. ¡No veo el momento de tenerlos en mis manos!.


El texto final (pag. 59 a la 63) me ha parecido muy interesante como apoyo al cómic y como ampliación y explicación a muchos de los detalles que aparecen dibujados pero que pueden pasar inadvertidos al lector, por ejemplo, como eran las casas vikingas, o como estaba organizada su sociedad. 

Es una idea muy útil porque explica también porque a Harald Hardraada se le conoce como "El último vikingo", cuales son las fuentes en las que basamos nuestro conocimiento sobre ellos como el tapiz de Bayeux que describe la invasión de Inglaterra por Guillermo) . Alberto nos hace reflexionar y nos explica como estamos en un momento complicado en lo espiritual, ya que los vikingos están comenzando a cristianizarse o a adoptar al menos algunos de sus signos externos, por eso podía ser de lo más frecuente que un guerrero con una cruz en el cuello jure por una divinidad nórdica en batalla.

Tras leer todas sus páginas podemos afirmar que estamos ante un cómic de una enorme potencia gráfica y una profunda carga cultural. Desperta Ferro ha sabido unir las excelentes ilustraciones de Juan de Aragón y el texto de Alberto Pérez Rubio para construir un maravilloso relato gráfico, fiel a la historia de Harald .

Por poner un pero debo decir que he echado en falta las narices rojas que característicamente muestran siempre las ilustraciones del Fisgón. Quien sabe, ¿quizás en próximos números nos encontremos a un Aníbal con esa nariz?.

A modo de conclusión decir que esta idea de ilustrar la historia en viñetas me parece un excelente anzuelo para enganchar a los jóvenes a la historia y una buena manera de disfrutar de nuestro pasado para los que estamos enamorados de él.



miércoles, 20 de junio de 2018

TIEMPO DE HÉROES Y MITOS ROMANOS. LA ROMA DE LOS SIGLOS V Y IV AC. LA ROMA DE CAMILLUS






La Roma de los siglos V a. C y IV a.C.
La Roma de Camillus.

Escrito por Manuel Martinez Peinado (autor de Camillus. Las memorias de Medulino)


Aquella fue sin duda una época convulsa, pocos años después de la expulsión de Tarquinio el Soberbio, el último de los reyes que Roma tendría, en la que la ciudad se hallaba sumida en el natural conflicto interno que cualquier pueblo, ciudad, estado o nación sufre cuando modifica abruptamente su forma de gobierno. Sin embargo, es cierto que muy probablemente no fue tan drástico como podría parecernos ahora; pues, básicamente, lo único que hicieron los romanos fue sustituir a un rey por dos, elegidos de entre la nobleza romana; eso sí, con carácter anual y manteniendo al que ya antes era el principal órgano consultivo del rey, el Senado. Por lo que podemos hacernos una idea de que el cambio, a muchos, les parecería en principio más de lo mismo.


Batalla de la Selva Arsia(509 a. C). Los romanos vencen a Tarquinio el Sobervio


Algún tiempo después dejaron el mando a diez patricios, los decemviri, con objeto de que legislaran unas leyes basadas en las de otros pueblos más avanzados, que integraran y sirvieran a todos por igual, y se encontraron con unos tiranos peores incluso que el que habían expulsado años atrás. A estos, según la tradición, terminaron expulsándolos curiosamente por un detonante similar al del rey etrusco. En el caso del primero la violación de Lucreia, en el de los diez, la de Verginia. Pero al fin, exiliados unos, encarcelados otros y suicidados otros tantos, tuvieron su ley de las XII tablas.

Sufrieron diferentes sediciones por parte de un sector social cada vez más importante: la plebe que  estaba constituida principalmente por los descendientes de todos aquellos comerciantes que años atrás se habían asentado en la ciudad para hacer lo que un romano de tomo y lomo no hacía, por precepto antiguo pactado entre Rómulo y Júpiter, esto es, comerciar; y aquellos nietos o bisnietos de mercaderes, que no eran descendientes de sangre noble, empezaban a constituirse como otro gran poder económico-social y, como tal, también reclamaban su hueco en las jóvenes instituciones republicanas. Pues, aunque no eran descendientes directos de los dioses, se oponían a que no les dejaran opinar sobre el reparto de la riqueza o las tierras obtenidas tras la victoria.Debieron ser años complejos que, a pesar de todo, los romanos encararon con envidiable astucia y perseverancia. Son las características que he admirado siempre de su civilización. A pesar de sus enfrentamientos internos conocían su obligación de unirse como pueblo para afrontar los retos a los que su época los enfrentó.
Por entonces la principal potencia en la Península Itálica era la Liga Etrusca. Los etruscos aún no habían entrado formalmente en su decadencia, pero ya comenzaban a exhibir algunos de los síntomas que toda sociedad que alcanza el cenit de su cultura, suele exhibir como aviso de que algo comienza a estropearse en sus entrañas. Estaban más unidos en lo religioso y lo cultural que de iure y, del mismo modo que otras civilizaciones como la griega, no llegaron jamás a constituir un estado común a diferencia de los romanos. La mayoría de las ciudades etruscas alternaban gobiernos basados en monarquías con otros republicanos de similar naturaleza a la romana. Ambas, etruscas y latinas, influenciadas por los vecinos griegos, que no mucho antes habían inventado aquello del gobierno del pueblo -dēmokratía-, con la gran ciudad de Atenas como principal exponente, dirigida en aquellos años por el gran Pericles, el Olímpico, en contraposición a la monárquica Esparta con la que no cesaban de enfrentarse a cada oportunidad que se les presentaba.


Muerte de Verginia. Framcesco de Mura
En el caso de Roma, había sin embargo cuestiones particulares que ya abordaremos en una próxima ocasión. Baste decir por ahora que en Roma, como hemos dicho, el poder del rey se había dividido en dos consules. La presión de la facción plebeya obligó desde muy temprano a nivelar aquella balanza, completamente inclinada hacia los antiguos ciudadanos, con la instauración de los tribuni plebis (Tribunos de la plebe), una nueva institución que, si bien no gobernaba, servía para controlar el gobierno de los cónsules patricios como fuerza opositora; pues tenían en sus manos el famoso derecho de veto, que no dudaban en emplear ante cualquier ocasión que interpretaran como desfavorable para su causa, y, como sucede hoy también a menudo en nuestra política, a veces por simple y llana inquina, cuando incluso su uso pudiera serles desfavorable a ellos mismos. Toda ley tiene su trampa y no tardaron los patricios en darse cuenta de que aquella herramienta, formulada inicialmente contra ellos, bien podía usarse contra los propios tribunos, habida cuenta de que el veto podía ejercerse no solo en dirección anti-cónsul sino también contra los propios tribunos de la plebe, ganándose mediante triquiñuelas a unos para que conspiraran contra los otros. Así llegaron a un punto en el que, de nuevo, el orden plebeyo, empezó a darse cuenta de que, si querían tener algo que decir y que ganar, no bastaba con ser simplemente una fuerza opositora, sino que, además, tenían que poder mandar y gobernar.
La plebe amenazó de nuevo con bajarse de aquel carro, hasta el punto de llegar casi a la inmolación general, impidiendo a los cónsules siquiera la defensa de la ciudad y del ager romano mediante alguna expresión del tipo: ¡O compartimos el mando, o a darte de palos con los volscos y los equos te vas tú solo!, y en unos tiempos en los que los vecinos de los alrededores no dudaban un segundo en salir a recoger los frutos ajenos sin pedir permiso ni avisar en cuanto se olían alguna debilidad.


Subida de los plebeyos al Monte Sacro de Roma

Pero de nuevo los patricios, celosos no solo de su poder, sino también de sus tradiciones que estaban íntimamente ligadas a sus dioses, idearon una fórmula para dejar probar a los plebeyos las ansiadas mieles del mando sin por ello comprometer su más preciada institución, la de los cónsules, recurriendo a una sencilla pero siempre eficaz razón, la religiosa. Y es que los plebeyos, como sabemos, no eran descendientes de los dioses y no podían tomar los auspicios, conditio sine qua non para ser consul, pontifex o, incluso, para contraer matrimonio con un patricio o patricia según la fórmula tradicional; así los “semidivinos” patricios propusieron la creación de una nueva institución, los “tribunos militares con capacidad consular” –o, para resumir, tribunos consulares-, que podrían gobernar en sustitución de los cónsules en aquellos años (pues era de carácter anual del mismo modo que el consulado) en los que se decidiese por común acuerdo entre todos elegir a éstos y no a aquellos, concurriendo a elecciones en igualdad de condiciones tanto patricios como plebeyos.
En esto vieron el campo abierto los tribunos de la plebe que ya se veían mandando las legiones y paseando victoriosos por las calles de Roma aunque fuera sin lictores, ni triunfos, privilegios exclusivos de los cónsules y los dictadores. Pero un hecho tan habitual en la historia de la humanidad como desconcertante, vino a aguarles la fiesta. No ganaron ni una sola de las elecciones a tribuno consular hasta muchos años más tarde de su instauración. El porqué de esto podemos discutirlo si queréis. Según Tito Livio las buenas gentes de Roma, una vez vieron que se les estimaba en igual cantidad –que no forma- que a los patricios, se decantaron por votar a aquellos jefes que ya conocían en una suerte de: “en el mando los experimentos con gaseosa” o si queréis para hacerlo más de época: Consetudo quasi altera natura (La costumbre es nuestra segunda naturaleza) que decía Cicerón. Otra posibilidad es que, debido al sistema clientelar, los patricios contaban con una numerosa fuerza popular a su servicio que, por mucho que se quejaran en las tabernas, a la hora de votar no se la jugaban en absoluto y cabe también la posibilidad de que simplemente temieran los infortunios que los dioses descargarían sobre ellos si no elegían a sus preferidos; no debemos olvidar lo profundamente religiosa y temerosa de lo divino que era la sociedad de aquella época y que los cargos religiosos también los ostentaban los patricios.

Fuera como fuese, el caso es que los líderes de la plebe tuvieron que aguantarse y ver como, a pesar de sus logros que, como el tiempo se encargaría de demostrar, no habían sido ni pocos ni fútiles, no conseguían acceder al mando supremo de la ciudad ni de iure ni de facto; al menos no hasta pasados muchos años.

lunes, 11 de junio de 2018

EL TRATO A LOS ANIMALES EN LOS ESPECTÁCULOS DE LA ANTIGUEDAD. BREVE RESEÑA A "ANIMALES IN HARENA"


Escrito por Federico Romero Díaz

Animales in Harena, de María Engracia Muñoz-Santos me ha descubierto un nuevo universo, dentro del mundo romano. En general los amantes de la historia antigua pensamos que sabemos lo suficiente de este aspecto. "Craso error", es un tema muy poco tratado por la historiografïa en castellano y muy mal divulgado por el cine y el arte. La obra de esta autora viene a llenar el vacío existente en la literatura histórica en nuestro idioma.
Los animales utilizados en la damnatio ad bestias son conducidos de nuevo a los sótanos.


LA AUTORA

María Engracia Muñoz-Santos, es muy conocida en el mundo académico por sus numerosos artículos y actividades académicas. Graduada en Geografía e Historia por la UNED y Master en Mediterráneo Antiguo por la UOC, cursa su doctorado en la Universidad de Valencia. . Imparte un curso sobre espectáculos en el mundo romano en la Universidad de Murcia y es muy conocida en el mundo de la divulgación histórica y redes sociales por su blog "Arqueología en mi jardín".

LA OBRA

La autora a lo largo de seis artículos nos va desgranado, paso a paso, detalle a detalle, las diferentes fases por las que pasaba un animal exótico, desde que es atrapado (que no cazado) en su hábitat hasta llegar a la lejana Roma, aunque debemos decir que también había espectáculos con animales en el resto de las grandes ciudades del mundo clásico. La autora escribe con rigor académico, imprescindible en este tipo de publicaciones, y con un sentido de lo narrativo que hace que te leas el ensayo con una facilidad pasmosa.

Es necesario valorar el amor al detalle mostrado a lo largo de sus capítulos poblados de nombres de personas concretas, de puestos administrativos ligados al cuidado de esos animales, de narraciones de autores como Marcial o Plinio sobre lo sucedido en la arena con esas bestias, etc. Conozcamos algunos de los detalles contenidos en "Animales in Harena":

Un búfalo y un elefante unidos por una cadena son obligados a luchar entre ellos

  Captura de los animales: osos, elefantes, jirafas, jabalíes, tigres, leones panteras, rinocerontes, cocodrilos, asnos salvajes, gacelas etc fueron atrapados por millares en sus hábitats para ser conducidos a los foros, circos, anfiteatros de las ciudades, para servir de diversión a sus habitantes. En el proceso de captura hay testimonios de la participación de nativos conocedores de las mejores técnicas de captura y soldados del ejército especializados. Por ejemplo, hay constancia de la existencia de algunos soldados especializados en la captura de osos, los ursarii. A los elefantes se les capturaba cavando un foso profundo en el que la presa se precipitaba. A veces el resto de la manada arrojaba ramas y piedras al interior para permitir que el agujero se fuera llenando y así su compañero pudiera escapar. Los cachorros de león o de tigre eran muy apreciados, ya que podían ser amaestrados. Existía un procedimiento muy bien estudiado para su captura. A la madre le arrebataban sus cachorros arrinconándola con lanzas y escudos, le entregaban los cachorros a un jinete que se alejaba raudo con sus presas camino del barco, si la leona, guiada por el olor les perseguía y se acercaba demasiado el jinete abandonaba en el camino a uno de los cachorros para que la madre lo recogiera y lo llevara a su madriguera de nuevo, dándole tiempo así al jinete a escapar con el resto de los cachorros. También se usaban cebos como pequeños animales para atraer a las fieras al interior de las jaulas, etc.

Damnatio ad bestias. El reo aparece atado a un poste y subido a un carro
  Transporte de los animales: hay constancia de que el transporte hasta Roma u otra ciudad se hacía en el menor y más breve tiempo posible ya fuera por mar o por tierra. En el proceso se utilizaban jaulas especialmente diseñadas, pero este aspecto de los espectáculos romanos es de los menos conocidos por los escasos testimonios que las fuentes nos aportan, en especial las escritas. Es posible que para los romanos fuera un tema sin especial interés y completamente cotidiano y conocido por lo que no se les ocurría escribir sobre ello. Yo no puedo dejar de pensar en como resolvieron problemas logísticos y de transporte con animales como un hipopótamo que pesa entre 1500 y 1800 kilos y que necesita comer 68 kilos de hierba al día y estar sumergido en agua para evitar las quemaduras solares y mantener baja la temperatura para evitar la deshidratación. O por ejemplo un elefante adulto que puede llegar a pesar 7500 kilos y medir entre 3 y 4 metros de altura y necesita 200 kilos al día de arbustos y corteza de árbol, además de unos 190 litros de agua al día. Es todo un misterio del que espero saber más en futuros trabajos de la autora.

  Almacenamiento y alimentación de los animales antes del espectáculo: era una cuestión muy delicada, ya que había que hacerlo en un lugar próximo a los circos, foros o anfiteatros donde se realizaban los espectáculos pero lo suficientemente alejados del núcleo urbano para evitar las molestias y daños derivados del olor de los animales, los ruidos que generaban y sobre todo las posibles fugas de las fieras que podían llegar a ser muy peligrosos si se escapaban en plena ciudad. La solución fueron los vivarium que contaban con recintos especialmente diseñados para cada especie, y que estaban rodeados por una alta muralla en todo su perímetro. Tenemos noticia de la existencia de vivarium particulares, aunque el que mejor se conoce es el que estaba en Roma próximo a la Puerta Praestina y la Vía Labiana, con muy buena conexión con el Coliseo. Este vivarium contaba con agua corriente que, a través de un canal pasaba por todos los habitáculos de cada especie. Se sospecha que además había otro en el Castra Praetoria. El cuidado y el mantenimiento de estos animales generó una estructura administrativa de la que nos han dejado algunos rastros. Por ejemplo sabemos que había un Procurator ad elephantis que administraba todo lo relativo a los rebaños de elefantes del emperador en el siglo II d. C. Y que Arsacio, de origen persa pero ex militar romano era el cuidador de los leones del Emperador en el siglo IV d.C. Ponio Vero y Campanio Verax, siglo III d.C fueron cuestores vivari. También existió el puesto de Auditor ad feras y el de Praepositus herbarum (encargado de los herbívoros). A los carnívoros si eran cachorros se les alimentaba con leche de cabra o de oveja. Estos animales además eran utilizados para alimentar con su carne a los grandes carnívoros como leones, panteras o tigres que además consumían parte de la carne de los animales muertos en los espectáculos.

  Los animales en la arena y tras su muerte. Los espectáculos en Roma, especialmente después de las normas dictadas por Augusto estaban claramente reglamentados. Por la mañana se celebraban las venationes o caza de animales, a la hora de la comida se celebraba la damnatio ad bestias en las que los criminales eran ejecutados por los propios animales y por la tarde los munera gladiatori o luchas de gladiadores. Los animales también se utilizaban en las Pompa o desfiles. Era frecuente que dos animales de diferentes especies fueran atados a corta distancia por una soga para que lucharan entre sí. En cuanto a los tipos de animales que participaban las fuentes nos aportan mucha información: Los rinocerontes, que inicialmente eran de un cuerno (asiáticos) y por lo tanto más pequeños que los de dos (africanos) fueron exhibidos por primera vez por Domiciano. En cuanto a los tigres se usaron por primera vez en la inauguración del Teatro Marcelo. La jirafa fue exhibida por Cesar en los Juegos Triunfales del 46 a. C. y fueron utilizadas en las Pompas o desfiles triunfales.El hipopótamo fue mostrado por primera vez por C. Marco Sauro en el 59 a.C. junto a cocodrilos en un estanque artificial. Aunque el primer hipopotamo en morir en la arena fue con Augusto en el 29 d.C. Las avestruces estuvieron presentes desde el principio de estos espectáculos y los primeros 40 osos fueron presentados en el 169 a.C.

Los animales se nutren de los restos de otros ya muertos en la arena


En cuanto al número de animales sacrificados en estos espectáculos es una cuestión difícilmente cuantificable. Solo algunos datos aportados por las diferentes fuentes clásicas, que a pesar de poder llegar a ser exagerados, no dejan de corroborar la idea del enorme número de bestias que encontraron su muerte en la arena. Se afirma que para celebrar la victoria sobre Dacia, Trajano sacrificó a más de 11.000 animales y que en tiempos de Calígula se mataron más de 170.000 solo en tres meses. Son números impresionantes que nos llevan a cuestionarnos ¿porque dejaron tan poco rastro en la huella arqueológica?. La respuesta es sencilla, tras el final del espectáculo los cadáveres de los animales sacrificados se repartían entre los asistentes y se utilizaban también para alimentar a las bestias que esperaban su turno en el vivarium. Sus restos por lo tanto eran consumidos y esparcidos por toda la ciudad.

"Animales in Harena" es , a pesar de su carácter introductorio, una puerta a una dimensión desconocida de la Antigüedad. Es una obra necesaria en la historiografía en castellano que a pesar de su carácter metódico y científico esta escrita con un sentido de lo narrativo que hace muy fácil su lectura tanto al entendido en el mundo clásico como al que se acaba de iniciar en la Antigüedad. Yo sinceramente la única pega que le veo a este ensayo es que uno se queda con ganas de más.