Búsqueda de artículos

martes, 30 de octubre de 2018

ENEMIGOS DEL IMPERIO. COMPARACIÓN ENTRE EL IMPERIO ESPAÑOL Y EL IMPERIO ROMANO


El escritor León Arsenal autor del exitoso ensayo "Enemigos del Imperio", ha escrito para Historia y Roma antigua unas interesantes reflexiones que comparan el Imperio Español y sus enemigos con el Imperio Romano y los adversarios a los que se enfrentó.
¿Y vosotros que pensáis que tuvieron en común y en que se diferenciaron a nivel general ambos imperios?.

Sin más preámbulos os dejo el texto que este autor ha dedicado a HRA.

"Una comparación muy afortunada es la que presenta al Imperio romano como una fortaleza asediada por todos lados excepto por el mar. Y, en efecto, a partir del siglo I y tras una expansión espectacular, los romanos comenzaron a defender lo conquistado frente a pueblos bárbaros o imperios rivales como el persa. Así, fueron trazando sus limes, aprovechando cuando les era posible la geografía a manera de muralla natural —como hicieron con el Rin— y ocupando o desalojando a veces territorios para mejorar la defensa global.


Hunos y comanches enemigos de romanos y españoles respectivamente.

Roma pudo hacer algo de ese tipo porque era bastante compacta territorialmente hablando. El Imperio español no tuvo tanta suerte en ese aspecto. Si el Imperio romano era una especie de fortaleza, el español estaba formado por piezas sueltas de un rompecabezas. Y muchas de las piezas contiguas estaban ocupadas por enemigos de todo tipo.
Tal dispersión hacía difícil defender a la vez tanto territorio disgregado. Y decimos defender, noconservar. En eso el Imperio español sí se pareció al romano, al menos al de Occidente: en su capacidad para conservar sus territorios pese a todas las dificultades. Roma, en contra de la creencia vulgar, perdió pocas tierras por conquista enemiga. Fue mermando por culpa de su propia decadencia; porque, cada vez que el general de turno pretendía usurpar el trono, marchaba sobre Roma con las tropas a su mando. Así desguarnecían las fronteras y entonces sí, los bárbaros ocupaban una provincia tras otra. De esa forma fueron cayendo Britania, La Galia o la propia Hispania, que quedó abierta a suevos, vándalos y alanos por una disputa por el trono.

Imperio Romano e Imperio Español en su máxima extensión territorial.

El Imperio español tampoco perdió demasiado por la fuerza de las armas enemigas. Desde luego, una parte increíblemente pequeña habida cuenta la dispersión geográfica, los muchos frentes abiertos y la multitud de enemigos cuyo objetivo último era justamente ese: arrancar un bocado al gigante. Los territorios hispánicos se perdieron en su mayor parte por tratados, no por ocupación armada enemiga y el final del Imperio se produjo por la implosión de las guerras de emancipación americana. Solo los restos del Imperio, Cuba, Puerto Rico y Filipinas, cayeron en una última guerra calamitosa."

León Arenal. Autor de "Enemigos del Imperio"




No hay comentarios:

Publicar un comentario