Búsqueda de artículos

viernes, 16 de noviembre de 2018

GUERRA QUÍMICA Y BIOLÓGICA EN LA ANTIGUEDAD. CUANDO LA GUERRA EMPIEZA A LIBRARSE POR OTROS MEDIOS

Artículo escrito por Federico Romero Díaz, basado principalmente en "Fuego griego, flechas envenenadas y escorpiones. La guerra química y biológica en la Antiguedad", de Adrienne Major, de Despertaferro Ediciones.
                                                                         

Leyendo el libro de Adrianne Major uno llega a  la conclusión de que el ingenio del ser humano no tiene límite, ni siquiera cuando se trata de acabar con sus semejantes. La mayor parte de las numerosas maneras de obtener la victoria mediante el uso de armas "no convencionales" en la Antigüedad estaban prohibidas, reprobadas moral y religiosamente y despreciadas en general por considerarse poco honorables. Sin embargo se usaron de una u otra forma en el mundo antiguo por ser enorme la compensación que su uso podía proporcionar.

A pesar de los siglos que nos separan, nos han llegado algunos nombres de las personas y pueblos que estuvieron detrás del desarrollo y uso de estas armas: los psilos norteafricanos; los encantadores de serpientes(agari) escitas; Cautila que era el consejero del rey indio Chandragupta, la bruja tesalia Crisane que era sacerdotisa de la diosa Hécate; el médico griego Nebros responsable del primer envenenamiento de las aguas que abastecían la ciudad griega de Cirra durante la Primera Guerra Sagrada, etc.

PRIMEROS EJEMPLOS DEL USO DE LAS ARMAS QUÍMICAS Y BIOLÓGICAS

Parece que el primer pueblo conocido que usó un arma biológica en el mundo antiguo fueron los hititas, hacia el 1400 a.C en su enfrentamiento contra los arawos. Segun las fuentes, soltaron intencionadamente en territorio de sus enemigos valiosos carneros, infectados con turalemia. De esta manera consiguieron extender la enfermedad entre sus enemigos. 

Hititas antes de la batalla
No obstante, el rastreo de los relatos mitológicos nos indican que el uso de armas químicas en la Antigüedad estaba extendido desde el mismo origen de sus culturas. Podemos señalar las historias de Hercules y su lucha contra la Hidra, Filoctetes, Odiseo o Apolo entre otras. Todas ellas denotan una serie de valores que predominaban en la mentalidad del mundo antiguo. Por ejemplo el uso de estar armas "no convencionales" como flechas envenenadas o cualquier tipo de arma química o biológica no estaba considerado como algo noble, era reprobable moral y religiosamente. Además eran difíciles de destruireran peligrosas y su uso podía volverse contra uno mismo, como bien indicaban esos relatos mitológicos.

Hercules se enfrenta a la Hidra.-

Solo se consideraba honroso el combate de dos hombres o dos ejércitos a espada o lanza, cara a cara. Ese era el único camino para conseguir honores y gloria. Había algunos" atajos morales" en el uso de estas armas. Por ejemplo era más aceptable si eran utilizadas contra bárbaros, o contra ciudades o pueblos alzados en rebelión contra una autoridad legítima.

PRINCIPALES ARMAS QUÍMICAS Y BIOLÓGICAS USADAS EN LA ANTIGÜEDAD

La lista de armas utilizadas a lo largo de esta época es muy extensa, vamos a intentar mencionar aunque sea superficialmente las más importantes y curiosas:

Proyectiles con diversas sustancias tóxicas y otros usos del veneno como flechas y armas arrojadizas impregnadas con diferentes sustancias como eléboro, veneno de serpiente, etc. Se buscaba causar muertes horribles entre las filas enemigas para que cundiera el pánico. En este campo deberíamos mencionar el Scythicon o toxina escita que contenida en pequeños frascos dorados que colgaban del cinturón de los guerreros escitas. Provocaba la muerte en caso de entrar en contacto con el riego sanguíneo de una persona. De hecho, los propios escitas usaban un carcaj compartimentado y con tapa que impedía los arañazos accidentales a los arqueros. Eliano nos cuenta que durante la invasión de la India por parte del ejército de Alejandro Magno los nativos usaban dos venenos muy potentes extraídos de la serpiente púrpura de cabeza blanca. El primer veneno provocaba una lenta muerte por necrosis, mientras que el segundo hacía que "el cerebro se licuara y goteara a través de los orificios nasales"(Eliano, Historia de los animales, 4.36). 

El centauro Quirón, Aquiles, Paris, Odiseo, Hércules y otros héroes griegos cayeron abatidos por armas envenenadas y solo dos de ellos(Telefo y Filoctetes) sobrevivieron a la herida de estas terribles armas, mucho más usadas en la Antigüedad de lo que los historiadores tradicionales suponen.

Hay varias historias relacionadas con el vino. En ocasiones se simulaba una falsa retirada que obligaba a abandonar ante el enemigo ese licor que, una vez consumido, dejaba fuera de combate al enemigo, ya fuera por ingerirse de una manera masiva, ya fuera por contener algún elemento tóxico.Un buen ejemplo es el de los masagetas encabezados por Tomis, envenenados por el vino de Ciro, el rey persa, o el del cartaginés Himilcón que intoxicó a sus enemigos libios con vino contaminado con mandrágora.

La "miel loca" de Crimea se produce cuando las abejas la elaboran su producto con la flor del eléboro de conocido efecto tóxico. Esta miel dejó fuera de combate y expuestos a una parte considerable de los 10.000 de Jenofonte a ser atacados por sus enemigos y le costó la vida a más de 1000 soldados de Pompeyo en el siglo I a. C durante la campaña de los romanos contra Mitrídates del Ponto.

Flor de eléboro.

Envenenamientos y contagios masivos a veces se utilizaban contra poblaciones enteras que resistían asedios. Se introducían elementos patógenos en el abastecimiento de agua (caso ya mencionado del asedio a la ciudad de Cirra (524 a.C), lanzamiento de cuerpos cadáveres de animales y personas afectados por alguna pestilencia al interior de la ciudad sitiada. También existía la "pestilencia manufacta" que eran recipientes cerámicos sellados que albergaban restos de todo tipo contaminados por alguna enfermedad y que se lanzaban contra el enemigo a modo de granadas o proyectiles para extender la plaga. El uso de estupefacientes hipnóticos como los utilizados por el rey  Mitrídates del Ponto o por el estratega indio Cautila.

Uso de insectos y otros animales en el interior de armas arrojadizas. Un buen ejemplo es la defensa del rey Barsamía en el 198-199 de la ciudad de Hatra 200 d.C contra las legiones romanas de Septimio Severo. Los habitantes recolectaron serpientes, avispas, escorpiones, etc. los introdujeron en recipientes cerámicos sellados y los lanzaron contra las tropas romanas que acabaron por retirarse y levantar el sitio.
"Aprestaron recipientes de arcilla y los atiborraron de insectos venenosos y después los sellaron para poder lanzarlos sobre los atacantes"
En el siglo IV a.C. Eneas el Tácito recomienda soltar abejas y avispas en los túneles que se excavaban para provocar el derrumbamiento de las murallas de una ciudad sitiada. En el 72 a.C, según Apiano de Alejandría, esta táctica fue usada con éxito por Mitrídates del Ponto contra los romanos.

Uso de animales en la guerra. Además de los animales de carga y transporte como caballos, bueyes, o mulas, fue muy frecuente la utilización y uso de animales con fines bélicos.Los caballos y los camellos eran óptimas monturas. Los elefantes y los perros podían llegar a ser muy efectivos en batalla por el impacto psicológico que tenían. Hay constancia del uso de animales como contra armas que anulaban a otros animales usados con fines ofensivos. Por ejemplo los cerdos usados para espantar a los elefantes, muy utilizados en los ejércitos helenísticos.



Aníbal era un maestro en el uso de animales en la guerra. Por ejemplo, cuando se vio atrapado en un estrecho valle por los romanos. Esperó a la noche y utilizó un gran rebaño de bueyes con antorchas en los cuernos para forzar la salida por la noche. El mismo general entre el 190 al 184 a.C, derrotó a la superior flota de Eumenes de Pérgamo desorganizándola. Para conseguirlo lanzó sobre los barcos enemigos recipientes cerámicos llenos de serpientes que causaron el pánico en las tripulaciones enemigas.

Alejandro Magno, en Persia, ató ramas a las colas de un rebaño de ovejas para levantar una gran polvareda y aparentar ante el enemigo ser una fuerza mucho más numerosa. En la India se enfrentó por primera vez a los elefantes del rey Poros en la batalla del río Hidaspes en el 326 a.C.

Uso de los templos como depósitos de materia infecciosa. En mi opinión, es una de las tesis más arriesgadas de Adrienne Mayor. Pero la voy a exponer porque, basándonos en ciertos datos, hay alguna posibilidad de su certeza. La autora, por ejemplo, da veracidad a las fuentes antiguas que aseguran que la Peste Antonina de 165-180 a.C. comenzó cuando un soldado abrió de golpe un cofre de oro en el Templo de Apolo en Babilonia. Esto permitió que el "espíritu de la peste escapara". No es el único caso, un claro ejemplo es la historia del "Arca de la Alianza", un cofre de madera que los israelitas tenían prohibido tocar y que desató la peste en todas las ciudades filisteas por las que pasó en el siglo XII a. C. La tesis de Mayor defiende que hay un nexo común a lo largo de toda la Antigüedad que viene a afirmar que los templos se usaban a veces como lugares para almacenar toxinas y agentes patógenos dentro de estas arcas realizadas en materiales preciosos. Una vez sellada, la materia infecciosa podría matar muchos años después, cuando el templo en cuestión era saqueado por un pueblo invasor.

Representación del Arca de la Alianza
Artefactos mecánicos para la guerra. Además de las típicas catapultas, ballistas, etc utilizadas para lanzar proyectiles de todo tipo es de obligada justicia hacer mención a las armas ideadas por el sabio Arquímedes cuyo talento brilló con especial luz durante el sitio romano a la ciudad de Siracusa(214-2012 a.C). De todos los artefactos que inventó destacan dos: el rayo calórico y la garra de Arquímedes (manus ferrea). Esta última arma consistía en una enorme grúa que atrapaba los barcos enemigos. los elevaba a considerable altura para dejarlos caer después bruscamente y provocar así su hundimiento.






El rayo calórico de Arquímedes se basaba en la concentración de los rayos de luz proyectados desde muchos escudos de bronce bruñidos para hacer arder el velamen y los aparejos de las naves romanas

La nafta y el fuego griego que constaba, por lo que nos cuentan las fuentes, de una refinada mezcla de nafta (sustancia muy incendiaria y altamente volátil), mezclada con otros elementos. Era lanzada sobre los barcos enemigos usando un sifón. La mezcla ardía bajo el agua y solo con arena se podía extinguir. La mezcla ya se utilizaba en el 513 d. C, pero el sistema y el sifón para proyectarlo fue perfeccionado por Calínico, un sirio refugiado del avance musulmán en Constantinopla en el 668 d.C. El fuego griego, usado como tal por primera vez en el 673 d.C, posibilitó que el asedio musulmán a Constantinopla fracasara en ese momento y en la nueva intentona de la flota musulmana en el 718 d.C. La fórmula exacta se perdió ya en el siglo XIII, aunque se usaron variaciones a lo largo de los siglos.
No obstante la nafta, uno de los elementos del fuego griego, se usó con frecuencia en la Antigüedad, tanto en la guerra como en el propio anfiteatro romano, donde a algunos desgraciados se les ejecutó haciéndoles arder con esta sustancia por primera vez durante el gobierno de Nerón en el 64 d. C.

Creo que tras este breve repaso a las múltiples maneras en las que, durante la Antigüedad, se usaron las fuerzas que la naturaleza ofrece para destruir a otros seres humanos, nos queda claro que el camino correcto es usarlas para curar, no para matar. Es también deseable que aprovechemos el conocimiento sobre esta materia, mucho más nítido para nosotros, tras la publicación de "Fuego griego, flechas envenenadas y escorpiones. La guerra química en la Antigüedad" de Adrienne Mayor por Desperta Ferro Ediciones, para hacer otra reflexión y evitar dedicar nuestro ingenio y sabiduría a desarrollar este tipo de armas en nuestro presente.



Otras fuentes
La guerra en el mundo antiguo.--Philip de Souza. Akal
Historia de los animales.4.36. Eliano
Historia de la Guerra Química. Características y mecanismos de aplicación en la guerra y en el terrorismo.-- Luis Villalonga Martine (evoed.inss.gob.mex/archivos/historia....)

martes, 30 de octubre de 2018

ENEMIGOS DEL IMPERIO. COMPARACIÓN ENTRE EL IMPERIO ESPAÑOL Y EL IMPERIO ROMANO


El escritor León Arsenal autor del exitoso ensayo "Enemigos del Imperio", ha escrito para Historia y Roma antigua unas interesantes reflexiones que comparan el Imperio Español y sus enemigos con el Imperio Romano y los adversarios a los que se enfrentó.
¿Y vosotros que pensáis que tuvieron en común y en que se diferenciaron a nivel general ambos imperios?.

Sin más preámbulos os dejo el texto que este autor ha dedicado a HRA.

"Una comparación muy afortunada es la que presenta al Imperio romano como una fortaleza asediada por todos lados excepto por el mar. Y, en efecto, a partir del siglo I y tras una expansión espectacular, los romanos comenzaron a defender lo conquistado frente a pueblos bárbaros o imperios rivales como el persa. Así, fueron trazando sus limes, aprovechando cuando les era posible la geografía a manera de muralla natural —como hicieron con el Rin— y ocupando o desalojando a veces territorios para mejorar la defensa global.


Hunos y comanches enemigos de romanos y españoles respectivamente.

Roma pudo hacer algo de ese tipo porque era bastante compacta territorialmente hablando. El Imperio español no tuvo tanta suerte en ese aspecto. Si el Imperio romano era una especie de fortaleza, el español estaba formado por piezas sueltas de un rompecabezas. Y muchas de las piezas contiguas estaban ocupadas por enemigos de todo tipo.
Tal dispersión hacía difícil defender a la vez tanto territorio disgregado. Y decimos defender, noconservar. En eso el Imperio español sí se pareció al romano, al menos al de Occidente: en su capacidad para conservar sus territorios pese a todas las dificultades. Roma, en contra de la creencia vulgar, perdió pocas tierras por conquista enemiga. Fue mermando por culpa de su propia decadencia; porque, cada vez que el general de turno pretendía usurpar el trono, marchaba sobre Roma con las tropas a su mando. Así desguarnecían las fronteras y entonces sí, los bárbaros ocupaban una provincia tras otra. De esa forma fueron cayendo Britania, La Galia o la propia Hispania, que quedó abierta a suevos, vándalos y alanos por una disputa por el trono.

Imperio Romano e Imperio Español en su máxima extensión territorial.

El Imperio español tampoco perdió demasiado por la fuerza de las armas enemigas. Desde luego, una parte increíblemente pequeña habida cuenta la dispersión geográfica, los muchos frentes abiertos y la multitud de enemigos cuyo objetivo último era justamente ese: arrancar un bocado al gigante. Los territorios hispánicos se perdieron en su mayor parte por tratados, no por ocupación armada enemiga y el final del Imperio se produjo por la implosión de las guerras de emancipación americana. Solo los restos del Imperio, Cuba, Puerto Rico y Filipinas, cayeron en una última guerra calamitosa."

León Arenal. Autor de "Enemigos del Imperio"




martes, 23 de octubre de 2018

Número de noviembre de Histórica. La mejor revista on line en castellano.

¿Queréis saber quien fue el pirata mas famoso por su elegancia y por tener mujeres en su tripulación?, o saber la historia de los Pseudo-Nerón, aquellos impostores que muchos años después de muerto el Emperador reclamaron serlo, o historias apasionantes como la del último cosaco de La Nueve, o que eran los libros de Horas en la Edad Media, etc. Esa y muchas historias más las vas a encontrar en este nuevo número de Histórica.. 

Ya son cuatro los números de Histórica que han visto la luz. Cada vez son más los seguidores que, con su apoyo, han consolidado a esta revista como una de las publicaciones de referencia en castellano.




lunes, 22 de octubre de 2018

PESTE EN ROMA. LAS PLAGAS ANTONINA Y CIPRIANA. ¿EL PRINCIPIO DEL FIN?

Escrito por Federico Romero Díaz.



Muchas son las causas que han servido como argumento para justificar la decadencia y caída del Imperio Romano. Una de las más utilizadas son las grandes epidemias que durante el siglo II y III d. C azotaron el Imperio. Al parecer la fuerte mortalidad que se les atribuye por parte de muchos historiadores pudo ser determinante en la debilidad de la respuesta de Roma frente a las agresiones externas, protagonizadas por persas en Oriente y diferentes tribus germanas en Occidente.
Debemos aclarar que el término latino pestis debe traducirse por epidemia. No nos estamos refiriendo a brotes de peste bubónica, como si fueron los casos de la "Plaga de Justiniano" en el 542-543 o la "Peste Negra" que estalló en Europa entre el 1346 al 1347, sino a epidemias causadas por enfermedades diferentes.
Vamos a conocer ambas plagas más a fondo para poder evaluar así su verdadero impacto en el futuro de Roma.
1. LA PESTE ANTONINA O PESTE DE GALENO
Hasta el año 165 d.C podemos considerar que el Imperio Romano se hallaba en una etapa de máximo desarrollo, alcanzando su población unos niveles de bienestar elevados, aunque esa tendencia pronto se romperá.
     1.2. EXPANSIÓN DE LA PESTE ANTONINA Y MEDIDAS CONTRA SU EXPANSIÓN
La presión ejercida por los persas en Oriente motivó que el emperador Marco Aurelio mandara al corregente Lucio Vero al frente de un fuerte contingente de tropas para expulsar a los partos de Siria y para recuperar Armenia y Mesopotamia. Según Dión Casio y Amiano Marcelino, la peste había llegado a Armenia ya en el 164. Fue en ese lugar donde las tropas romanas se contagiaron y empezaron a sufrir sus terribles efectos. Ya en el verano del año 165 d.C. se había extendido por Esmirna, y a finales de año la peste azotaba todo el Oriente romano. En el 166 d.C. la peste ya afectaba con virulencia a Egipto, donde a lo largo de cinco años provocará una mortalidad enorme que, en algunos lugares superará el 40% de la población de algunas localidades. La vuelta a Roma de las tropas de Lucio Vero trasladó la epidemia a la capital imperial. Lo certificó el propio Galeno en su "Methodus Medendi". A la altura del 168 la peste había ya alcanzado todo el Oriente, debemos aclarar que en Occidente su extensión fue parcial. Según Amiano Marcelino se extendió por el Rhin y las Galias pero Hispania y el Norte de África no fueron afectadas. Debemos concluir que el dominio romano sobre un territorio tan extenso había "globalizado" el mundo y había puesto en comunicación regiones muy alejadas entre si, desempeñando las fuerzas romanas más que los comerciantes, el papel de transmisores de la enfermedad.

Peste en Roma. Jules Elie Delaunay
Lucio Vero cae pronto víctima de la epidemia, en el 169, en Altinum. Marco Aurelio, que no muere a manos de la misma enfermedad hasta el 180, adoptará una batería de medidas orientadas a combatir la expansión de la enfermedad y a paliar las consecuencias que estaba teniendo en diferentes aspectos del mundo romano en especial en el aspecto militar.
De entre estas disposiciones destacan :
   La prohibición de enterramientos en el interior de las poblaciones.
   La celebración de Lectisternium o procesiones en rogativas para la curación de la peste.
  Restitución del culto a los dioses, castigo a los cristianos en especial entre el 166-168 d.C a        consecuencia del edicto sobre los sacrificios al Emperador y a los dioses promulgado debido a la peste,    etc
  Se incorporaron y entrenaron esclavos, gladiadores, bandoleros de Dalmacia y los Dardanelos al           ejército para tratar de reponer las bajas sufridas por guerras y la epidemia.
    1.2 FASES  Y SINTOMAS DE LA PESTE ANTONINA O DE GALENO.
Podemos establecer varios episodios. El primero , que se desarrolla en el 165, se agota en el 170, pero experimenta un rebrote en torno al 178-180, resurgiendo de nuevo con virulencia (al menos en Roma) en el 189.
En cuanto a los síntomas nos los detalla Galeno: "ardor inflamatorio en los ojos; enrojecimiento sui generis de la cavidad bucal e de la lengua; aversión a los alimentos; sed inextinguible; temperatura exterior normal, contrastando con la sensación de abrasamiento interior; piel enrojecida y húmeda; tos violenta y ronca; signos de flegmasia laringobronquica; fetidez del aliento; erupciones y fístulas, diarrea, agotamiento físico; gangrenas parciales y separación espontánea de órganos; perturbaciones de las facultades intelectuales; delirio tranquilo o furioso y muerte entre el séptimo y noveno día".
Con respecto a las consecuencias de la enfermedad, muy posiblemente la viruela, hay división entre los historiadores. Gilliam o Pierre Salmon rebajan mucho el alcance real de la misma señalando que es exagerado considerarla una de las causas principales de la crisis del Imperio. Por el contrario McNeill o Fears señala que se trató de una enfermedad nueva, posiblemente viruela o sarampión para la que la población europea no se encontraba preparada inmunitáriamente hablando y que provocó mortalidades elevadas en torno al tercio o la cuarta parte de la población.
2. LA PESTE CIPRIANA.
Habían pasado casi 60 años, desde que en el 189, se hubiera experimentado el último brote de la Peste Antonina en la ciudad de Roma, cuando una nueva epidemia estalla en el Imperio. En esta ocasión se originó en Egipto y se expandió con rapidez al resto del Norte de África,Grecia, e Italia. La enfermedad unida a la miseria y a la mala situación política del siglo III, en plena anarquía militar, asoló el Imperio durante 15 años, mató al emperador Hostiliano en el 251, y un rebrote posterior, de menor magnitud, acabó con la vida del emperador Claudio II el Gótico en el 270 d.C. Según las fuentes, mas de 5000 personas diarias murieron por esta causa en Roma.
Por desgracia y a diferencia de la anterior plaga, descrita por el médico Galeno, en esta ocasión debemos basar casi todo nuestro conocimiento sobre el tema en dos fuentes. Una conocida desde antiguo y la otra mucho más reciente. 


La primera fuente de conocimiento de esta epidemia, la más clásica, son los sermones de Cipriano obispo de Cartago (De Mortalitate), a su comunidad. Antes que nada es necesario aclarar que nos encontramos ante un momento de crecimiento del cristianismo que aceptó el sufrimiento que suponía esta enfermedad como una prueba que Dios les imponía para acceder tras la muerte a un mundo mejor. En estos discursos Cipriano se refiere en múltiples ocasiones a la peste, aportándonos así mucha y valiosa información. Por ejemplo de los síntomas, nos cuenta que "se iniciaba con un fuerte dolor de vientre que agotaba las fuerzas. Los enfermos se quejaban de un insoportable calor interno. Luego se declaraba angina dolorosa y vómitos acompañados de dolores en las entrañas; los ojos se inyectaban en sangre (...) Algunas personas perdían el oído, otras la vista. En ningún caso se hace referencia a la presencia de bubones, por lo que se ha descartado la peste bubónica

La otra nueva fuente de conocimiento sobre la Peste Cipriana es el reciente encuentro(2014) por arqueólogos de la Missione Archeologica a Luxor (MAIL) de restos de cuerpos humanos cubiertos de cal y los hornos donde las víctimas de esta enfermedad fueron incinerados, en la orilla occidental de la actual Luxor, Egipto. Los restos corresponden justo a la época en la que se desarrolló esta epidemia.(250-271 d.C)
De nuevo surgen las diferentes hipótesis sobre de que enfermedad se trata. McNeill aventura que la Peste Antonina pudo tratarse de Viruela y la Cipriana de sarampión, eso explicaría la alta tasa de mortalidad que ambas demostraron, debido a que al ser la primera vez que se presentaban en el territorio romano afectaron a una población que no estaba preparada inmunitáriamente hablando para defenderse de ellas. Otros autores como Harper, de la Universidad de Oklahoma, defiende que fue una infección por filovirus, similar a la producida por el virus Ébola. Este tipo de infecciones muy contagiosas provocan mortalidades muy elevadas del 50-70%) con supervivencias inferiores a tres semanas.
3.CONCLUSIÓN
En cualquier caso la discusión entre los historiadores sobre este aspecto sigue abierta, aunque es obvio que la recesión demográfica fue consecuencia y causa en la crisis del Imperio Romano, siendo evidente que tiene relación con los cambios de mentalidad que comienzan a producirse en ese momento, con los problemas de subsistencia, inflación, alza de precios, anarquía militar, etc.
Es un paisaje oscuro al que la Peste Antonina y la Cipriana no aportan ninguna luz desde luego, siendo un factor importante, aunque puede que no el principal en el cambio de ciclo que siglos más tarde supondría el fin del Imperio en Occidente.
3.BIBLIOGRAFÍA
La primera Peste de los Antoninos(167-170). Gozalbes Cravioto, E. y García García, I.-Asclepio. Revista de Historia de la Medicina y de la Ciencia, 2007, vol LIX
Gilliam, G.F(1961), "The plague under MArcus Aurelius", American Journal of Philology, pag 225-259.
Harper K. Fate of Rome: Climate, Disease, and the end of an Empire. 2017
McNeill WH. Plaggas y pueblos, Madrid, pag116-117; 118-119
Salmon, P(1974), Population et dépopulation dans lEmpire romain. Bruselas, 134-139.
Fears, J.R(2004)"The plague under Marcus Aurelius and the decline and faulof de Roman Empire"pp 64-77.
https://portalclasico.com/hallados-restos-de-la-plaga-de-cipriano-en-egipto
Sermones de San Cipriano.
(https://books.google.es/books?id=dIJ4EgypBKsC&pg=PA140&dq=la+peste+cipriana&hl=es&sa=X&ved=0ahUKEwiWgcCt3JLeAhVKBcAKHdZ7DTMQ6AEISTAG#v=onepage&q=la%20peste%20cipriana&f=false)
Amiano Marcelino Hist. XXXI, 6, 24
Dión Casio LXX, 3, 1; LXXI, 2, 4
Galeno, Met. Med.XIX



martes, 9 de octubre de 2018

Divulgadores de la Historia y la Revista Histórica en la Biblioteca Perdida.

¿Estáis al tanto de las últimas noticias en el campo de la divulgación histórica?
El excelente programa de podcast La Biblioteca Perdida pública una divertida entrevista con Federico Romero Díaz, León Arsenal y Sergio Alejo para charlar de dos iniciativas que darán que hablar:La Plataforma Divulgadores de la Historia y la nueva revista on line Histórica
No os la perdáis(del minuto 46 al minuto 1:14). http://www.ivoox.com/29143418


viernes, 7 de septiembre de 2018

Las Mujeres de Roma. No nos podemos perder la mitad de la historia. Breve reseña a "Mujeres de Roma. Heroísmo, intrigas y pasiones" de Isabel Barceló Chico

Escrito por Federico Romero Díaz

Roma, caput mundi, la ciudad eterna. También el lugar cuya historia no tiene final ¿Nos hemos parado a pensar en la cantidad de mujeres que han vivido en ella a lo largo de su devenir histórico?¿ En las miles de vidas femeninas íntimamente ligadas a los hechos más relevantes que allí han acontecido?Afortunadamente Isabel Barceló si que se ha parado a investigar esta importante faceta de la historia romana, y nos lo ofrece con el mejor de los estilos literarios en Mujeres de Roma. Heroísmo, intrigas y pasiones.

"El Frigidarium". L. Alma Tadema.

La autora

Es Licenciada en Filosofía y letras por la Universidad de Valencia y tiene una larga trayectoria literaria jalonada por obras como Las flechas de Eros, La ira de Medea, La fundación de Roma, Orfeo desciende a los infiernos, Perseo y la mirada de Medusa, La muchacha de Cátulo, Dido, Reina de Cartago, y alguna incluso de literatura juvenil como Tope secreto. El secuestro de la luna.

Es también una conocida y prestigiosa divulgadora histórica autora de numerosos artículos, conferenciante, y autora un blog muy seguido, Mujeres de Roma.

Su experiencia como residente en Roma en la Real Academia de España le permitió documentarse para la elaboración de la narración que estamos reseñando.

La obra

Deberíamos empezar aclarando que no estamos ante una novela, ni ante un ensayo histórico, ni frente a una guía de la geografía y la historia romana, aunque en realidad, reúne elementos de los tres cosas a la vez.

Tres son los factores que determinan a Mujeres de Roma: una enorme y exquisita carga literaria; un rigor histórico difícil de encontrar en obras con ese amor hacia lo narrativo, y por último el uso de la geografía de la ciudad y de la figura femenina como ejes vertebradores de sus páginas.

La autora utiliza el entramado urbano de la ciudad y sus colinas para saltar de un siglo a otro, para pasar de la historia de una mujer a la de otra muy distinta en sus 18 capítulos, siendo la narración de la brava Anita Garibaldi, en el siglo XIX, en pleno proceso de reunificación italiana, la más cercana a nuestro tiempo.
Fotografía de Anita Garibadi.


Panaderas, santas, combatientes, emperatrices, pintoras, etc son rescatadas de la oscuridad e iluminadas de nuevo por la luz de esta obra. Así descubrimos historias increíbles como la de la tierna Santa Cecilia in Trastevere, representada magistralmente por la escultura de Stefano Maderno, la de Margherita Luti (la fornarina) modelo del celebre Rafael , que ingresó en un convento tras la muerte del pintor, su amante, o la de la valerosa Lucrecia ejemplo a seguir durante siglos por las matronas de la Roma de la Antigüedad, que optó por quitarse la vida antes que vivir callada y humillada tras ser violada por Sexto Tarquinio, el hijo del Rey de la ciudad, o la de la valerosa Cristina de Suecia que se enamoró sin remedio de un hombre que nunca la correspondió, el cardenal Azolino.


Escultura de santa Cecilia de Stefano Maderno(1600)

A lo largo de sus páginas Isabel nos va descubriendo la historia de 48 mujeres. Son tan solo un fragmento minúsculo y mínimo, de las muchas historias de mujeres que nunca debieron caer en el abandono, aunque, eso si, son un conjunto de enorme valor por el acto de justicia que supone rescatar del olvido a personajes que se merecen el respeto de nuestro recuerdo. Así nunca se olvidarán sus pasiones,sus inquietudes y deseos.

Es inevitable darse cuenta leyendo sus páginas que la autora, además de una enorme cultura, tiene un exquisito y elevado sentido de lo literario, que impregna sus páginas de un aire delicado y a veces cercano a la poesía. Con frecuencia el lector se encuentra con frases que le obligan a pararse a pensar o simplemente a saborearlas. Aquí os dejo algunas de ellas:

"Los muertos romanos no querían paz, sino memoria".
"¡ Buscas en Roma a Roma!, ¡Oh peregrino! y en Roma misma no la hayas"( Quevedo)
"Los muertos de Roma no querían paz, sino memoria"

Mujeres de Roma. Heroísmo, intriga y pasiones" es, en conclusión, una obra imprescindible que destaca por su facilidad de viajar en el tiempo dentro del mismo hilo narrativo. Por ejemplo, desde la muerte de Séneca al encuentro de Carlos V con el Papa, poco después del famoso saqueo de la ciudad por las tropas imperiales. Tras acabar sus líneas, el lector tendrá una visión mucho más completa y justa de la historia de la ciudad eterna que es, en definitiva, al memos en una parte muy considerable, la historia de todos nosotros.




miércoles, 22 de agosto de 2018

ATENAS. EL LEJANO ECO DE LAS PIEDRAS. BREVE RESEÑA

Escrito por Federico Romero Díaz

Tras la lectura de este ensayo, el lector llega a la conclusión de que "Atenas. El lejano eco de las piedras" no es una guía de viajes,ni tampoco un manual de historia de la ciudad. No es tampoco un tratado de arte griego, aunque en realidad, es todas esas cosas a la vez.

El autor

Mario Agudo Villanueva es Licenciado en Periodismo por la Universidad Complutense y realizó un máster en Administración y Dirección de Empresas por la EAE y la Universidad de Deusto. Desempeñó diferentes puestos de dirección en Acceso, agencia de análisis y seguimiento de información, jefe de redacción del periodico "Tetuán 30 días"; jefe de prensa de la Asociación Amigos del Románico; director de la revista Románico, creador de una de las mejores páginas de divulgación histórica de la red www.mediterraneoantiguo.com, es colaborador de espacios de radio como Ser Historia y autor de los libros, "Palmira.La ciudad reencontrada" y "Macedonia. La cuna de Alejandro Magno", ambos del 2016.


La obra

Este ensayo tiene una curiosa estructura narrativa. El autor agrupa el contenido cronológicamente y por temas. Este armazón de capítulos le permite adentrarse en materias muy distintas, haciendo posible que la mitología griega, los lugares más míticos de la ciudad, sus personajes más ilustres y todos los momentos, por los que a lo largo de su dilatada historia, esta sabia y antigua ciudad ha pasado, circulen por sus páginas.

Nikolaos Balanos (1860-1942) frente al friso del Partenón

Otro aspecto que me ha llamado la atención es el nivel de detalle que demuestra y que hace de esta obra un libro de estudio, una obra que puede ser utilizada como libro de referencia en múltiples tareas asociadas a la mítica ciudad de Atenas y a la cultura griega en general.

En cuanto al aparato gráfico del ensayo, debo decir que es muy potente. Las fotos de los principales monumentos de la ciudad, realizados por el propio autor, son excelentes y ayudan tanto a trasmitir la majestuosidad de los edificios descritos, como a ilustrar la narración en el momento justo. Para aumentar el efecto gráfico de esta obra, se añaden fotos de Atenas tomadas a principios del siglo XX por el fotógrafo Fred Boissonnas que nos sirven para poner en una perspectiva temporal los monumentos de los que se trata en la obra.

Procesión del sacrificio de un cordero a las Cárites, pintura sobre madera, Corinto, hacia 540-530 a.C. Museo Nacional de Atenas.


Atenas. El lejano eco de las piedras es una obra que emociona. Mario Agudo Villanueva nos describe como se va construyendo ese mítico lugar. Vemos como van pasando y dejando su huella los grandes personajes de su historia: Dracón, Demóstenes, Sócrates, Pericles, el macedonio Alejandro, Adriano, el emperador romano, etc. Todos ellos van aportando una parte de su grandeza a la ciudad, a su historia militar y política. Según vamos avanzando en el número de páginas leídas vemos como Atenas se convierte en un centro de sabiduría que se irradia al resto del mundo.

Además de ser un libro que emociona por su luz, también provoca la tristeza en el lector. El autor no puede evitar contarnos como con la crisis del siglo III d.C, se inicia un ciclo de destrucciones de sus monumentos, de su riqueza, de su poder como centro cultural del mundo antiguo. Los héruleos, destructores de gran parte de Grecia, saquearon Atenas en el 267 d.C. dejando un terrible rastro de incendios, muerte y saqueos en la ciudad. Le sucederán otros ataques terribles como el de Alarico, o, ya en el siglo VI, cuando la ciudad es atacada por diversas tribus eslavas. Estos duros ataques no serán los únicos a los que la vieja ciudad deba sobrevivir: cruzados, turcos, venecianos y las rapiñas de los ingleses aportarán sus granos de arena con sus bombardeos, amurallamientos, fortificaciones y reutilizaciones de los materiales de los antiguos monumentos que, a causa de estos ataques y al abandono que en general sufren, llevarán a Atenas a estar en un lamentable estado de conservación del que aún hoy trata de recuperarse.

El Ágora antigua, el Areópago, el Ágora romana, el Panteón, el Erecteion, la Biblioteca de Adriano, el barrio del Cerámico, son descritos en detalle en esta obra por la que vemos pasar a personajes como Solón, Clistenes, Pericles, Sócrates, Aristóteles, Esquilo, Aristófanes, Fidias, Calícrates, etc. Estas personas llevaron la política, la filosofía, la literatura, la escultura y la arquitectura a un nivel tan elevado, que los que vinieron después, solo tuvieron que fijarse e imitar parte de su obra.

A modo de conclusión, debo decir que "Atenas. El lejano eco de las piedras" es un excelente relato. Tras leerlo ya no podrás mirar nada relacionado con Atenas ni con Grecia de la misma manera. Tus ojos se habrán iluminado con la llama del conocimiento, con una luz que te hará apreciarlo mucho más.

 Cómprala aquí

lunes, 20 de agosto de 2018

LOS BÁRBAROS OLVIDADOS. SAQUEADORES DE GRECIA, PIRATAS EN HISPANIA Y DUEÑOS DE ITALIA. LA AVENTURA DE LOS HÉRULOS.

Escrito por Federico Romero Díaz

A veces la historia se muestra caprichosa al otorgar el don de permanecer en el recuerdo de las generaciones venideras. Todos los aficionados a la historia reconoceremos de inmediato,a los visigodos, los vándalos, los suevos, los alanos, los hunos, los burgundios, etc. Sin embargo, hay algunas tribus que, habiendo protagonizado como pueblo logros similares o superiores a los antes mencionados, son muy desconocidos para el gran público. Los hérulos son el ejemplo perfecto.

Hérulos, junto a ostrogodos, hunos y gépidos se lanzan inútilmente contra las fuerzas romanas para desalojarlos de una colina en la Batalla de los Campos Catalaúnicos. 451 d. C


ORIGEN DE LOS HÉRULOS Y TESTIMONIOS DE PROCOPIO DE CESAREA.

Al parecer, según Jordanes, historiador del siglo VI, provienen de Escandinavia. Es muy posible que de allí fueran expulsados por otro pueblo, llamado los dani. Inicialmente se asentaron en la desembocadura del Danubio, iniciando desde allí un largo viaje que, tras atravesar toda Europa les llevará a las costas del Mar Negro.

Nos cuenta Procopio que los más jóvenes eran lanzados a la batalla sin escudo que no podrían portar hasta haber demostrado su virilidad en batalla


Desde esa privilegiada situación y en coalición con los godos, los gépidos, los pecinos y los carpos devastarán Grecia, dejando allí tan mal recuerdo que siglos después, Procopio de Cesarea, historiador del siglo VI, les dedicará en su obra comentarios llenos de desprecio personal :

"Practicaban el sexo contrariamente a los fines de la ley divina, hasta con hombres y asnos".
"Los hérulos son los más abominables de todos los seres humanos. Unos canallas completamente abandonados a su suerte".
Son desleales y codiciosos " y emplean violencia contra sus vecinos".
"El hecho de que un hérulo no se entregue a la traición y a la bebida, sino que rivalizase en méritos era difícil y digno de muchos elogios"(IV, 4, 29-31)
"ofrecían sacrificios humanos a sus dioses", con respecto "A los ancianos y los enfermos, se daba orden de hacerles desaparecer a la mayor brevedad posible, siendo ejecutados con espada corta e incinerados después en una pira"(VI, 14, 2-6).
"Las mujeres debían morir, si querían ser consideradas virtuosas, ahorcándose con una soga sobre la tumba de su esposo"(VI, 4, 6-7)

Según Procopio, eran superiores a otros pueblos bárbaros por su brutalidad y gran número, saqueándolos y sometiéndolos por simple codicia.(VI,14, 8-10).

Podemos deducir en Procopio y en los testimonios aportados por las fuentes, a veces francamente hostiles, que los hérulos no conformaban un solo núcleo, conformado en un solo lugar, sino que más bien por la dinámica histórica que protagonizaron, debieron existir diferentes grupos de hérulos.

LOS HÉRULOS DEVASTAN GRECIA

Nos cuenta Javier Arce en su obra "Bárbaros en Hispania", que en el año 267 encontramos a los hérulos en una doble expedición marítima y una batalla naval en Cyzico, pasaron al Egeo y luego a la Helade. Ni siquiera Atenas se librará de sus devastaciones y saqueos. Antes que Atenas, otras ciudades como Marcianópolis, Tesalónica, Bizancio,  Éfeso(donde quemaron el Templo de Artemisa), serán víctimas de sus correrías.



Mario Agudo en su obra "Atenas. El lejano eco de las piedras", nos hace una relación pormenorizada de las destrozos que causaron y de las consecuencias que para la gran ciudad de Grecia tendrá este saqueo. Se verán seriamente afectados el Agora, la Stoa de Atalo, el Odeón de Agripa (sobre el que se construirá un gimnasio con posterioridad). En la ladera sur de la Acrópolis, el Odeón de Herodes Ático fue reducido a una ruina. La Biblioteca de Adriano sufrirá serios daños, aunque será reconstruida en el siglo V. El fuego afectó al Partenón, que perdió su techumbre y parte de su doble columnata interna. Dejaron la antigua y bella ciudad reducida a escombros. Atenas tratará inútilmente de protegerse con el llamado " Muro post-Heruliano", de nuevos saqueos.

Al año siguiente en la brillante victoria romana en la batalla de Naissus, se derrota por completo a los bárbaros. Será un duro golpe para ellos, aunque eso no supondrá ni mucho menos el fin de este pueblo.

PIRATAS EN HISPANIA

Entre el siglo III y el V la mayor parte de los hérulos se asientan en un reino ubicado a lo largo del Danubio. No obstante hay constancia de que un importante contingente de estos bárbaros se unen a sajones y frisones, sobre todo entre los años que van entre el 400 y el 407 para saquear las costas del Mar del Norte y las del Canal de la Mancha. Llegan a establecerse permanentemente en puestos avanzados y pequeños asentamientos en la costa atlántica. Es desde esas posiciones, desde donde se decidirán a atacar las costas de Hispania.

Hydacio es la fuente principal en este aspecto y nos habla de dos fechas diferenciadas. Por un lado nos cuenta que en el 455:
"una serie de hombres de la gens de los hérulos, desembarcaron con siete naves en la costa del territorio de Lucis; cuando por tal motivo se reunió una multitud de la población local, los 400 hérulos armados a la ligera se vieron obligados a huir, muriendo solo dos de ellos. De regreso ad sedes propias los hérulos saquearon las costas de Cantabria y Vardulia"( Hydacio.Chronica, 164). Según el profesor Javier Arce, es muy posible que el grupo responsable de esta razzia poco tenga que ver con los hérulos que atacaron Grecia en el siglo III. Provenían posiblemente de Dinamarca. Es muy factible que atravesaran las costas de la Galia en una expedición que anticipa acciones futuras de otro pueblo posterior famoso por sus saqueos, los vikingos. Ante la presión local debieron dejar sus  siete barcos en la costa y regresar por tierra por los pasos pirenaicos, cosa perfectamente factible debido a la falta de defensa romana en esos territorios.

De nuevo los hérulos vuelven a aparecer en el 459. Nos cuenta Hydacio que se dirigían a la Bética, y que atacaron una serie de lugares a lo largo de la costa del conventus lucense con mucha crueldad. Es más que posible que la primera expedición fuera una toma de contacto, para tantear el terreno y cruzar después hasta la Bética, verdadero destino de los invasores. Probablemente buscaban asentarse allí, habrían oído hablar de la fertilidad de esas tierras que en ese momento estaba desprovista de la defensa de los vándalos. Tras esta expedición no se vuelven a tener noticias de los piratas hérulos en Hispania.

Los barcos de los bárbaros llegan a la costa

Estos son los hechos y sobre ellos caben varias interpretaciones. Hay dos predominantes:

Por un lado el catedrático Pablo C. Díaz, que asocia los ataques de los hérulos con la política imperial contra los suevos que en esos momentos, ante la retirada vándala de la Bética, trataban de expandirse hacia el Sur. Así la primera incursión habría tenido lugar antes del ataque de la poderosa expedición de los visigodos contra el reino suevo y la segunda expedición sería un refuerzo en el contexto de la campaña del comes godo Sunerico en la Bética. En ambos casos los hérulos estarían al servicio del Imperio y tendrían el propósito de dividir las fuerzas suevas en dos frentes diferentes.

El profesor Arce, por el contrario, defiende que en el primer caso se trataba de una simple razia de hérulos provenientes de Dinamarca que tendría como objetivo, además del botín, rastrear el territorio antes de avanzar a la Bética, que era el emplazamiento en el que los hérulos aspiraban a asentarse dada su riqueza, excelente clima, prosperidad de las tierras y ausencia de vándalos.

Sin descartar ninguna de las teorías, debemos fijarnos en el estado de debilidad que presentaban las costas cantábricas e Hispania en general, sin un sistema de defensa propia que la defendiera de estas agresiones externas.

DUEÑOS DE ITALIA (476-493)

Los hérulos junto a los ostrogodos, gépidos, etc caerán bajo el dominio huno y lucharán a las ordenes de Atila en diferentes batallas, algunas de gran importancia como la de los Campos Cataláunicos en el 451. Allí fracasarán en su intento de desalojar a las fuerzas romanas de una colina. Tras la muerte de Atila y la rápida disolución del poderío huno, se iniciará una nueva y brillante etapa.

La presencia de este pueblo en Italia y su dominio del territorio gira en torno al nombre de su rey Odoacro. Este personaje era hijo del huno Edico, uno de los lugartenientes de Atila. También tenía parentesco por parte de madre con la tribu de los esciros. Tras una dilatada carrera militar, penetra en Italia como mercenario al frente de una variada hueste compuesta por miembros de diversas tribus, entre ellos numerosos hérulos en el 470. Al frente de estas huestes irá escalando posiciones en el escalafón militar hasta alcanzar la posición de jefe de las tropas imperiales. En el 476 tras la negativa de Orestes, padre del nuevo emperador Rómulo Augustulo, a ceder la tercera parte de las tierras de Italia a los mercenarios bárbaros, encabeza una rebelión que tiene como consecuencia el apresamiento y asesinato de Orestes y el envío al exilio del joven Emperador. Manda las insignias imperiales a Constantinopla. El emperador de Oriente Zenón, las acepta y le da el título de patricio a Odoacro que preferirá gobernar como rey de Italia.

Límites territoriales del reino de Odoacro (fuente www.WordhistoryMaps.info)

Odoacro al frente de sus hérulos iniciará una política expansiva que dará unos excelentes resultados y que a grandes rasgos continuará su sucesor en el poder el ostrogodo Teodorico. Cederá a sus tropas el tercio de las tierras de Italia (en especial las zonas de cultivo del fértil Valle del Po), respetará las leyes e instituciones romanas, Senado incluido, y situará a romanos en importantes puestos administrativos, reservando los militares a sus soldados y seguidores encargados de defender las fronteras, que durante su gobierno permanecerán estables y seguras. Su política ofensiva y su expansionismo territorial (ocupó Sicilia a los vándalos y atacó la Dalmacia de los ilirio-romanos de Julio Nepote, Córcega y Cerdeña) acabaron provocando el recelo de Constantinopla que envió a los rugios, otra tribu bárbara, al servicio del Imperio de Oriente contra Italia. Tras la derrota de estos, se forma una expedición de romanos, ostrogodos y otros mercenarios al mando de Teodorico que, en nombre del Imperio de Oriente, derrotará a Odoacro en Aquilea(489), Verona(490), y en el río Adda(490).


 En un intento de acuerdo Odoacro, ya anciano, morirá por la propia mano del ostrogodo en Rávena, a pesar de que Teodorico le había prometido respetar su vida. La muerte de su rey, supone el fin del dominio de los hérulos sobre Italia y una nueva etapa, ya final, en su aventura a lo largo de los siglos.


COLABORACIÓN CON BIZANCIO Y DISOLUCIÓN

Tras la derrota en Italia diferentes bandas de hérulos optan por integrarse en el ejército del vencedor ostrogodo, algo muy común en la Antigüedad. Teodorico utilizará estas fuerzas para proteger sus fronteras de la presión de los alamanes. Otra parte importante regresará al Danubio bajo la dirección de un nuevo rey, Rodolfo. Allí serán nuevamente derrotados por los lombardos en el 510, optando una parte importante por volver a Escandinavia, el lugar de origen que nunca habían olvidado. No obstante otra parte elije permanecer al servicio del Imperio de Oriente. Hay constancia de que en el 550 aún quedan unos 3.000 hérulos en el Limes del Danubio. Se habían establecido allí tras la derrota del 510 al abrigo de frontera romana. Los hérulos también formarán parte de las tropas que Constantinopla manda a diferentes campañas como la de África (533-534) contra los vándalos, o la de Italia (551) bajo el mando de Narsés contra los ostrogodos, ahora de nuevo enemigos del Imperio de Oriente.

Como pueblo su rastro se borra a lo largo del siglo VII. Se piensa que una parte se fusionó con frisones y sajones, otra, como ya hemos indicado volvió a su origen escandinavo, y otra que es la referida anteriormente es asimilada y asentada por Justiniano en el siglo VI dentro de los límites del Inperio Romano de Oriente.

Biografía.
Procopio de Cesarea.-- De Bello Gothico Longanesi, Milán.
Crónica de Hydacio.
Mario Agudo Villanueva.-- Atenas. El lejano eco de las piedras. Editorial Confluencias, 2018.
Javier Arce.--Bárbaros y romanos en Hispania(400-507 D.C). Marcial Pons Historia, 2007.
Daniel Gómez Aragonés.--Bárbaros en Hispania: Suevos, vandalos y alanos en la lucha contra Roma. --Madrid. Esfera de los Libros.
Roger Collins.--La Europa de la Alta Edad Media.--. Madrid: Akal.
PabloC.Díaz Martinez..--El reino suevo(411-585).--Madrid:Akal, 2011








miércoles, 8 de agosto de 2018

CINCUENTA CABALLEROS. UNA HISTORIA DE L A RECONQUISTA. BREVE RESEÑA.



Escrito por Federico Romero Díaz

Estamos en 992  en la frontera del reino de Navarra y el Califato de Córdoba. La noble familia a la que pertenecen los jóvenes Lorién y Elvira es la encargada de guardar la plaza avanzada de Uncastillo, un bastión cristiano construido para hacer frente a las continuas campañas de saqueo de los musulmanes cordobeses leales a Almanzor. Es una vida de frontera dura, a veces despiadada, en la que un error se paga muy caro. No obstante en esa vida también hay lugar para el amor, la amistad y la lealtad.

LA AUTORA

Teresa Ricardo Frago nació en Madrid en 1974. Creció rodeada de libros y estudió Periodismo y Relaciones Internacionales. Ha trabajado en diferentes medios de comunicación hasta que en 2004 se mudó a Alemania. Desde allí sigue escribiendo y traduciendo contenido para diversos medios.

LA OBRA

Con cincuenta caballeros no estamos solo ante un buen título y una atractiva portada. Estamos ante una gran historia, narrada de una manera muy original.

La historia se desarrolla en la España de finales del siglo X. Casi todo el territorio está en manos de los musulmanes del Califato de Córdoba, gobernado en la práctica por el poderoso y cruel Almanzor, canciller del Califato y hayib del califa Hisan II. A pesar de esta supremacía cordobesa, los pequeños reinos del Norte, Navarra entre ellos, luchan por su supervivencia, alternando periodos de sumisión a los musulmanes, con otros de rebelión, saqueos y de pequeños avances hacia el Sur. Es en  este duro contexto histórico en el que se desarrolla nuestra historia, que gira en torno a la familia de los Iñiguez, nobles súbditos de don Sancho de Navarra. Tienen como misión guardar y administrar una de las plazas más expuestas a las campañas de los sarracenos, Uncastillo.

Almanzor, pintado por Zurbarán( fuente Artehistoria.com)

La novela tiene varias virtudes que hacen que el lector devore sus más de 300 páginas rápidamente.
En primer lugar debemos hablar de su sencillo estilo en el lenguaje, nada rebuscado. La autora utiliza las palabras musulmanas y cristianas necesarias para no perder ni una gota del rigor histórico que precisa una historia que, siendo ficticia en general, gira en torno a un hecho histórico real, que fue el apresamiento y traslado a Córdoba de 50 Caballeros navarros desde Uncastillo hasta la ciudad de Córdoba en calidad de rehenes garantes del buen comportamiento del Reino de Navarra, tras la firma del tratado.

En segundo término debemos reseñar que es una narración muy potente porque abarca varios géneros. Se la puede definir como novela histórica, pero también hay en ella mucho de novela de amor y de novela de aventuras, y eso es de agradecer y nada fácil de conseguir.

Por último, resaltar el uso del recurso literario de la doble perspectiva, que le da a la novela muchos más matices que si la narración de los hechos se hiciera desde una única mirada. Es un sorprendente enfoque, ya que alterna un capitulo narrado desde la óptica de Elvira, con otro escrito desde el punto de vista de Lorien, ambos hermanos de la misma edad e íntimamente ligados por los lazos de la familia y el cariño.

En las páginas de esta novela aparecen descritos o mencionados lugares claves de la historia de la Reconquista cristiana en ese momento. Aparece, Uncastillo, Najera, Leyre, Sos del Rey Católico, Pamplona, Córdoba, etc. El viaje de los protagonistas hasta la capital musulmana sirve para contraponer la sofisticada vida de la capital califal con la mucho más simple y menos refinada de los reinos del Norte, representada por las faenas diarias en Uncastillo o de la vida de la Corte en el Monasterio de Leyre.

Batalla de Guadalete, 711. Los musulmanes derrotan a los visigodos comandados por el rey Rodrigo.

A modo de conclusión "Cincuenta caballeros" es una apasionante historia que hará pasar al lector grandes momentos y que nos trasladará a un momento de nuestra historia sobre el que aún hay mucho que contar.




jueves, 26 de julio de 2018

EL VINO, ALIMENTO SAGRADO Y PRODUCTO SOCIAL.

En esta ocasión contamos con una colaboración de lujo: Manuel León Béjar, arqueologo y master en Agroalimentación y Vinicultura, miembro de la Despensa del Tiempo y autor de este excelente artículo.

EL VINO, ALIMENTO SAGRADO Y PRODUCTO SOCIAL.
Desde épocas remotas, el vino era considerado como un producto eminentemente exótico, sagrado y de prestigio destinado a las élites, que lo utilizan en ceremonias y libaciones religiosas, en banquetes funerarios y para facilitar el contacto y comunicación con los dioses.
Al ser un bien escaso y de prestigio, se utilizaba como un elemento de canje que pueblos como fenicios, foceos, griegos y romanos, entre otros, ofrecían a las poblaciones indígenas de las costas que visitaban para ayudar a cumplir con el protocolo de hospitalidad y propiciar un contacto amable.
La uva, y por extensión el vino, en los primeros momentos, se considerarán como un alimento sagrado, y su uso ritual y su acaparamiento y control por el poder político se perpetuará a lo largo de los siglos. Un ejemplo de ello lo podemos encontrar en el Palacio de Tel Kabri, al norte de Israel (frontera con el Líbano), que remonta al período cananeo, cubre un área de 6.000 metros cuadrados. En sus dependencias se han hallado 120 recipientes distribuidos en cuatro salas de almacenamiento en el área de almacenamiento sur del palacio.

Transporte de vino en carro de bueyes. Siglo III. d.C.(Pafos, Chipre)

Por otro lado, el uso ritual de la vid y del vino se constatan en contextos arqueológicos como el del yacimiento Armení-1, cueva de uso funerario en las montañas del Cáucaso (Armenia), donde se constata su uso ritual a través del hallazgo de instrumentos y herramientas de viticultura y vinificación: Cestas, una prensa de uva rudimentaria, una cuba de fermentación de arcilla, así como recipientes para beber y restos orgánicos del proceso de vinificación. Su datación por Radio Carbono ha arrojado una cronología en torno a 4100 - 4000 a. C., en la edad. Este hallazgo viene a corroborar la teoría de que el vino se originó en algún lugar de la montañosa región del Tauro al este de Turquía, donde McGovern descubrió unas vasijas de barro, el utensilio de vinificación de uva más antiguo conocido hasta el momento, que data de 5.400 a. C.

La vid y el Mediterraneo.
La viña es una planta cuyo uso se documenta desde época prehistórica, aunque no se ha constatado la obtención del vino hasta Egipto, donde se encontraron tres docenas de jarras de vino en la tumba del Faraón Tutankamon. En Mesopotamia el consumo de uva se ha documentado también en proceso de desecación (en forma de pasas).
Pero los introductores del cultivo de la viña en Occidente serán los fenicios y va a ser en Grecia donde comenzaron a cultivar viñas para la producción de vino a gran escala. Posiblemente la dificultad para ellos estribaba en el cultivo de la viña; con un fruto que primero había que cosechar, después prensar, dejarlo fermentar, vigilar el proceso y curar constantemente y obtener un caldo de calidad que va a hacer que consideraran el vino como un regalo de los propios dioses.
  
El consumo de Vino en Grecia.
Por este motivo, el consumo de vino en el symposio, o bebida en común, un tipo de ceremonia en la que se bebía de manera civilizada y casi sacralizada, era la única que los griegos aceptaban, ya que el resto de las formas de consumir el vino, eran consideradas por ellos como incívicas y bárbaras.

Simposio griego. Lawrence Alma Tadema

Una característica introducida por los griegos como un símbolo de cultura y civilización va a ser el mezclar siempre el vino con agua. El hecho de beber el vino puro suponía la consiguiente borrachera y la entrega de sus consumidores a la orgía y el desenfreno- Esta costumbre se mantendrá también en sociedades y culturas posteriores, como la romana.

El Vino en Roma: El inicio de una revolución enológica que perdura hasta nuestros días.
En la República Romana...
Con los romanos, el vino va a obtener el carácter de un alimento fundamental en la dieta mediterránea, y se convertirá en un elemento esencial y básico en todas las celebraciones, fiestas y banquetes, tanto de carácter sagrado como lúdico.
En Roma, a inicios de la República, la producción de vino era muy limitada y los únicos vinos de calidad eran los que la clase acomodada podía importar de Grecia, y a un coste muy elevado.  
Progresivamente, junto con el pan, el vino corriente se va popularizando hasta que su consumo se va convirtiendo en un hábito entre la población. Estos dos alimentos serán componentes esenciales en la dieta de la antigua Roma para gran parte de la población.
En cuanto a la calidad de los vinos romanos, a finales de la República se va a argumentar el interés por mejorar su gusto gracias a la llegada masiva de los vinos griegos a Roma. A partir de entonces,la competencia de los vinos griegos espoleará a los productores, que se afanarán en conseguir productos de una mejor calidad mediante la aplicación de nuevas técnicas de vinificación y de nuevos procedimientos de conservación.

La revolución de la enología –romana en época Alto-imperial.
Columela, habitante de Gades, será una figura clave en todo este proceso, ya que recoge en su obra De Re Rustica todo el saber de los autores romanos y la herencia púnico-cartaginesa subyacente en la península ibérica, que se diferencia de la enología romana por el empleo de técnicas y una tecnología más desarrollada. Los nuevos conocimientos sobre el vino y los sistemas de producción incidirán en la planta masiva de viñas en diversas zonas y a producir vinos con gustos diferentes, algunos de ellos bastante refinados y con un cierto paladar.



A partir de este momento, el vino entrará por la puerta grande en todos los banquetes y fiestas de Roma, donde se valorará exageradamente la cantidad y calidad del vino que se servía, convirtiéndose en una señal de distinción y en un elemento lúdico por excelencia. Como consecuencia de esta popularidad, el cultivo de la viña se va a transformar en una de las actividades agrícolas más desarrolladas en la mayoría de las explotaciones rurales, y la producción de vino se convertirá en uno de los negocios más prósperos y rentables del imperio romano. Atrás quedan las adiciones de fenogreco, el empleo de sustancias antibacterianas como la miel, conservantes como la pimienta, el pimentón o la raíz de lirio, o el empleo de pétalos de flores para mejorar el perfil organolépticos de los vinos. Algo, que sin duda, forma parte de la historia de la enología y que llama poderosamente la atención por el empleo de técnicas refinadas y por el uso de ingredientes de alta calidad para determinados tipos de vino. Vinos destinados a un sector de alto poder adquisitivo, que no buscaba enmascarar un sabor, sino elaborar en las cellas vinarias, productos de alto potencial gastronómico, que fueran un fiel reflejo de su posición social.

Convivium y consumo de vino en Roma.
El banquete o convivium, sobre todo en la cena, era la expresión máxima del consumo social del vino, en el cual quedaba reflejado el consumo social de convivencia y hermanamiento que demostraban los romanos en esta ceremonia. Era una celebración especial que se hacía una vez acabada la cena, y consistía en una larga sobremesa.
Los comensales se ponían en la cabeza coronas de flores, de hiedra, de laurel, ya que pensaban que el olor de estas plantas neutralizaban los efectos del vino. Se nombraba un rexconvivium (maestro de ceremonias), que normalmente era el anfitrión o una persona prudente, ya que tenía que desempeñar una función delicada: Debía incitar a la bebida a unos y frenar la apetencia de otros, de manera que todos estuvieran en el mismo estado de humor y embriaguez.
En el convivium se realizaban libaciones con vino en honor a los Dioses, a la patria y al Emperador, y siempre que se bebía se brindaba a la salud de algún invitado, de los ausentes, y especialmente de los amigos.

Convivium romano


En IV y V d.C., se produce un cambio en los sistemas de producción vitivinícola, -como así se puede atestiguar en el registro arqueológico-, y se produce una proliferación enclaves destinadas a su producción en toda la geografía peninsular que se mantiene por la mayoritaria población hispanorromana durante el periodo de dominación visigoda. En este periodo, se ha documento las referencias a la exportación mayoritaria en puertos como el de Cartagena, y asistimos a un periodo en el que atomizan los circuitos comerciales, y las ánforas empiezan a sustituirse por barricas de madera, que empezaron a utilizarse no solo para transportar el vino. Este cambio de envase de transporte propició el inicio de nuevos métodos de fermentación y de la introducción de nuevos procesos tecnológicos en la producción venidera de productos fermentados derivados de la vid. Se inicia pues un inicio en la transformación en los sistemas de producción hasta culminar en el desarrollo del vino tal y como lo conocemos hoy día, con adición de sulfitos como conservante principal, y teniendo como base únicamente el mosto de uva.