Búsqueda de artículos

martes, 6 de marzo de 2018

EL TIEMPO Y LOS ROMANOS. UN AÑO EN LA ANTIGUA ROMA. RESEÑA

EL TIEMPO Y LOS ROMANOS. UN AÑO EN LA ANTIGUA ROMA. BREVE RESEÑA

Escrito por Federico Romero Díaz( Historia y Roma antigua)

Estamos ante un ensayo escrito por Néstor Marqués. Arqueólogo especializado en la Roma clásica, dirige una de las páginas más innovadoras en el campo de la divulgación histórica "Antigua Roma al día". Es además un gran tecnólogo que ha trabajado para los museos arqueológicos nacionales de España o Nápoles, entre otros. Gracias a sus trabajos de digitalización de objetos en 3D podemos ahora de disfrutar de piezas maestras de la Antigüedad sin movernos de nuestro sillón.

Somos Roma en numerosos aspectos: nuestras leyes, idioma, religión, urbanismo, costumbres y como no, también en nuestra manera de medir el tiempo. Néstor utilizará este último pretexto para introducirnos de lleno en la cultura romana, en su vida cotidiana, en su manera de celebrar la vida, sus dioses, etc. Y la virtud de la obra es que lo consigue sin perder el rigor y de una manera amena y entretenida con buena narrativa y contándonos anécdotas e historias de la antigua Roma que poco a poco nos van sumergiendo en sus calles, en sus hogares, en sus fiestas, en su religión, en su día a día.


 Representación de un calendario romano( de 12 meses)

El libro consta de tres partes bien diferenciadas: una primera parte en la que se nos explica el calendario romano, desde su origen hasta nuestros días; una segunda con las festividades y la vida cotidiana asociada al calendario romano y por último el apartado de apéndices, con un estupendo plano de la antigua ciudad de Roma; las ilustraciones de los días de la semana, la reproducción de algunos de los principales "fasti"(calendarios) conservados, y por último un índice de términos.

La primera parte, las primeras cien páginas aproximadamente, es una estupenda y bien estructurada narración en la que se nos cuenta como los romanos organizaban el tiempo y como evolucionaron de un calendario lunar compuesto de diez meses de 28 días cada uno al calendario solar de 12 meses establecido por Cayo Julio Cesar que, levemente retocado por el papa Gregorio XIII en el siglo XVI, es el que esta vigente en nuestro presente. También nos cuenta un sin fin de curiosidades sobre como se computaban los siglos, los años, las diferentes eras( ad urbe condita, las eras imperiales, la era cristiana, etc), los meses, las nundinae(ciclos de ocho días)que componían la semana romana, los diferentes tipos de días que había(fasti, nefasti, fissi, etc) y por último como se medían las horas y la diferente duración que tenían en función de las horas de luz que de cada jornada.

Año lunar romano. Vigente hasta la reforma de Julio Cesar.
 La segunda parte va desgranando, siguiendo el día a día del calendario festividad a festividad. Para ello se apoya en un excelente aparato gráfico. Las ilustraciones de los diferentes días de la semana, meses, calendarios, escenas de las festividades salpican todo el texto y lo hacen mucho más ameno. Este apartado esta lleno de pequeñas y sorprendentes perlas de Historia que te sumergen en el día a día romano. Vamos a poner algunos ejemplos que han llamado mi atención:
  El 1 de junio, en las Kalendae de junio, era importante ofrecer un guiso de habas a los dioses, en especial a una divinidad muy antigua llamada Carna, que tenía el poder de deshacerse de los llamados striges, criaturas aladas que con sus afilados picos atacaban de noche a los niños y les desgarraban los órganos para beber su sangre. Estos seres fueron una de las bases utilizadas para la creación en la Edad Media de los vampiros.

 El 15 de febrero, ante diem XV Kalendas Martias, se celebraban las Lupercalia. Una de las más fiestas famosas de los romanos por su componente salvaje y sexual. Era una de sus favoritas aunque era tan arcaica que casi nadie sabía a ciencia cierta su verdadero significado. En las lupercales del 44 a. C. Marco Antonio, que estaba al frente de "la sodalitas luperci iuliani" ofreció la corona a Julio Cesar que la rechazó repetidamente. A pesar de la oficialización del cristianismo y de la prohibición de las fiestas paganas, la lupercalia se mantuvieron de forma oficial en Roma hasta el 495 d. C, cuando el papa Gelusio I prohibió su celebración.

Celebración de las Lupercalia.


El día 9, 11 y 13 de mayo(ante diem VII, V y III de los Idus Maius) se celebraba la festividad de la Lemuria. Era un momento terrorífico en el que los antepasados muertos (lemures) acechaban a los vivos. Ovidio relata como cada año el Pater Familias, debía levantarse de la cama a oscuras y realizar un complicado ritual en el que lanzaba habas negras como sacrificio sustitutivo de las almas de los miembros de la familia que los lemures querían arrebatar.

Estas son solo tres de las innumerables anécdotas que, asociadas a las diferentes fiestas, van apareciendo según vamos pasando las páginas de esta excelente obra: "Un año en la Antigua Roma. La vida cotidiana de los romanos a través de su calendario" que, desde luego, recomiendo a los amantes de la historia romana para profundizar aún más en su conocimiento y a los curiosos para iniciarse en la maravillosa antigüedad romana.







No hay comentarios:

Publicar un comentario