Búsqueda de artículos

viernes, 11 de marzo de 2016

ANICETO POPEA Y BURRO UN TRIO MORTAL EN EL PALATINO .(Parte 1)
Texto de Federico Romero Díaz.

Sabina Popea era una mujer de gran belleza se había hecho con el corazón de Nerón y aspiraba a ser la emperatriz. Eso a pesar de estar casada con Salvio Otón( que irónicamente llegó a ser emperador durante tres meses del 69 DC, turbulento año conocido como el de los cuatro emperadores) . PAra conseguir un objetivo tan ambicioso había que superar dos problemas: la existencia de la madre y la esposa de Nerón, Agripina y Octavia respectivamente. Pasemos a la primera: Agripina. La madre del emperador. Ciertamente había perdido casi toda la influencia que tenía sobre su hijo. No obstante siempre sería una amenaza para Popea y un freno para Nerón. Al Emperador no fue difícil convencerle. El problema real surgió al plantearse como matarla. Agripina era una persona desconfiada rodeada de fieles sirvientes armados no solo con espadas sino con múltiples antídotos. Aniceto, jefe de la Flota de Miseno dio con la solución. Construir una galera que, mediante escondidos resortes se abriera y precipitara a las personas que transportaba a las olas del mar. Con pretextos y engaños montaron a Agripina en la galera pero algo falló y solo murieron el piloto (por accidente) y una criada de Agripina apaleada con los remos mientras pedía auxilio. La madre del Emperador llegó a un bote y fue trasladada a tierra a salvo. Finalmente el mismo Aniceto con algunos secuaces acudieron a rematar a Agripina. Primero la dieron un fuerte golpe en la cabeza, ella aún tuvo fuerzas para dirigirse a otro de los secuaces ,que se acercaba a apuñalarla, para señalarle su propio vientre y decir: " Hiere aquí"·.Herida mortalmente cayó sobre su propia sangre. El pretexto de su muerte fue sencillo: conspiración contra su hijo el Emperador. No olvidemos que a pesar de lo indigno de esa muerte ella había estado detrás de la de Claudio, puede que de la de otro de sus maridos Crispo por envenenamiento y lo intentó con su hermano Calígula.
El obstáculo más difícil había sido superado. Ya solo quedaba la emperatriz Octavia, aunque eso será materia para otro próximo post.

No hay comentarios:

Publicar un comentario